Promocione sus productos o servicios con nosotros
Septiembre de 2010 Página 1 de 7

Optimización de los programas de mantenimiento preventivo

Malcolm G. Ridgway PhD, CCE

Revisión. ¿Hasta qué punto puede realmente el mantenimiento preventivo mejorar la fiabilidad, el tiempo muerto y el nivel de seguridad de los equipos médicos?

Si usted lo llama mantenimiento planificado o usa el término más tradicional de mantenimiento preventivo (MP), con certeza habrá notado el énfasis todavía vigente, y en cierto modo obsesivo, en conseguir que los MP se hagan a tiempo. Una poderosa mística ha crecido en torno al supuesto aspecto "preventivo" del MP, que es difícil de explicar en términos sencillos y racionales. La simple lógica sugiere que un programa de MP bien diseñado e implementado proporciona dos beneficios, que pueden ser importantes. La siguiente discusión intenta examinar hasta qué punto puede realmente el MP mejorar la fiabilidad, el tiempo muerto y el nivel de seguridad de los equipos.

Sí, el MP tiene algún impacto sobre la fiabilidad de algunos elementos y, por lo tanto, cierto impacto beneficioso sobre el tiempo de actividad de los equipos. Esto lo hace mediante la prevención de algunas fallas de los equipos, específicamente de aquellas que se habrían producido si determinadas piezas propensas a la degeneración no hubieran sido reemplazadas o restauradas a una condición, como cuando nuevas. Y las pruebas de verificación del desempeño y la seguridad, que ahora son parte de muchos procedimientos de MP, establecen ciertos niveles de confianza, en los cuales los dispositivos que se están examinando están libres de fallas ocultas, en el sentido de que todavía (entre las pruebas) no se encuentran en una condición de degeneración y potencialmente insegura. Una vez más, sin embargo, debemos tener en cuenta que solo algunos elementos del equipo se benefician de esta garantía de seguridad estadística -de manera específica, los propensos a desarrollar fallas ocultas (aquellas que no son obvias para los usuarios típicos de los equipos) y que podrían tener consecuencias adversas serias (ver recuadro sobre fallas ocultas) .

Además de estos beneficios medibles, los programas de MP bien ejecutados ofrecen algunos menos tangibles. Estos incluyen:

  • La búsqueda en la institución de elementos, cuando se les debe hacer MP, algunas veces lleva al descubrimiento de otras piezas de equipos que han sido dejadas de lado y abandonadas, sin ser reportadas como dañadas o por completo no funcionales.

  • La cacería periódica de equipos para hacer mantenimiento programado ayuda a validar la exactitud del inventario de la institución.

  • El suministro de algún cuidado y atención periódica a los dispositivos médicos de la institución genera un cierto nivel de comodidad y seguridad en las mentes del personal clínico, de que se está haciendo todo lo posible para garantizar la seguridad de sus equipos.

El hecho de que el MP solo proporciona un beneficio demostrable para relativamente unos pocos dispositivos es muy importante. Como gerentes de mantenimiento responsables de maximizar el retorno de los recursos que nuestras instituciones dedican al mantenimiento de los equipos, debemos ser muy claros acerca de esto para la toma de decisiones de nuestra propia gestión. También hemos de darles a conocer los hechos sobre el valor un poco limitado del MP a los gerentes de la institución y a los usuarios de los equipos, a quienes servimos, así como a los que establecen en la actualidad las normas de cumplimiento para nuestros programas de mantenimiento. Los datos recolectados de la "codificación de causas"de solicitudes de reparación, que implementamos hace algún tiempo en Masterplan (las cuales se describen más adelante en este artículo), documentan con claridad que incluso los programas de MP bien implementados no pueden, y no lo hacen, impedir la gran mayoría de fallas de los equipos. De manera similar, los datos de seguridad de equipos médicos contenidos en diferentes bases de datos de incidentes de seguridad, tales como la base de datos MAUDE, de la Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos (FDA), muestran que el error en el uso es, con una gran diferencia, la causa más común de lesiones relacionadas con los equipos. Las fallas ocultas, que descubrimos ocasionalmente durante las pruebas de MP, parecen, en el mejor de los casos, tener el potencial de desempeñar solo un papel muy secundario en la causa de lesiones a los pacientes.

Algunos fundamentos del valor del MP bien ejecutado
Un procedimiento de MP de un dispositivo médico por lo general consta de dos partes ( ver recuadro sobre el procedimiento genérico de MP ) . La primera está dirigida a reemplazar o restaurar, a una condición como nueva, aquellas piezas que el fabricante o el conocimiento común en la industria reconoce que necesitan ya sea el reemplazo periódico o algún otro tipo de atención periódica, para asegurar que el equipo funcione según lo previsto.

Acerca del autor

Malcolm G. Ridgway PhD, CCE

Vicepresidente Senior de Administración de Tecnología en Masterplan Inc. Ha estado vinculado a la empresa durante 35 años. Ridgway recibió su doctorado en Ingeniería Biomédica de la Universidad de Edimburgo en 1962 y fue miembro de la Junta de Examinadores para la Certificación en Ingeniería Clínica establecida en 1975. Recientemente fue reconocido en la edición de marzo de 2009 de AAMI News, por sus 50 años en el campo.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Industria de tecnología médica

Documentos relacionados