Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2004 Página 1 de 4

Papel de la ultrasonografía endoluminal en urología

Kndabolu, Sirish - Khan, Sardar A. - Whyard, Jennifer - Y otros

Los avances en catéteres miniatura flexibles, transductores y software, han permitido la evolución del ultrasonido endoluminal para su uso en endourología.

Aunque se trata de un método relativamente nuevo, la aplicación clínica de la ultrasonografía endoluminal en el campo de la endourología es muy promisoria. En esta amplia revisión de la literatura urológica actual se exploran la tecnología, ventajas, limitaciones, estudios de validación, aplicaciones clínicas y futuro de la ELUS.

Introducción
El papel de ultrasonido endoluminal transrectal en el diagnóstico y biopsia de las enfermedades prostáticas está bien establecido. La patología de las estructuras infrarrenales tubulares y huecas, como los uréteres, vejiga y uretra, se determina fundamentalmente mediante estudios de contraste como cistouretrografías miccionales y uretrografìas y pielografìas retrógradas. Otros estudios radiológicos como la tomografía computarizada helicoidal (CT) y los estudios de resonancia magnética (MRI) pueden ayudar a la instrumentación diagnóstica en urología.

Los avances en los instrumentos endoscópicos, como es el caso de los cistoscopios y los ureteroscopios flexibles, proporcionan una visualización complementaria de la patología intraluminal. Las evaluaciones diagnósticas tridimensionales de las estructuras urológicas para estudiar la patología en la pared y el lecho que rodea las estructuras anatómicas urológicas tubulares y huecas, se logran actualmente gracias a los avances en las técnicas de ultrasonografía endoluminal (ELUS). Este reporte revisa los avances actuales en ELUS para el diagnóstico de lesiones urológicas en el lumen y en las estructuras anatómicas extraluminales.

Tecnología de ELUS
La ELUS es una modalidad de imaginología mediante la cual se insertan endoscópicamente en el lumen catéteres flexibles con transductores de alta frecuencia, para obtener una imagen de la uretra, la vejiga, el uréter y la pelvis renal [1-3]. Estos transductores de ultrasonido de alta frecuencia, que crean imágenes muy detalladas al proporcionar una mayor resolución axial, usualmente están localizados en la punta de los catéteres ELUS y se utilizan para mostrar imágenes de las lesiones en las estructuras tubulares y huecas [4,5]. Una frecuencia común utilizada en este procedimiento es 20 MHz, ya que ella diferencia las estructuras anatómicas de las patológicas con mayor precisión que otras frecuencias más bajas. Sin embargo, en algunos carcinomas superficiales, las frecuencias mayores a 20 mHZ son más eficientes, en la medida en que proporcionan una imagen más precisa [4,6].

La ELUS convencional es un sistema de cateterismo que produce cortes de secciones bidimensionales (2D) de las estructuras tubulares y visualización útil de los tejidos [5,7]. Sin embargo, dado que la anatomía es tridimensional (3D), las imágenes 2D no son un método eficiente para que quien hace el diagnóstico identifique correctamente la patología intraluminal. Además, las imágenes 2 D representan un plano delgado desde algún ángulo arbitrario en el cuerpo y de esta forma el plano de la imagen es difícil de localizar y de reproducir para estudios de seguimiento [8].

Por esta razón, era esencial desarrollar un sistema en el que estas imágenes 2D se pudieran reconstruir en reconstrucciones longitudinales 3D o de volumen, que pudieran ser visualizadas y manipuladas interactivamente mediante técnicas de producción de imágenes [2,9]. Las imágenes 2D se pueden procesar utilizando sistemas de análisis de imágenes para PC, muchos de los cuales utilizan Doppler de modo B a color e imágenes de potencia Doppler [5,10]. El software específico para la reconstrucción 3D de imágenes 2D se ha hecho factible desde inicios de los 90s. En la reconstrucción 3D, se puede examinar la morfología del lumen y la pared en cualquier proyección, mediante el ajuste del umbral de densidad de la imagen y cambiando el ángulo de visualización rotando la imagen longitudinalmente [5,9]. A diferencia de las imágenes 2D, estas imágenes se pueden rotar en cualquier plano espacial para mostrar los detalles del lumen interno que dependen del volumen [9]. Estos datos del volumen permiten la evaluación de un punto específico en el espacio desde diferentes orientaciones, rotando, seccionando y referenciando las secciones con otras secciones ortogonales. Los datos también permiten nuevas proyecciones de volumen que muestran profundidad, curvatura e imágenes de superficie, no disponibles con los métodos convencionales.

x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear