Page 18

EH-Junio-Julio-2018

IMÁGENES DIAGNÓSTICAS CORTESÍA todo es el más básico, sin embargo, la dosis de radiación y el tiempo de adquisición son los mayores, con capacidades limitadas y dificultades en el post proceso. Tomógrafo de doble fuente. Consiste en un tomógrafo con dos tubos de rayos X, cada uno con sus respectivos detectores, colocados de forma perpendicular en el gantry. Cuando los tubos trabajan con diferente energía se realiza una adquisición con ED. La ventaja es que la corriente del tubo (miliamperios) se puede ajustar por separado, lo que implica un nivel de ruido similar en los dos conjuntos de datos. El tubo de 80 keV utiliza una corriente 4-5 veces mayor que el de 140 keV. Los últimos equipos incorporan un filtro de estaño en el tubo de alta energía, lo que permite eliminar los fotones de baja energía del haz de rayos X y así reducir la radiación, consiguiendo un mejor análisis espectral. Tomógrafo de conmutación rápida del kilovoltaje. Estos equipos emplean un solo tubo de rayos x y una sola fila de detectores. Durante el giro, el tubo va modulando de forma rápida la atenuación, produciendo de manera alternativa espectros de baja y alta energía. La ventaja es que el equipo del tomógrafo puede construirse con menor costo, ya que sólo se necesita de un tubo de rayos x. Además, teóricamente la descomposición de la imagen es más segura y con menos artefactos. Como desventaja, la separación espectral es peor y puede ser difícil cambiar la corriente del tubo, dando lugar a un alto nivel de ruido en las imágenes de baja energía. Tomógrafo con detectores sándwich o en multicapas. Estos tomógrafos utilizan dos capas de detectores superpuestos y un único haz de rayos X, a la energía habitual. Los fotones de baja energía se absorben en la hoja superior del detector, mientras que los fotones de alta energía se recogen en la capa inferior del detector. La ventaja es que sólo necesita el tubo estándar; la desventaja es que la diferencia entre los espectros de rayos X es menor. Energía dual y radiación La TCED permite prescindir del estudio inicial basal sin contraste en aquellos protocolos que así lo requieran, porque tienen la calidad similar al estudio sin contraste convencional. Por lo tanto, puede disminuir la dosis de radiación. Hay estudios que establecen que se puede llegar a reducir la dosis entre 30-60 %, dependiendo del protocolo empleado. Los estudios de ED con equipos de doble fuente no incrementan la dosis de radiación con respecto a un estudio convencional. Probablemente, en esto influya el filtro de estaño, el cual absorbe los fotones de menor energía del tubo que utilizan mayor radiación, lo que en conjunto permite que no aumente la dosis de radiación total. Limitaciones de la TCED Como en toda técnica emergente, existen inconvenientes que probablemente se solventarán con el desarrollo tecnológico y sobre todo del post proceso, como ocurrió en su día con los primeros equipos de TC. Una de sus principales desventajas es que no se puedan diferenciar más elementos. Otro inconveniente, es el número de imágenes generadas, que triplica la de un estudio convencional, lo que representa un problema de almacenamiento para los sistemas informáticos y una mayor carga de trabajo para el radiólogo. Se debe destacar también que hay una cierta confusión terminológica y una de las mayores equivocaciones se da entre los términos TC de doble fuente y TC de energía dual, que no son lo mismo. La TC de doble fuente, se refiere exclusivamente a los equipos que tienen dos tubos, pero la adquisición no tiene por qué ser con energías distintas. Aplicaciones clínicas de la TCED en el SME Entre las cuatro principales aplicaciones de la TCED en el SME se encuentran: 1. Detección de cristales de urato monosódico 2. Reducción del artefacto metálico 3. Detección del edema de la médula ósea 4. La imagen del colágeno LA TCED es una nueva modalidad de imagen que se está convirtiendo cada vez más útil y accesible en el estudio del SME. Dada su naturaleza no invasiva y a su única capacidad de diferenciar composición de tejidos, basados en las características internas y la ultraestructura material, la detección de cristales de UMS se ha convertido en una importante herramienta diagnóstica para los reumatólogos, para poder confirmar o descartar el diagnóstico de gota en casos difíciles y representa una alternativa para el estándar de oro diagnóstico que es la punción articular. El reconocimiento del edema óseo permite al radiólogo identificar fracturas radiológicamente ocultas y lesiones metastásicas. Comparada con las imágenes de TC convencional, la TCED tiene una calidad de imagen superior, cuando hay que valorar prótesis metálicas, permitiendo una importante reducción en el artefacto metálico. Finalmente, la valoración de los tendones utilizando la técnica de colágeno es una herramienta útil para ciertas estructuras, como por ejemplo el LCA y el tendón de Aquiles, sin embargo, se requiere de más estudios que permitan su exploración en diferentes articulaciones y que sea comparable a la resonancia magnética. Estas ventajas han permitido el creciente uso de la TCED como una herramienta diagnóstica en la imagen del SME. La radiología del SME ha ido adquiriendo un peso muy importante en México. El apoyo del médico radiólogo se ha convertido en imprescindible en la práctica médica. Es por esto que se realizan eventos de Educación Médica Continua como el 5to Congreso de Imagen en MSK y 8vo Congreso Internacional de Neuroimagen 2018, este año con el eslogan ‘When MSK Meets Neuro’, y que se llevará a cabo del 13 al 16 de septiembre de 2018, en Monterrey, Nuevo León, México. Contará con la presencia de 10 profesores de clase mundial. Para más información por favor visite el sitio web www.cursomskmexico.com. El Hospital agradece la colaboración editorial del autor para este artículo. Lea una versión ampliada y opine en: www.elhospital.com Busque por: EH0618MSKTC 16 JUNIO - JULIO / 2018


EH-Junio-Julio-2018
To see the actual publication please follow the link above