Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2011 Página 1 de 2

Programa de control de calidad clínica en mamografía

Silvia Maria Prioli de Souza Sabino

El error humano es el principal factor que compromete la calidad de la mamografía. En Brasil, el 91% de las fallas se relacionan con posición de la paciente.

El cáncer de mama es la principal causa de mortalidad femenina en Brasil. De acuerdo con las estadísticas del Instituto Nacional de Cáncer (INCA), el número esperado de casos nuevos de cáncer de mama en Brasil, para el 2010, fue de 49.240, con un riesgo estimado de 49 casos por cada 100.000 mujeres [1]. Estas cifras han suscitado el interés y promovido esfuerzos significativos por parte de las agencias de salud, a nivel nacional e internacional, para el desarrollo y perfeccionamiento de técnicas para el tamizaje y la detección temprana del cáncer de mama [2].

Según Dershaw et al., la mamografía, el método más efectivo de diagnóstico precoz del cáncer de mama, es el único examen radiológico que permite buscar en forma sistemática el tumor en sus etapas tempranas, cuando hay posibilidad de curación. Un examen convencional, sin el rigor de calidad adecuado, ofrece una tasa de detección del 66% [4], mientras que un perfil más minucioso respecto al estándar de calidad puede aumentar la precisión diagnóstica en 85 a 90% de los casos en las mujeres de más de 50 años de edad, y permitir la detección de un tumor dos años antes de que se presente compromiso ganglionar [3, 4].

Por lo tanto, la alta calidad de las imágenes mamográficas es esencial para el éxito en el diagnóstico del cáncer de mama [5, 6], con la premisa de que los criterios técnicos y clínicos afectan la precisión de la mamografía [4, 7]. El control de calidad técnica se realiza con frecuencia en Brasil e incluye la evaluación de los mamógrafos y los procesadores, mediante pruebas periódicas bien establecidas [8]. Los controles de calidad clínica incluyen la revisión de las películas producidas, teniendo en cuenta el posicionamiento, la compresión, la exposición, los artefactos y la definición de las imágenes mamográficas [4, 7, 8], y en la actualidad no se encuentran implementados como programa efectivo en ninguna institución brasileña.

La evaluación de la imagen mamográfica depende de un estándar riguroso. En la actualidad existen dos modelos principales: el Colegio Americano de Radiología (ACR) y la Comisión Europea (directrices europeas).

Con el objetivo de reducir los falsos negativos, en asociación con el Centro Nacional de Especialización y Entrenamiento para la Detección del Cáncer de Mama (LRCB - Países Bajos), y con base en las Directrices Europeas, se desarrolló en noviembre del 2010 un programa de control de calidad clínica de algunas de las 50.000 mamografías producidas anualmente en la Fundación Pio XII - Hospital de Cáncer de Barretos.

Con un equipo multidisciplinario, integrado por un radiólogo responsable especialista en mamografía, supervisores técnicos, físicos dedicados y apoyo estadístico, se supervisaron 33 técnicos en radiología, distribuidos en tres unidades fijas y cinco móviles, quienes operaron trece mamógrafos, seis digitales y siete analógicos, en los estados de Sao Paulo y Bahía.

Todos los técnicos en radiología que participaron en el programa recibieron capacitación teórica y práctica, y su producción fue monitoreada diariamente mediante la evaluación de 26 indicadores de calidad (22 estipulados por las directrices europeas y cuatro propios), que incluían las proyecciones cráneo-caudal y oblicua medio-lateral, para evaluar el posicionamiento adecuado de la paciente con exposición completa del tejido mamario, y el equipo en sus principios básicos de exposición, nitidez, densidad óptica, contraste y posibles artefactos.

El programa identifica la unidad de examen, el técnico responsable y las fallas cometidas, y hace posible distinguir los tipos de no conformidades (técnicas o de los equipos) en cada unidad de trabajo ( gráfica 1 ), así como los porcentajes de error relacionados con el equipo analógico o digital ( gráfica 2 ).

Se realizaron análisis mensuales del número de fallas, y con base en la gráfica de muestreo estadístico ( gráfica 3 ), los técnicos en radiología que se encontraban fuera del estándar aceptable fueron convocados para reentrenamiento.

Se identificaron las deficiencias de los técnicos en radiología seleccionados para reentrenamiento ( gráfica 4 ), y se emplearon medidas correctivas individualizadas y orientadas a través del entrenamiento específico con el supervisor técnico y el monitoreo diario por parte del radiólogo responsable. Después de la corrección del error presentado, los técnicos quedaron en libertad de regresar a la unidad de trabajo ( gráfica 5).

Acerca del autor

Silvia Maria Prioli de Souza Sabino

MD Radióloga experta en mamografía, responsable del Control de Calidad en el Departamento de Prevención de la Fundación Pio XII - Hospital de Cáncer de Barretos, Barretos, São Paulo, Brasil.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear

Documentos relacionados