Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2004 Página 1 de 5

Últimos adelantos en terapias de intervención guiadas por imágenes

Geschwind, J.F.

La radiología intervencionista es menos invasiva que la cirugía, puede ser menos costosa, disminuir hospitalizaciones y acortar la recuperación del paciente.

Introducción
La radiología intervencionista abarca una serie de procedimientos mínimamente invasivos que usan la imaginología como guía para llegar a un objetivo determinado y realizar el diagnóstico o suministrar el tratamiento de una gama cada vez más amplia de enfermedades.

Con la ayuda de diversas técnicas de imagen, como la tomografía computarizada (CT), la resonancia magnética (MRI) y la ecografía, se estudia una estructura y los tejidos aledaños y se introducen, bien sea por vía intra-arterial, intravenosa o percutánea (según la zona corporal que se desee alcanzar), diversos instrumentos, como catéteres o alambres.

Los radiólogos intervencionistas deben haber realizado estudios en medicina y completado los años reglamentarios de especialización en radiología, en donde se adquiere experticia en los aspectos técnicos de cada procedimiento. Posteriormente, deben ampliar sus estudios en radiología intervencionista con un entrenamiento específico de uno o dos años para obtener experiencia en la aproximación clínica y en el cuidado pre y post procedimiento del paciente.

En los últimos 15 años, el radio de acción de la radiología intervencionista ha evolucionado del diagnóstico de ciertas enfermedades al manejo de patologías complejas. Es así como en la actualidad estos especialistas desempeñan un papel en su mayoría clínico y trabajan muy de cerca con otros médicos.

La radiología intervencionista ofrece una alternativa menos invasiva al tratamiento quirúrgico de muchas enfermedades y puede ser menos costosa, disminuir la necesidad de hospitalizar al paciente o el tiempo de estancia hospitalaria cuando se requiere, y en algunos casos, acortar el periodo de recuperación del paciente.

Gracias a que los pacientes sometidos a procedimientos de radiología intervencionista pueden regresar rápidamente a su casa, se pueden aceptar un mayor número de enfermos en el servicio.

Procedimientos que realizan los radiólogos intervencionistas
Los radiólogos intervencionistas realizan una amplia variedad de procedimientos diagnósticos y terapéuticos en enfermedades cardiacas, ginecológicas, oncológicas y venosas. Muchos de estos procedimientos son ambulatorios.

En tres áreas se han visto cambios: enfermedad venosa, que incluye venas varicosas y diálisis; ginecología, específicamente enfermedad fibrosa; y oncología.

Tratamiento de las venas várices
Las opciones quirúrgicas comúnmente usadas en el tratamiento de las várices clásicas son la tradicional ligadura, la remoción de las venas o la inyección dentro de la luz de la vena de una sustancia química esclerosante para ocasionar una inflamación local controlada de la vena con la consiguiente fibrosis y cierre de la várice.

La terapia guiada por imágenes permite la utilización de técnicas menos invasivas, como la terapia endovenosa con láser y la ablación por radiofrecuencia.

La terapia láser endovenosa es un procedimiento rápido que se puede usar solo o como complemento de la escleroterapia. Bajo visión ecográfica se localiza el lugar en el que se encuentra el reflujo venoso, posteriormente se canaliza la vena con la fibra láser y se aplica energía térmica para ablacionar los segmentos venosos incompetentes identificados; al retirar el láser se colapsa la vena y se observa la resolución completa de la várice.

También se puede emplear en los pacientes con múltiples várices, y después del tratamiento con láser se observa no sólo la resolución completa de la apariencia sino también los cambios anatomopatológicos.

Ginecología
La radiología intervencionista ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de los fibromas uterinos. La fibromatosis uterina es la enfermedad más común en la edad reproductiva. Tiene una incidencia de 20% a 40 % en las mujeres de 35 años o más, es responsable del 30% a 60% de todas las histerectomías (resecciones del útero) realizadas en Estados Unidos y es una de las causas más comunes de visitas al ginecólogo en las mujeres entre 30 a 50 años o mayores.

En Estados Unidos se realizan aproximadamente 600.000 histerectomías por año y cerca de un tercio de las mujeres se ha sometido al procedimiento cuando llega a los 60 años, lo que representa un gasto de 1.000 a 2.000 millones de dólares anuales.

Con la radiología intervencionista se pueden extirpar todos los fibromas conservando el útero a través de procedimientos cerrados menos invasivos. De esta manera se evita la cirugía abierta, el uso de anestesia general, se puede dar a la paciente de alta del hospital al día siguiente y por lo tanto reducir los costos.

Acerca del autor

Geschwind, J.F.

Geschwind, J.F.

Geschwind, MD, es profesor asociado de radiología, cirugía y oncología; director de radiología y cardiología intervencionista del hospital Johns Hopkins; autor y coautor de más de 120 artículos científicos; miembro activo de varias sociedades, como la American Association for Cancer Research, la Radiology Society of North America. El doctor Geschwind, es pionero en la técnica de quimioembolización para tratar el cáncer de hígado a través de procedimientos guiados por imágenes.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear