Promocione sus productos o servicios con nosotros
Enero de 2009 Página 1 de 2

La radiología pediátrica en Latinoamérica

Algunas técnicas como la detección de lesiones in útero y el tamizaje, evolucionan de manera acelerada, disminuyendo los procedimientos intervencionistas.

La radiología pediátrica es una subespecialidad que evoluciona permanentiente en Latinoamérica, de la mano de nuevas metodologías, tecnologías y procedimientos. Por diversas razones, algunos países han presenciado estos avances más de cerca que otros, lo que les ha significado un reconocimiento mayor y una mejor capacitación de sus médicos.

“La preparación de los médicos varía, dependiendo de los países. Hay lugares donde la radiología pediátrica, y en general la radiología, ha tenido avances muy importantes, como en Chile, Brasil y Argentina. En el resto de los países de Latinoamérica, aunque se encuentran buenos médicos, hay un poco de retraso en estas metodologías, incluyendo México”, afirmó el doctor Víctor Manuel Terrazas Loya, presidente de la Sociedad Latinoamericana de Radiología Pediátrica, en entrevista con El Hospital.

Las imágenes diagnósticas se han desarrollado de manera exponencial en los últimos años, y aunque en principio las técnicas más recientes sugieren simplicidad y facilidad en los procedimientos (resonancia magnética, medicina nuclear, tomografía por iisión de positrones, etc.), demandan a su vez una mayor capacitación por parte de los médicos. En palabras del doctor Terrazas, “en cada modalidad se necesitan experiencia, estudios y dirección acerca de cómo abordarlas, para lograr el diagnóstico buscado”.

Esta capacitación minuciosa de las nuevas técnicas de imaginología debe compartirse en diferentes espacios de formación, con el fin de dar a conocer, a la mayor cantidad de profesionales posible, las técnicas que permitan que los procedimientos sean más económicos, arrojen mejores diagnósticos y sean menos invasivos.

“Hay técnicas que no agreden al niño, como el ultrasonido. Sin embargo, hay otras, como la radiografía, la tomografía con rayos X o la gammagrafía con isótopos radioactivos, adiás de la radiología intervencionista, que aunque son beneficiosas para el paciente, invaden su cuerpo, por lo que los algoritmos de manejo se comparten en estos espacios, para llegar a la respuesta diagnóstica más específica en el menor tiempo, utilizando la menor cantidad de modalidades, al menor costo y con la menor agresión”, agregó el especialista.

Aunque existen varios procedimientos y metodologías, las circunstancias económicas de muchos países de la región impiden que un buen número de centros hospitalarios cuenten con los equipos suficientes para hacer uso de tecnologías de punta. Según Terrazas, “en México y Latinoamérica, los lugares donde tenios desarrollo tecnológico son aislados. El acceso de los niños a ese tipo de tecnología avanzada sigue siendo limitado”.

Por lo anterior, los lugares que no cuentan con herramientas y equipamientos de última tecnología deben resolver la mayoría de sus problemas diagnósticos con procedimientos básicos, haciendo posterior referencia de los pacientes a los centros más tecnificados. Adiás, la región no cuenta con un número significativo de radiólogos pediatras.

“No hay muchos médicos radiólogos en general. No se sabe a ciencia cierta por qué, pero al parecer no llama tanto la atención de los médicos que estudian alguna especialidad. Adicionalmente, ser médico radiólogo involucra una de dos opciones: comprar equipos que son muy costosos o estar supeditado a los que tengan las instituciones de salud. Considerando esto, si existe un número reducido de radiólogos en general, los médicos que se dedican a los niños también son cada vez menos, y por esto es muy limitado el número de radiólogos pediatras en México y Latinoamérica”, explicó Terrazas.

Generalmente, los equipos que se utilizan en pacientes pediátricos son los mismos que se usan en adultos, pero una tendencia reciente apunta a la definición de protocolos en la fabricación de las máquinas, incluyendo apartes relacionados con la cantidad de radiación, dependiendo del paciente.

“Se están sosteniendo conversaciones con las casas comerciales para definir protocolos, que eviten el daño inherente con la radiación. Cada vez se hacen más estudios de tomografía, pero los protocolos siguen siendo de adulto. Se está tratando de modificar esto desde la base, desde la creación de equipos de tomografía, y en general desde los equipos que producen radiación”, agregó el especialista.

A estas circunstancias debe sumarse el hecho de que en Latinoamérica aún se compran muchos equipos de segunda mano o reacondicionados, lo que al final redunda en la gestión técnica del servicio que presten las diferentes casas comerciales.

x
kathia
15 de marzo de 2019 a las 14:36

quisiera saber hasta que hora se puede ir a retirar examines de ultrasonido en radiologia


Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear

Documentos relacionados