Promocione sus productos o servicios con nosotros
Noviembre de 2002 Página 4 de 5

Estudios funcionales tridimensionales de alta definición de columna lumbar utilizando MRI

Es posible obtener una resolución espacial más elevada y una mejor relación señal/ ruido utilizando una nueva secuencia MEDIC-3D. Esta secuencia tiene un mayor ancho de banda y múltiples gradientes de lectura unipolares de alta amplitud que reducen en gran medida los artefactos producidos por la falta de homogeneidad en las secuencias de ecogradiente. Asimismo, la secuencia permite una mejor resolución espacial con una buena relación señal/ ruido, comparado con la secuencia FISP utilizada. Tanto FISP 3D como MEDIC 3D son secuencias con flujo compensado, en estado estable (17). La secuencia MEDIC 3D que utilizamos nosotros se adapta particularmente bien al posprocesamiento, debido a las características específicas de su señal (diferenciación de la matriz ósea de las estructuras circundantes de alta señal). Sin embargo, esto requiere una segmentación semiautomática explícita previa mediante magnificación de la región. Tal como se describe en la sección de material y métodos, nuestros datos no estaban segmentados implícitamente (es decir, por medio de un valor de un umbral fijo, preseleccionado) sino que estaban más bien segmentados explícitamente (8-9). Eso permitió cuantificar los volúmenes resultantes para dar valores fácilmente reproducibles, como lo muestra la validación por medio de mediciones de fantasmas. De esta manera es posible hacer exámenes cuantitativos.

En nuestro estudio, se obtuvo la visualización al hacerlo tridimensional con otorgamiento de volumen, una técnica que se encuentra disponible desde principios de los 90. El estudio de Calhoun y col. incluye una descripción actual y detallada de la técnica y su aplicación (21). Como lo muestran los resultados de visualización de las mielografías de MRI en los voluntarios, los orificios de los nervios raquídeos al salir del saco de la duramadre, la denominada "axila" de los nervios raquídeos periféricos, aparecieron bien definidos en todos los voluntarios, sin observarse vacíos en el líquido cefalorraquídeo circundante. Además, fue posible ver los forámenes periféricos del líquido cefalorraquídeo en todos los participantes, permitiendo así ver indirectamente los nervios raquídeos hasta el ganglio raquídeo, es decir, la ramificación de los nervios raquídeos en sus ramas anterior y posterior, así como las comunicantes. Los cambios de las señales del LCR fueron convertidos a visualizaciones tridimensionales, a saber, mielografía tridimensional por MRI, gracias a la tridimensionalización directa.

Por lo tanto, nuestro método de mielografía por MRI funcional cuantitativa constituye una técnica estandardizada y confiable para evaluar la compresión, incluyendo la de los nervios raquídeos periféricos. A la fecha no se han publicado estudios comparables. Resultan de interés los cambios relativamente mínimos del volumen del líquido intrarraquídeo, comparado con la disminución considerable del volumen del líquido perirradicular. En este contexto, desde un punto de vista funcional, la extensión es considerablemente más importante que la flexión. Hay solo dos estudios que analicen los cambios relacionados con la función en los nervios periféricos (cambios de señales, y que determinen los cambios del diámetro del neuroforamen) (4,6). Sin embargo, no incluyen la realización de visualización tridimensional ni volumetría. Hasta la fecha, solo se han descrito volumetrías in vitro del saco de la duramadre (5). Concordando con la literatura, nuestras mediciones del volumen funcional mostraron un aumento de volumen durante la flexión, y una disminución durante la extensión. Los cambios de volumen se correlacionaron con la amplitud de movimiento de los voluntarios. Dado que sólo nuestro equipo ha llevado a cabo mediciones funcionales comparables del volumen del líquido cefalorraquídeo, los valores de las mediciones determinados por otros grupos para mediciones bidimensionales no son comparables a nuestras mediciones. La correlación que encontramos entre la amplitud de movimiento segmentario de la columna lumbar y los cambios del volumen normalizado correspondiente confirma la dependencia del volumen del líquido cefalorraquídeo sobre la posición funcional, y ofrece una oportunidad para hacer estudios funcionales cuantificables considerados especialmente útiles para determinar la estenosis raquídea degenerativa.

Resumen y perspectivas
Nuestro estudio muestra que se puede realizar una amplitud suficiente de movimiento para los estudios funcionales en un sistema de magneto cerrado usando un equipo especial para colocar al sujeto en posición. Se puede obtener una adecuada resolución espacial para analizar los componentes anatómicos individuales utilizando bobinas de superficie, así como secuencias adecuadas, junto con un sistema de campo alto.

x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Ortopedia y rehabilitación