Promocione sus productos o servicios con nosotros
Washington D.C., Estados Unidos - Julio de 2014 Página 1 de 2

OMS concientiza sobre la seguridad del paciente en los hospitales

La seguridad del paciente es un problema grave de salud pública en todo el mundo, razón por la que la Organización Mundial de la Salud (OMS), promueve su fortalecimiento en los centros de salud para mejorar la cobertura sanitaria universal.

Según la entidad, se calcula que en los países desarrollados hasta uno de cada 10 pacientes sufre algún tipo de daño durante su estancia en el hospital. Además, de cada 100 pacientes hospitalizados en un momento dado, siete en los países desarrollados y 10 en los países en desarrollo contraerán infecciones relacionadas con la atención de salud.

La realidad es que cientos de millones de pacientes se ven afectados por este problema cada año a nivel mundial. Por este motivo, la OMS reveló 10 datos sobre la seguridad del paciente para que funcionarios de hospitales y sus pacientes tengan en cuenta:

1. Ya existe una resolución al respecto:
En la Asamblea Mundial de la Salud de 2002, los estados miembros de la OMS adoptaron una resolución sobre la seguridad del paciente. Y desde la puesta en marcha en 2004 del Programa de Seguridad del Paciente de la OMS, más de 140 países han tratado de solucionar los problemas que plantea una atención sin garantía de seguridad. Actualmente se reconoce cada vez más que la seguridad del paciente y la calidad de la atención que se le presta son dimensiones fundamentales de la cobertura sanitaria universal.

2. Uno de cada siete pacientes puede sufrir un daño en el hospital:
Se calcula que en los países desarrollados, hasta uno de cada siete pacientes puede padecer algún tipo de daño durante su estancia en el hospital, como consecuencia de distintos errores o efectos adversos.

3. Las infecciones hospitalarias afectan a 14 de cada 100 pacientes ingresados:
De cada 100 pacientes hospitalizados en un momento dado, siete en los países desarrollados y 10 en los países en desarrollo, contraerán infecciones relacionadas con la atención de salud. Cientos de millones de pacientes se ven afectados por este problema cada año en todo el mundo. La frecuencia de tales infecciones puede reducirse en más de un 50% con la adopción de medidas sencillas y de bajo costo para la prevención y el control de infecciones.

4. La mayoría de las personas no tiene acceso a dispositivos médicos apropiados:
Se calcula que existen 1,5 millones de dispositivos médicos diferentes y más de 10.000 tipos de dispositivos disponibles en todo el mundo. Sin embargo, la mayor parte de la población mundial no tiene acceso adecuado a dispositivos médicos apropiados y seguros en su sistema de salud. Más de la mitad de los países de ingresos bajos y medianos-bajos no cuentan con una normativa nacional sobre tecnología sanitaria que pueda garantizar el uso eficaz de los recursos mediante la planificación, evaluación, adquisición y gestión adecuadas de los dispositivos médicos.

5. Las inyecciones sin garantía de seguridad se han reducido 88% entre 2000 y 2010:
La medición realizada en 2010 sobre los indicadores principales sobre la seguridad de las inyecciones, revela que ha aumentado considerablemente la tasa de reutilización de los dispositivos de inyección (5,5% en 2010), mientras que se han conseguido logros modestos en la reducción del número de inyecciones por persona por año (2,88 en 2010).

6. Trabajar en equipo es imprescindible para que las intervenciones quirúrgicas sean seguras:
Se estima que cada año se realizan en el mundo 234 millones de procedimientos quirúrgicas, que conllevan un riesgo considerable de complicaciones. Los errores en ese ámbito contribuyen a aumentar considerablemente la carga de morbilidad, a pesar de que el 50% de los problemas que surgen en la atención quirúrgica pueden evitarse.

7. Entre el 20% y el 40% del gasto en salud se despilfarra a causa de una atención de calidad deficiente:
Los estudios sobre seguridad muestran que en algunos países se pierden hasta US$ 19.000 millones por año, a causa de la prolongación de la estancia en el hospital, los litigios, las infecciones intrahospitalarias, la discapacidad, la pérdida de productividad y los gastos médicos. Así pues, las razones económicas para mejorar la seguridad del paciente son poderosas.

8. La atención médica tiene un historial de seguridad deficiente:
Actividades de alto riesgo, como la aviación o las plantas nucleares, tienen un historial de seguridad muy superior al de la atención médica. La probabilidad de que un pasajero sufra algún daño en un avión es de una en un millón. En cambio, la probabilidad de que un paciente sufra algún daño ocasionado por la atención médica es de uno en 300.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Salud pública

Documentos relacionados