Joint Commission International, en busca de una seguridad universal para el paciente

Joint Commission International, en busca de una seguridad universal para el paciente

Comunicate con el proveedor:

Contactar

!noticia guardada!

Como agencia americana de acreditación, la Joint Commission (JC) tiene desde 1951 el propósito de mejorar la seguridad y la calidad de la atención prestada a los pacientes en los hospitales. Es una organización no gubernamental y sin ánimo de lucro, que ha acreditado a más de 20.000 organizaciones en los Estados Unidos, entre hospitales, servicios ambulatorios y servicios de sanidad mental, entre otros.

La Joint Commission International (JCI), que atiende los procesos de acreditación de los hospitales en América Latina, y en otras regiones diferentes a los Estados Unidos, en la actualidad colabora con más de 70 países. Con la promoción de prácticas hospitalarias seguras, impulsa la figura de la acreditación, ceñida a los estándares de la JC y del Tracer o su método de evaluación de las instituciones.

En 2014, decenas de entidades obtuvieron la acreditación de la JCI, uniéndose al grupo de élite de las organizaciones que han logrado el Gold Seal of Approval, un reconocimiento en calidad y seguridad del paciente que enfatiza en el papel prominente de liderazgo en la creación de culturas de seguridad.

Para conocer más de este y de la percepción que la JCI tiene de los hospitales y sus directivos en Latinoamérica, El Hospital entrevistó al doctor Paul Chang, vicepresidente de Acreditación, Estándares y Medición, de la JCI.

El Hospital: ¿Cuáles son los diez estándares de oro para definir la calidad de un hospital?

Paul Chang: Es muy difícil enumerar una lista de sólo diez normas que definirían un hospital de calidad. Por ejemplo, la quinta edición de los Estándares de Acreditación para Hospitales de la JCI comprende más de 300 estándares en 14 áreas de una organización de salud como Prevención y control de infecciones, Gestión médica y Gestión de instalaciones y seguridad. En la actualidad hay aproximadamente 650 hospitales de alto rendimiento acreditados bajo estas normas en todo el mundo.

EH: ¿Cuáles son las nuevas tendencias en aseguramiento de calidad y evaluación para los hospitales, especialmente en regiones de países emergentes como América Latina?

PC: La JCI reconoce que a medida que la industria de la salud en los países de América Latina se vuelve más avanzada y sofisticada, y que los pacientes de allí se vuelven más conocedores y empoderados del tema, la demanda de asistencia sanitaria de mayor calidad ha aumentado. En respuesta a este movimiento, los hospitales están mejorando sus instalaciones, así como su calidad de servicio. Además, están buscando la evaluación externa y la garantía de la calidad de la atención, lo que ha llevado al crecimiento y desarrollo de ambos programas nacionales de acreditación de la salud en América Latina, así como al aumento de la actividad de las organizaciones internacionales de acreditación como la JCI. La JCI acreditó a un hospital en Brasil en 1999, y desde entonces el número ha aumentado a 62 organizaciones de atención en salud, hasta finales de abril de 2016.

EH: ¿Cuáles mejores prácticas recomienda, de acuerdo con los criterios globales para el mejoramiento, en seguridad de los pacientes y usos de la tecnología para ayudar a alcanzar las metas de calidad y seguridad?

PC: La JCI actualmente cuenta con estándares de acreditación para siete diferentes tipos de centros de salud en todo el proceso de la asistencia sanitaria. En cada una de las normas, se incluye un capítulo sobre Metas Internacionales para la Seguridad del Paciente. Esto requiere que las organizaciones implementen acciones específicas para reducir el riesgo de daño en las siguientes seis áreas:

a) Mejora de la identificación del paciente mediante el uso de dos identificadores de pacientes.

Optimización de la comunicación del personal  a través de un procedimiento de lectura de retorno.

c) Mejora de la seguridad en los medicamentos de máxima alerta.

d) Garantizar el sitio, el procedimiento y la cirugía correctos para el paciente, utilizando el Protocolo universal.

e) Reducción del riesgo de infecciones con la asistencia sanitaria mediante la aplicación de las directrices aceptadas internacionalmente en cuanto a higiene de las manos.

f) Disminución de daño al paciente ante caídas con la implementación de una gestión previa de evaluación de riesgos.

