!noticia guardada!

En las facultades de Medicina, los diferentes pénsum académicos existentes no incluyen la cátedra de telemedicina, lo cual no deja de ser preocupante puesto que el crecimiento exponencial de las telecomunicaciones a todo nivel y en todas las profesiones es abrumador y rápido.

Existe la falsa percepción por parte de las universidades y sus facultades de Medicina, que con el solo hecho de dotar al estudiante con excelentes salas de cómputo en las bibliotecas y con acceso a la red se está cumpliendo con los avances tecnológicos, incluidos los portales con los programas de educación médica continuada.

La generación actual (años comprendidos entre el 2000 y el 2017) de estudiantes de pre-grado y post-grado, son personas que crecieron con la tecnologí­a, prueba fehaciente de ello es que hoy un niño de 7 años de edad domina con sapiencia un computador, una tablet, un celular inteligente o un video juego, e incluso les enseña a sus padres el funcionamiento de los mismos programas que los componen.

Al referirme a telemedicina, no pocas veces los mismos colegas me preguntan qué significa el término y cómo se aplica en el entorno profesional. En mi experiencia, cuando implementamos sistemas de telemedicina, en su estructura de desarrollo se incluye como primer paso la capacitación integral de los profesionales encargados de operar dichos sistemas.

Cuando me refiero a capacitación integral, involucramos directamente a: médicos generales, médicos especialistas, enfermeras, técnicos de equipos biomédicos e ingenieros de sistemas, con un pensum académico teórico-práctico que comprende mí­nimo 120 horas inicialmente. ¿Por qué inicialmente? la razón es simple: el personal cientí­fico y técnico por lo regular en hospitales y centros de atención médica Nivel I, sean estos rurales y/o urbanos, rotan demasiado, razón por la cual las capacitaciones teórico-prácticas deben ser permanentes. Una vez instalado y en funcionamiento un sistema de telemedicina este no puede parar. Las capacitaciones redundantes en los hospitales Nivel III - IV, también son requeridas para con los especialistas aunque con menor frecuencia, pues su rotación al interior de las instituciones no es tan alta.

¿Qué debe incluir a grandes rasgos un pensum académico teórico-práctico en telemedicina?

  • Capacitación en el manejo del software y el hardware correspondiente al sistema operativo sobre el cual corren las diferentes aplicaciones a ser utilizadas.
  • Capacitación en el manejo del software de cada aplicativo biomédico a ser instalado.
  • Capacitación en el manejo del hardware biomédico que se va a emplear en los pacientes.
  • Protocolos de operación, trazabilidad y seguimiento en la atención de pacientes correspondientes al sistema de telemedicina, en las diferentes especialidades.
  • Capacitación en protocolos de almacenamiento de la información médica.
  • Capacitación en bioseguridad médica.
  • Capacitación en el manejo de los componentes eléctricos que permiten la continuidad de la operación de los equipos en funcionamiento.
  • Certificación académica a todos los profesionales de la salud encargados de operar cada sistema de telemedicina.

No está por demás tener presente que en el caso de paí­ses como Colombia, el cumplimiento de los anteriores puntos y otros que son más especí­ficos, son absolutamente necesarios y de estricto cumplimiento para el momento en que la autoridad de salud sea esta nacional, distrital, departamental o municipal, vaya a proceder con la respectiva habilitación del servicio de telemedicina en las instituciones de salud. Cabe mencionar que en Colombia la telemedicina de acuerdo con las normas expedidas es considerada un servicio de baja complejidad, queriendo decir con esto que no es necesario el tener que esperar visita previa de la autoridad competente en cada hospital para empezar a operar un sistema de telemedicina.

**B2BIMGEMB**1**

En Colombia la telemedicina de acuerdo con las normas expedidas es considerada un servicio de baja complejidad.

Al ritmo que va la tecnologí­a médica, es importante que las universidades que tengan acreditadas facultades de Medicina, empiecen a evaluar la necesidad de implementar en su pensum académico de pre-grado y post-grado la cátedra de telemedicina. A los diferentes académicos responsables de la educación médica les recuerdo, que el equipamiento biomédico que emplea hardware y software es cada vez mayor, independiente si este es utilizado para telemedicina o al interior de los hospitales y clí­nicas, sin importar el nivel de atención de cada institución.

En concordancia con lo anterior, se debe tener presente una premisa irrebatible: que atendemos pacientes no equipos. De lo contrario en poco tiempo, nuestros estudiantes de pre-grado, de post-grado, docentes, médicos generales y especialistas van a tener que adoptar cada uno de ellos, a un ingeniero de sistemas para que los acompañe en sus habituales rondas hospitalarias y en el manejo de los pacientes.

Los equipos biomédicos y su software son herramientas para impactar con una alta calidad el diagnóstico y manejo ulterior de los pacientes. Le recuerdo respetuosamente a mis apreciados colegas, que nosotros atendemos pacientes no exámenes. 

Imagen
blogger name missing

Total posts creados: 1

¿Te gustaría enviarle un mensaje?

Contactar a

Lo mas leido

undefined
Administración

Ya sea que esté buscando equipos de diagnóstico por imágenes nuevos y más recientes o ...

・25/07/2022
undefined
Radiología

Como si se tratara de un invento mágico, Wilhelm Conrad Röntgen asombr&oacute...

・25/07/2022
Imagen
Administración

El cierre de este 2019 en América Latina ha tenido diversos matices en materia de s...

Alejandra Leguizamón・25/07/2022
Imagen
Infraestructura

La acelerada expansión del nuevo Coronavirus (Covid-19), más allá de ...

・25/07/2022