Promocione sus productos o servicios con nosotros
Marzo 2021

Gestión de residuos líquidos en quirófanos

Atender los riesgos potenciales asociados a la recolección, manipulación y disposición de los residuos quirúrgicos, hace parte de la innovación en equipos médicos para quirófanos.

Comparta este contenido

Existen riesgos latentes relacionados con la recolección de fluidos y uso de instrumentos durante y después de asistir procedimientos quirúrgicos que, de manera silenciosa, impactan la seguridad de los profesionales sanitarios, así como la eficiencia en el tiempo de uso del quirófano.

Durante décadas, la solución más habitual para recolectar residuos clínicos líquidos ha sido por medio de los ‘sistemas de envases’ o ‘árboles de envases’. Para la disposición final, se ha utilizado la transferencia de los envases contaminados a bolsas rojas o amarillas. En varias ocasiones, estas bolsas de residuos se transportan posteriormente en grandes cubos con ruedas por todo el hospital hasta los puntos de recogida o espacios de almacenamiento.

Aunque este protocolo se realice de manera efectiva, durante el proceso se pueden presentar una serie de imprevistos como la caída ocasional de los envases, derrames y salpicaduras de residuos clínicos.  Los envases suelen tener una capacidad de 2 a 3 litros y, en función del procedimiento, puede ser necesario cambiarlos varias veces durante la operación.

Teniendo en cuenta este escenario, existen riesgos potenciales que ponen en riesgo la salud de los profesionales de la salud, así como la eficiencia operativa del quirófano y al mismo tiempo la probabilidad de contaminación cruzada o infecciones asociadas a la estancia en el ambiente hospitalario. A continuación, algunos de los riesgos silenciosos a los que está expuesto principalmente, el personal de quirófano.

Riesgos asociados a salpicaduras

Los residuos clínicos líquidos contienen microorganismos potencialmente peligrosos, que pueden infectar a los pacientes, trabajadores del hospital y al personal en general.

De acuerdo con estudios del Colegio Americano de Cirujanos, cada año, 5,000 profesionales sanitarios estadounidenses se infectan de hepatitis B a través de sus pacientes y 250 fallecen por un fallo hepático. El VIH y la hepatitis B y C se transmiten a través de las salpicaduras de sangre y las partículas aerotransportadas que entran en contacto con las membranas mucosas. 

Riesgos asociados al peso

La manipulación manual de los contenedores o bolsas recolectoras de fluidos pueden ocasionar derramamiento de los residuos, pero también lesiones en el personal sanitario. Algunos contenedores pueden recoger hasta 10 litros de líquidos en procedimiento quirúrgico, equivalentes a 10 kilos. Este peso puede provocar 1/3 de todas las lesiones laborales, según datos de la Agencia Ejecutiva para la Salud y Seguridad (HSE) de Reino Unido.

No obstante, los problemas musculoesqueléticos son la principal causa de baja laboral entre los trabajadores sanitarios y contribuyen al abandono temprano de la profesión. Algunos de estos padecimientos están relacionados al dolor o lesiones en los brazos, piernas y articulaciones, así como lesiones por movimientos repetitivos de distintos tipos.

Exposición al humo quirúrgico

Otro riesgo silencioso pero latente y de conocimiento común entre la comunidad médica, es la exposición al humo quirúrgico, pues es habitual en la mayoría de las salas de operaciones.

La electrocirugía se usa en el 85% de las intervenciones. Adicional, estudios internacionales de asociaciones de anestesiología han demostrado que la ablación de 1 gramo de tejido, equivale al humo de 6 cigarrillos y, un día de exposición en un quirófano, equivale a fumar 27 cigarrillos.

Con esta evidencia, la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios(MHRA) de Reino Unido, recomienda el uso de sistemas de evacuación del humo generado en las cirugías por láser desde 2008. Dinamarca, por su parte, ha implementado la Directiva de la Unión Europea 89/654/CEE: disposiciones mínimas de seguridad y de salud en los lugares de trabajo,  para incluir la eliminación del aire contaminado en los quirófanos.

Entender y atender estos riesgos en salud para los profesionales médicos, hace parte del avance en innovación tecnológica que la industria de dispositivos y equipos médicos está asumiendo, ya que, al contar con sistemas de gestión de residuos, recolección y succión de fluidos clínicos, la eficiencia operativa aumenta e impacta en todo el entorno hospitalario.

Contactar ahora Agregar a la bolsa

Categoría de producto:
Materiales, instrumental e insumos de uso diverso - Contenedores para residuos
Palabras relacionadas:
residuos líquidos ejemplos, residuos líquidos que son, desechos sólidos hospitalarios, tipos de residuos líquidos, tipos de residuos hospitalarios, desechos intrahospitalarios, manejo de desechos hospitalarios, gestión de residuos líquidos, Humo quirúrgico, residuos en cirugía
Información de origen comercial