La JCI recomienda que todas las organizaciones de atención de salud a nivel mundial tomen acciones en estas seis áreas, que no tienen que ser costosas ni  requieren de compra de tecnología.

EH: ¿Cuáles cree que son las principales fortalezas y debilidades en la gestión hospitalaria de los hospitales de América Latina?

PC: He quedado impresionado por el liderazgo y la visión mostrada por muchos líderes de los hospitales de América Latina. Varios de ellos han tomado las medidas preventivas necesarias para invertir en sus instalaciones, equipo médico y tecnología con el fin de satisfacer mejor las necesidades cambiantes de sus pacientes. Sin embargo, los hospitales latinoamericanos todavía se enfrentan a muchos desafíos para sus operaciones. El debilitamiento de las monedas locales y la recesión económica llevan a que las organizaciones de atención sanitaria deban ser extremadamente prudentes en la forma en que maximizan el uso de estas nuevas inversiones hechas. Un gran esfuerzo se debe realizar para dotar al personal de atención médica con las competencias adecuadas, la formación y las herramientas para utilizar nuevos equipos médicos y tecnología sanitaria de manera efectiva.

EH: Actualmente ¿qué tan importante es la inversión en nuevas tecnologías para lograr la acreditación de la JCI en los centros de salud?

PC: Los estándares de acreditación de la JCI para las organizaciones de atención de salud colocan un enfoque significativo en los procesos de prestación de servicios en la organización, en lugar de la presencia de las más modernas instalaciones o equipos médicos. La JCI requiere que la asistencia sanitaria se entregue en un ambiente seguro, por lo que se espera que el hospital cumpla con las normas de seguridad contra incendios locales, por ejemplo. Sin embargo, los hospitales no necesitan tener un sistema electrónico de registros médicos, los más modernos equipos de resonancia o tomografía, o vestíbulos de lujo, para ser acreditados. Lo que es más importante para la JCI es la forma en cómo se entrega la atención en salud, que sea con seguridad y de una manera que satisfaga las necesidades y expectativas de la población de pacientes.

 

Artículo proveniente de la edición impresa de Junio-Julio 2016 de El Hospital con el código EH0616JC

Te podría interesar...

Lo más leído

Innovadora técnica con impresión 3D para reconstrucción de extremidades
Industria de tecnología médica

El hospital militar Burdenko en Moscú ha logrado desarrollar una tecnología en base a la i...

Sebastián López Bello - Periodista de El Hospital・Ene 31, 2023
Centro de neurociencias
Industria de tecnología médica

Compensar y la Universidad de La Sabana se unen para habilitar una nueva IPS que ofertará ...

Alejandra Leguizamón, editora de El Hospital・Jul 27, 2022
que-procedimientos-esteticos-se-pueden-financiar-traves-de-listo-pago-plazos
Cirugía

En el país, cerca de 50.000 personas se realizan algún tipo de procedimiento estético anua...

Jorge Iván Parada Hernández, periodista Revista El Hospital・Jul 27, 2022

Notas recomendadas por el editor

27/07/2022

Nueva alianza B&A: Biomedicos Asociados LTDA

B&A Biomedicos Asociados LTDA, empresa establecida en Colombia desde 2004, tiene el gusto de presentar la nueva alianza creada con Amico Corporati

LEER MÁS »

27/07/2022

Humidificador electrónico Airvo 2

El Airvo 2 establece un nuevo estándar para la administración de la terapia de flujo nasal alto, proporcionando rendimiento y comodidad

LEER MÁS »

27/07/2022

Asuntos regulatorios en Colombia: ¡un paraíso!

Adicional al magnífico clima, naturaleza exuberante y la belleza de nuestra gente, Colombia ofrece ventajas altamente competitivas para las emp

LEER MÁS »