Page 20

EH-Junio-Julio-2018

ESPECIAL ORTOPEDIA Y REHABILITACIÓN Por Sergi Sastre, MD, PhD, Dragos Popescu, MD, Lluis Peidro, MD, Lluis Lozano, MD Médicos del Dpto. de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Clínic de Barcelona (España) LA MEDICINA EVOLUCIONA constantemente y cada vez se busca la forma de tratar a los pacientes con procedimientos menos invasivos, más innovadores y a la vez más eficaces. El avance en los procedimientos artroscópicos es uno de los adelantos más grandes en la cirugía ortopédica actual. La artroscopia abarca prácticamente la totalidad de las articulaciones del cuerpo, con mayores progresos en la cadera, el hombro y la Sergi Sastre, MD, PhD rodilla. Se han desarrollado nuevas técnicas y los instrumentos actuales permiten realizar procedimientos que antes ni siquiera se podían imaginar. La artroscopia también ha permitido descubrir nuevas patologías, las cuales eran desconocidas hasta hace unos pocos años. La meta de la artroscopia, como procedimiento mínimamente invasivo, es mejorar los resultados de las cirugías tradicionales abiertas, con menos dolor y morbilidad. Pero, empecemos por el principio, ¿en qué consiste la artroscopia? Se introduce mediante pequeñas incisiones de menos de 0,5 cm, una óptica de cámara que permite visualizar, de manera completa y mucho mejor que con cirugía abierta, la totalidad de la articulación. Existe la creencia de que con cirugía abierta se visualiza mejor, la cual es totalmente falsa. La similitud para explicarlo es fácil, tenemos que imaginarnos que estamos fuera de una habitación (que sería la articulación) y queremos ver y arreglar algo que está dentro. Con cirugía abierta tendríamos que abrir una ventana, una puerta, o tirar toda la pared para poder ver desde fuera el interior de la habitación, y solo podríamos ver lo que nos permita el tamaño de la “ventana”, y teniendo en cuenta que la ventana o la puerta son tejidos que después tendremos que volver a reconstruir. En cambio, mediante la artroscopia, haríamos pequeños orificios en la pared por los que introduciremos la cámara y herramientas necesarias para acceder dentro de la habitación. Una vez dentro, podemos girar la óptica en todas direcciones para poder visualizar completamente todos los rincones de la habitación. A nivel técnico, la artroscopia es más difícil y requiere ser realizada por manos muy expertas, ya que la curva de aprendizaje de estas técnicas también es más compleja y necesita de más tiempo que la cirugía convencional. Ventajas e indicaciones de la artroscopia La principal ventaja para el paciente radica en la necesidad de incisiones muy pequeñas que generalmente conllevan una menor estancia hospitalaria y una más rápida recuperación. Muchos de ellos pueden abandonar el centro quirúrgico el mismo día de la operación. Además, las pequeñas incisiones ofrecen la posibilidad de obtener un resultado estético mejor, sobre todo en zonas expuestas del cuerpo. Sin embargo, hay que recordar e insistir de nuevo en el hecho de que los pacientes que se sometan a cirugía artroscópica pueden tener diagnósticos muy diferentes y condiciones particulares previas que condicionarán su estancia en el hospital y su tiempo global de recuperación. Debemos tener en cuenta que, aunque mucho menos invasivo, la artroscopia es un procedimiento quirúrgico como cualquier otro y, por tanto, debe ser desarrollado sólo por cirujanos especialistas en Traumatología y Cirugía Ortopédica. Durante una artroscopia pueden surgir problemas imprevistos o la necesidad de abrir la articulación si resulta imposible resolver el problema mediante las pequeñas incisiones (situación cada vez menos frecuente). En estos momentos, sólo un cirujano que, además de la artroscopia, domine el resto de las técnicas quirúrgicas de la especialidad, podrá llevar a buen término la intervención. Innovaciones en las diferentes articulaciones La artroscopia tiene una gran ventaja en la evaluación y diagnóstico de la patología del hombro, ya que permite una excelente visualización dinámica de las estructuras, aún mejor que de manera abierta. Gracias a la cirugía artroscópica se puede entender mejor esta articulación tan compleja. Con la artroscopia del hombro se pueden diagnosticar patologías que antes no se conocían, como la lesión de Labrum superior (SLAP tear) 1 y variantes anatómicas normales como Buford Complex del ligamento gleno-humeral medio. 2 Las indicaciones para artroscopia de hombro siguen aumentando. Desde las lesiones del manguito rotador a las lesiones glenohumerales por inestabilidad y luxaciones recidivantes hasta las lesiones extraarticulares acromioclaviculares. 3 El pronóstico de las lesiones en esta articulación ha cambiado radicalmente con la aparición de la artroscopia, ya que los resultados con cirugía abierta son muy inferiores. 4 Actualmente se realizan cirugías muy complejas mediante artroscopia con resultados espectaculares, como son la transposi- 18 JUNIO - JULIO / 2018 © EDWARD OLIVE - FOTOLIA AVANCES TECNOLÓGICOS EN CIRUGÍA ARTROSCÓPICA Algunas ventajas e indicaciones de la artroscopia, innovaciones en las diferentes articulaciones y algunas proyecciones futuras.


EH-Junio-Julio-2018
To see the actual publication please follow the link above