!noticia guardada!

La Patologí­a en medicina es lo que podemos llamar sin temor a equivocarnos el oráculo de los diagnósticos. Es una especialidad médica exigente puesto que en la cadena de atención en salud, prácticamente es la que termina definiendo los diferentes tipos de tratamiento y las pautas de los mismos que se deben llevar a cabo en pacientes con diversas enfermedades, partiendo de un principio en muchas ocasiones de si el tejido analizado es benigno o maligno.

Lo anterior solo como referencia para la especialidad pero cuando hablamos de Telemedicina en Patologí­a el concepto tiene una aplicación esencial única y exclusivamente entre hospitales de mediana y alta complejidad Nivel III - IV y es lo que denominamos "segunda opinión especializada entre pares". ¿Por qué no hablamos de hospitales Nivel I - II?, la razón es simple: son hospitales localizados en pueblos y/o ciudades pequeñas, que por lo regular no tienen un laboratorio de anatomí­a patológica con estándares internacionales y su implementación representa un costo mayor para dichas entidades.

Debemos entender que sea cual sea la especialidad médica existente por lo regular se presentan sub-especialidades, queriendo decir con esto que la experticia en algunas ocasiones es más alta en ciertos profesionales de la salud que en otros. Lo anterior no es gratuito. Por ejemplo, existen especialistas en neurocirugí­a que por diferentes razones tienen una altí­sima experiencia en neurocirugí­a endovascular cerebral, en particular en paí­ses desarrollados donde ese especialista mensualmente realiza 20 intervenciones en promedio, mientras que su par en otra nación lleva a cabo 4 o 5 intervenciones al mes.

En Patologí­a se presenta la misma situación. Un ejemplo clásico de tantos es en Dermatologí­a, en la cual existen dermo-patólogos quienes a diario interpretan biopsias de piel tanto macro como microscópicamente. Son profesionales con una alta experticia para determinar si una lesión en piel es benigna o maligna. De igual manera sucede con patólogos sub-especializados en Hematologí­a, biopsias de mama, etc.

La Tele-patologí­a en los últimos diez años ha tenido un crecimiento exponencial comparable con la Tele-radiologí­a. Cada vez son más los hospitales de mediana y alta complejidad que trabajan con Tele-patologí­a gracias a las tecnologí­as hoy existentes, que ofrecen varias marcas de equipos biomédicos para la especialidad.

Es importante en Tele-patologí­a resaltar seis aspectos técnicos biomédicos:

  1. Los microscopios a ser utilizados deben poseer adaptador para cámaras de video y fotografí­a que se puedan instalar de forma independiente en el cabezal donde se encuentra el visor estereoscópico, con cuatro objetivos (ver figura 1).
  2. **B2BIMGEMB**1**

    Figura 1. Microscopio para Tele-patologí­a. Foto: Cortesí­a.

  3. Las cámaras de video que existen en el mercado por obligación deben ser HD (High Definition) en color con intercambio a imagen monocromática (blanco y negro) para inmunofluorescencia, y de ser factible si el presupuesto lo permite, en resolución 4K. Las cámaras HD deben tener entre 10 y 32 megapixeles. Cámaras de 10 megapixeles con una resolución 4008x2672 y cámaras de 32 megapixeles con una resolución 6464x4864. Es importante mencionar que las cámaras de video existentes con estas caracterí­sticas, por lo regular permiten tomar imágenes fotográficas.
  4. La cámara fotográfica digital para fotografí­as de especí­menes macroscópicos debe ser mí­nimo de 20 megapixeles.
  5. El sistema de Tele-patologí­a debe poseer un software de Patologí­a. En el mercado biomédico hay múltiples de ellos. Lo idóneo es que este software, entre las muchas aplicaciones obligatorias, permita realizar medición (ver figura 2) y recuento de células de interés de forma automática en el área que se está analizando (ver figura 3) e indexar la célula especí­fica, con el nombre que el patólogo considere. Debe tener la posibilidad de observar las células analizadas en 3D (tres dimensiones) (ver figura 4), para una mayor exactitud en el examen anatomopatológico que se esté practicando. El software debe poseer PACS y DICOM.
  6. **B2BIMGEMB**2**

    Figura 2. Software para Patologí­a y medición de células. Foto: Cortesí­a.

