Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2019 Página 2 de 3

La cirugía robótica en el presente y futuro de la práctica quirúrgica en Colombia

Christian Benavides, IB, MBA

La cirugía robótica da Vinci en la actualidad se aplica principalmente en urología, ginecología y cirugías generales, de tórax, cardiovasculares, entre otras.

La cirugía robótica da Vinci en sus comienzos encontró en este tipo de intervención una buena alternativa a los abordajes convencionales y ha venido demostrando que la visión, el alto rango de movimientos y el tamaño de los instrumentos ayuda a tratar de forma adecuada el cáncer, y le ayuda al cirujano a ver en alta resolución las estructuras importantes para la función sexual y la incontinencia urinaria. 

Más del 60 % de los casos por cirugía robótica da Vinci en Colombia pertenecen a la especialidad de urología, esto para el tratamiento del cáncer de próstata en su mayoría, y en menor grado para el tratamiento de cáncer de riñón y de vejiga. Sin embargo, la cirugía robótica en Colombia desde los últimos años ha comenzado también a mostrar interés en nuevas especialidades y aplicaciones. La cirugía ginecológica se encuentra en el segundo lugar con la cirugía general como las especialidades de mayores aplicaciones de después de la de urología.

Otras aplicaciones

En cirugía ginecológica, los ginecólogos que recurren al sistema de cirugía robótica da Vinci han realizado histerectomías, procedimiento que se realiza por enfermedades oncológicas y así mismo benignas del útero. En este tipo de cirugías, la paciente tiene un control de su enfermedad y así mismo el menor trauma posible, con mínimas cicatrices y tiempos de recuperación satisfactorios, con un retorno rápido de la paciente a sus actividades diarias. 

En el campo de la cirugía general se han realizado una gran variedad de procedimientos, cirugía de reflujo para pacientes que tienen problemas con la deglución, hernias que presentan dolor y bultos en el abdomen, cáncer de estómago, de hígado, de páncreas, de recto. También han sido procedimientos que se pueden abordar con el robot, que de otra manera muy seguramente serían tratados con incisiones mayores y tiempos prolongados de recuperación. 

En 2018 Colombia alcanzó y superó la barrera de los mil casos de cirugía robótica da Vinci, mil pacientes y sus familias que han recibido los beneficios de este tipo de cirugías. Es gracias a los pacientes que la cirugía robótica da Vinci ha comenzado a crecer. Los pacientes, sus familiares y sus amigos se informan, dialogan con sus cirujanos respecto a las opciones que existen, lo que ha permitido que la cirugía da Vinci ofrezca un valor superior. 

El crecimiento a través de los años siempre ha sido a doble y triple dígitos. Esto como resultado de que poco a poco se han venido superando algunas barreras propias del sistema de salud, entre ellas el costo. Desde el ámbito de la cirugía robótica da Vinci se habla no tanto del costo sino del valor para el paciente, que se centra en que se pueda tratar de forma efectiva su enfermedad y se obtengan los resultados esperados y así mismo el menor trauma posible. En este sentido, la cirugía robótica cumple de forma adecuada con estos objetivos. 

A nivel mundial la cirugía robótica sigue en auge, cada 36 segundos se inicia una nueva cirugía robótica da Vinci y en el 2019 se esperan realizar un total de un millón de cirugías de este tipo alrededor del mundo. En Colombia se prevé que siga masificándose, con nuevos programas ya por fuera de Bogotá y así mismo con menores barreras de aprobación por parte de los pagadores del sistema de salud. 

La cirugía robótica da Vinci puede presentar una serie de beneficios no solo para el paciente sino también para cada uno de los programas, por lo cual es importante entender su modelo operativo. A nivel de costos fijos se tienen el valor del equipo y depreciación en el tiempo, se habla de 10 años como tiempo de obsolescencia

Así mismo, el equipo cuenta con un valor por mantenimiento anual y finalmente un costo variable por el uso de instrumental robótico (pinzas que manipulan el tejido, coagulan, suturan, etc.) en cada uno de los pacientes. Al final lo que se busca con cada programa es que sea multi especialidad, es decir usado por las especialidades ya mencionadas con el fin de que tenga una buena utilización y al tener un mayor número de pacientes atendidos, los costos fijos de depreciación y mantenimiento sean menores por cada uno de los pacientes. Estos costos fijos y variables del uso de la tecnología se espera que generen una serie de ahorros en cada uno de los pacientes en cuanto a hospitalización, complicaciones y transfusiones. Si el paciente tiene menos días de hospitalización en su tratamiento se liberará más rápido la habitación del hospital, lo cual genera un incremento en la rotación de cama del hospital y permite atender a más pacientes con la misma capacidad física. 

Es decir, la cirugía robótica en el quirófano puede tener un mayor costo, pero en el proceso de atención en el tiempo del paciente generará una serie de ahorros que permiten lograr a la cirugía robótica un abordaje de mayor valor si se tiene presente la relación entre los resultados esperados por el sistema y los costos asociados.


Palabras relacionadas:
EH0219CIROB, cirugía robótica en Colombia, cirugía robótica da Vinci en Colombia, aplicaciones en urología de la cirugía robótica, tratamiento del cáncer de próstata mediante cirugía robótica, cirugía robótica ginecológica, cirugía de reflujo mediante robot quirúrgico Da Vinci, ventajas de la cirugía robótica, adopción de la cirugía robótica en Colombia.

Acerca del autor

Christian Benavides, IB, MBA

Ingeniero biomédico y Magíster en Administración de Negocios. Gerente clínico de cirugía da Vinci en UCIPHARMA S.A, Grupo Amarey NovaMedical, en Bogotá, Colombia.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Cirugía

Documentos relacionados