Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2005 Página 1 de 5

Varicela, una enfermedad altamente contagiosa y frecuente en niños

Revisión epidemiológica y clínica sobre complicaciones, profilaxis, tratamiento durante el embarazo, y métodos de diagnóstico de la varicela.

La varicela es una enfermedad viral, generalmente causada por el virus DNA varicela-zoster (VVZ), perteneciente a la familia de los herpes virus. Infecta exclusivamente al hombre y puede producir una infección primaria que se manifiesta primero como una erupción generalizada o varicela; posteriormente el VVZ suele adoptar una forma latente que se reactiva por depresión de la inmunidad celular y se manifiesta como herpes zoster.

Epidemiología
La varicela es una enfermedad cosmopolita, endémica, con períodos epidémicos, altamente contagiosa y frecuente en niños, en quienes es habitualmente benigna. Prácticamente todos los individuos se infectan en el curso de su vida, estimándose que en el área urbana 90% de los mayores de 30 años y casi todos los individuos mayores de 60 años tendrían anticuerpos frente a VVZ. Cerca del 90% de la infección por VVZ se contrae en la primera década de la vida y la inmunidad frente al virus persiste a lo largo de toda la vida. Aproximadamente el 95% de los adultos son inmunes a la enfermedad.

El porcentaje de infecciones subclínicas es solo de 4%. En general, el curso clínico de la varicela es leve y autolimitado en menores entre 1 y 15 años. La morbilidad y mortalidad en los menores de 2 años y en las personas mayores expuestas por primera vez al VVZ son mayores porque son más frecuentes las complicaciones. La infección es grave en el embarazo y en las personas con alto riesgo.

Clínica
La varicela se transmite de persona a persona por contacto directo o a través del aire, y la duración de la enfermedad es de dos a cuatro semanas con diferentes periodos: contagio, incubación, prodrómico y de estado (Tabla 1).

La varicela presenta polimorfismo regional en las lesiones con pápulas, vesículas y costras en la misma zona, debido a que aparecen en brotes sucesivos en relación a la viremia y hay concomitantemente distintos estadios evolutivos. Su erupción tiene una orientación centrípeta --cabeza y tronco-- y en el paciente inmunocompetente no hay lesiones nuevas a los cinco días del comienzo de la erupción.

Complicaciones
La complicaciones de la infección por VVZ se producen por acción directa del virus, por mecanismo inmune o por sobreinfección bacteriana en piel, aparato respiratorio y sistema nervioso (Tabla 2).

Varicela hemorrágica: es una forma grave de varicela donde las vesículas tienen contenido hemorrágico, hay petequias, sufusiones hemorrágicas y disminución en el número de plaquetas y coagulación intravascular diseminada.

Varicela en el paciente inmunocomprometido: en personas con deterioro de la inmunidad celular (neoplasias hematológicas o sólidas, uso de corticoides en altas dosis, citostáticos o radioterapia, inmunodepresión que sigue a los transplantes de órganos, tratamiento con inmunosupresores, sida, diabetes) el VVZ puede causar enfermedad grave con un período de incubación más corto. Presentan nuevas vesículas después de cinco días del comienzo de la erupción, hay lesiones de varicela hemorrágica y diseminación visceral en pulmón, hígado y el sistema nervioso. El riesgo de diseminación viral es mayor cuando los linfocitos descienden a menos de 500/mm3.

Infección por herpes zoster: la reactivación del VVZ latente produce una infección menos seria, que podría ser severa en los pacientes inmunocomprometidos. Se manifiesta clínicamente con fiebre, malestar y erupción cutánea dolorosa y usualmente confinada a un dermatoma.

Varicela y embarazo
El desarrollo de varicela durante el embarazo es un hecho poco frecuente ya que 90% de los adultos poseen anticuerpos específicos contra el VVZ. Entre el 85% y 95% de las mujeres embarazadas son inmunes a la varicela, lo que significa que no es necesario preocuparse por esto durante el embarazo, aun cuando la mujer esté en contacto con alguien con varicela.

Según el momento de la gestación en que la madre presente primoinfección por el VVZ los riesgos para el feto o el recién nacido son diferentes. El feto se contamina del VVZ por vía hematógena transplacentaria que se manifiesta como varicela en los primeros 5, 10 ó 12 días de vida, y su severidad esta estrechamente relacionada con el inicio de la infección materna. También puede ser por vía ascendente por el canal de vaginal durante el parto.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades

Documentos relacionados