-01-RES39-IO-03-30 EL HOSPITAL 13

EH_Junjul2016

14 ONCOLOGÍA Y RADIOTERAPIA EsthEr dE Antonio sAnz, Md* junio - juilo / 2016 Evaluación radiológica dE lEsionEs intracranEalEs con radiocirugía Técnicas de radioterapia como la radiocirugía cerebral posibilitan la administración del tratamiento en una o pocas fracciones mediante la utilización de varios haces de irradiación y complejos sistemas de control y planificación. THE_LIGHTWRITER © FOTOLIA la radiocirugía en la región intracraneal consiste en la administración de altas dosis de radiación sobre una lesión ya sea tumoral (única/múltiple, primaria/ metastásica, intra/extraaxial, benigna/ maligna) o no tumoral (por ejemplo, malformación arteriovenosa cerebral -MAV-), con la cual se evita al máximo lesionar los tejidos adyacentes y estructuras que implican alto riesgo. En el ámbito celular, la radiocirugía tiene varios efectos, entre ellos la detención de la división celular por daño al ADN, de las células endoteliales de los vasos sanguíneos, con la consecuente oclusión de los mismos, o la detención de la activación aberrante de neuronas con actividad eléctrica anormal. La radioterapia en el tratamiento de los tumores del sistema nervioso central ha evolucionado en las últimas décadas, gracias a la aparición de nuevas técnicas en ese procedimiento, que permiten una mayor precisión y eficacia terapéutica. En función de la histología del tumor que se desea tratar, de la localización, tamaño y proximidad a órganos altamente radiosensibles y regiones elocuentes, se pueden utilizar diversas técnicas de radioterapia; desde tratamientos más convencionales (3D-RT) hasta otros más sofisticados como la radioterapia de intensidad modulada (IMRT, por su sigla en inglés), que permite modular y administrar las dosis de radioterapia con una mayor precisión, con lo cual se disminuye la exposición de los tejidos sanos adyacentes, con su variante. Dicha técnica asociada al control de imagen diario de la localización de tratamiento, denominada radioterapia guiada por imágenes diagnósticas digitales (IGRT, por su sigla en inglés), permite mayor control a la hora de administrar el tratamiento y disminuir las incertidumbres de localización de la lesión. De esta manera se administran dosis de tratamiento radicales con menores riesgos sobre las zonas sanas adyacentes. Por otro lado, existen técnicas de radioterapia como la radiocirugía cerebral, que mediante la utilización de varios haces de irradiación y complejos sistemas de control y planificación, posibilitan la administración del tratamiento en una o pocas fracciones, y así se logran administrar dosis radicales equivalentes sobre los tumores, pero con menor número de sesiones. Dicha técnica es muy útil en metástasis cerebrales, schwannomas, meningiomas, MAV, etc. Para evaluar la respuesta al tratamiento de las distintas lesiones intracraneales, el equipo multidisciplinar que atienda a estos pacientes cuenta con varias herramientas, pero en este artículo nos centraremos únicamente en la evaluación radiológica. Dentro de esta, la herramienta más útil es la resonancia magnética con secuencias convencionales y avanzadas. En primer lugar, se cuenta con secuencias convencionales, como FLAIR, T2, T1 y secuencias T1 tras la administración de contraste intravenoso (gadolinio), fundamentalmente. En estas se compararán los estudios tras el tratamiento con la evaluación inicial y de esta forma se analizarán cambios en volumen, número de lesiones, captación de contraste, edema alrededor de la lesión y en el efecto de masa. En segundo lugar, se tienen secuencias más específicas denominadas “avanzadas”, como son: Difusión: esta técnica se basa en la detección in vivo del movimiento de las moléculas de agua en los tejidos, que proporcionan información sobre la celularidad e integridad de las membranas, por lo que puede estar restringida (en movimiento) en determinadas patologías como isquemia, tumores y abscesos. Por lo tanto, en el tratamiento práctico, y en patología no isquémica ni infecciosa intracraneal cuando una lesión expansiva restringe en difusión (blanca en PDIF, negra en mapa ADC) sugiere hipercelularidad. Perfusión: se utiliza para la obtención de medidas no invasivas de pará-


EH_Junjul2016
To see the actual publication please follow the link above