    **B2BIMGEMB**3**

    Figura 3. Recuento automatico de de células mediante software para Patologí­a. Foto: Cortesí­a.

    **B2BIMGEMB**4**

    Figura 4. Análisis de células en 3D. Foto: Cortesí­a.

  7. El monitor en color de video al cual se encuentra conectada la cámara debe ser mí­nimo de 10 megapixeles.
  8. Por último, el computador sobre el que debe funcionar la aplicación de Tele-patologí­a debe ser preferiblemente un servidor o en su defecto una Workstation, con uno o dos discos duros cada uno de 100 Teras, capacidad que permite almacenar en promedio los estudios de un año. Bien sea el servidor o la Workstation deben poseer mí­nimo procesadores de 4 núcleos (preferiblemente 8) y 64 megas de RAM, lo anterior debido a que el escaneo de cada espécimen histológico con menos procesadores y RAM es demasiado lento. El almacenamiento, como se puede observar, debe ser robusto puesto que este tipo de imágenes tienen un peso considerable.

Es importante anotar que para el lector puede parecer exagerado el almacenamiento que se menciona para Tele-patologí­a. La media internacional indica que un disco duro de un Tera permite almacenar los estudios histopatológicos y las citologí­as de un hospital de 500 camas, durante un año. En ocasiones el Departamento de Sistemas de un hospital puede sugerir que se almacene de forma comprimida dicha información, bajo formato JPEG, TIF, NPG u otro similar; no aconsejo esto para almacenamiento ni para transmisión de los datos por Telemedicina.

En el caso de PACS y DICOM, se debe establecer un "matrimonio indisoluble" con la historia clí­nica digital -HCD- bajo protocolo internacional HL7. En la informática que corresponde al sector salud esto es mandatorio, puesto que en cada HCD debe quedar almacenado el dictamen del estudio histopatológico y las imágenes respectivas del mismo, para establecer el manejo terapéutico y/o quirúrgico de la patologí­a a la que haya lugar.

En lo que respecta a conectividad, en post anteriores se ha dicho que la misma entre dos hospitales, en este caso de mediana y alta complejidad, debe realizarse bajo -VPN. Si se va a establecer exclusivamente un sistema de Tele-patologí­a para estudios en conjunto y/o segunda opinión entre pares, se recomienda mí­nimo un ancho de banda de 5 megas para transmisión/recepción en tiempo real.

Se debe recordar que para el caso especí­fico de Tele-patologí­a y solo cuando se tiene un laboratorio de montaje de estudios histológicos que cumpla con las normas internacionales de la especialidad, donde no exista médico patólogo, se puede emplear la herramienta de Telemedicina de forma asincrónica, es decir se pueden enviar las muestras macro (fotografí­a digital) y microscópicas luego de recopiladas e indexadas con la demografí­a exacta del paciente, en un paquete NO COMPRIMIDO bajo protocolo DICOM al final del dí­a, al laboratorio de Patologí­a, para su lectura posterior por parte de los especialistas en el hospital de mediana y alta complejidad que se tenga. En estos casos la trazabilidad de las muestras es la adecuada.

Imagen
blogger name missing

Total posts creados: 10

¿Te gustaría enviarle un mensaje?

Contactar a
Imagen
Anterior

La lucha estéril de la ASCOFAME en Colombia

Imagen
Siguiente

Domótica en salud

Lo mas leido

undefined
Administración

Ya sea que esté buscando equipos de diagnóstico por imágenes nuevos y más recientes o ...

・25/07/2022
undefined
Radiología

Como si se tratara de un invento mágico, Wilhelm Conrad Röntgen asombr&oacute...

・25/07/2022
Imagen
Administración

El cierre de este 2019 en América Latina ha tenido diversos matices en materia de s...

Alejandra Leguizamón・25/07/2022
Imagen
Infraestructura

La acelerada expansión del nuevo Coronavirus (Covid-19), más allá de ...

・25/07/2022