Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2004 Página 1 de 3

Utilización de las bombas de infusión

El diseño de las bombas de infusión ha tenido múltiples modificaciones que han aumentado su eficacia, seguridad y facilidad de empleo aunque persisten riesgos.

Introducción
A menudo los profesionales encargados del cuidado de la salud administran los medicamentos parenterales (intravenosos [IV], intraarteriales [IA], subcutáneos, intraperitoneales e intrarraquídeos) en forma de infusión, a través de una cánula plástica fija y un catéter colocado en el paciente.

Como para alcanzar niveles plasmáticos terapéuticos de un fármaco la infusión debe hacerse durante un período de tiempo prolongado (30 minutos a 24 horas o más), a principios de los años 60 se introdujeron las bombas de infusión (BI), para controlar de manera exacta y continua la cantidad de líquido que se debía infundir. A partir de ese momento, y con el advenimiento de los avances farmacológicos y electrónicos (microprocesadores, programas de cómputo), se han realizado múltiples modificaciones en el diseño de las BI para aumentar su eficacia, comodidad, seguridad y facilidad de empleo, y se han realizado diversos ajustes, de acuerdo con las diferentes necesidades clínicas.

Las BI se han convertido en una parte importante del tratamiento hospitalario de los pacientes, pues facilitan la administración parenteral de fármacos y soluciones, aún a altas presiones o con flujos muy rápidos, dependiendo del estado del paciente, y se usan en los casos en los que es esencial la precisión y el aporte constante. Hasta el momento han demostrado superioridad frente a los métodos tradicionales en la aplicación de inotrópicos IV, soluciones de alimentación parenteral y enteral, quimioterapia, analgésicos epidurales en forma continua, administración de insulina subcutánea y autotransfusión.

Sistemas de infusión
Se dividen en BI de uso general, BI de microinfusión y sistemas cerrados o inteligentes.

Los dos primeros utilizan una bomba peristáltica --lineal o rotatoria-

  • o de casete --jeringa o diafragma-
  • como mecanismo de propulsión para llevar la solución del contenedor al paciente. Estos tipos de bombas se han refinado y desarrollado en sistemas específicos, para control por parte de los pacientes, con intervalos de bloqueo, limitación de la dosis por tiempo y sistemas de seguridad a prueba de engaño.

    Los avances tecnológicos han permitido establecer diversos patrones de infusión: intermitente o continua; en bolos únicos, múltiples o retardados; con varios cambios en las velocidades, y combinados.

    Tipos de bombas de infusión
    Los pacientes críticamente enfermos pueden ser conectados a BI múltiples (hasta cuatro diferentes soluciones), dependiendo del número de medicamentos, líquidos alimenticios y productos sanguíneos que deban ser administrados. Las BI de este tipo requieren un equipo de administración especial, con una válvula de cierre en la línea primaria y diferentes mecanismos que controlen las infusiones primarias y secundarias.

    Algunas BI tienen interfaz con una computadora y pueden programarse externamente, usando un transmisor para telemetría, con el fin de realizar infusiones programadas con diferentes patrones.

    En la actualidad existen catéteres plásticos y terminales implantables o transcutáneos, conectados a BI, puertos de acceso o reservorios, y BI implantables, para la administración parenteral de fármacos.

    El desarrollo de BI ligeras y más pequeñas, adaptables a la superficie del cuerpo, así como la disponibilidad de compañías que proporcionan cuidados médicos, de enfermería y farmacéuticos, ha dado lugar a un incremento masivo en el número de pacientes que pueden ser tratados con medicamentos por vía parenteral fuera de los hospitales, como una alternativa costo-efectiva frente a los patrones de tratamiento tradicionales.

    Además, ello ha permitido promover la independencia del paciente del hospital durante la terapia crónica con muy bajas dosis de fármacos potentes, particularmente en el tratamiento epidural, intraespinal o intratecal del dolor con opiáceos, y la quimioterapia con agentes citotóxicos directamente en el sitio anatómico del tumor, con relativa comodidad, mínima toxicidad sistémica y menor restricción de la actividad. Sin embargo, se requiere una estrecha vigilancia para tener completa seguridad en el caso de falla de los dispositivos, durante la infusión rápida de fármacos potentes.

    Sistemas de control de la infusión
    Estos sistemas pueden ser en asa abierta (referidos también como computarizados, controlados, dirigidos o asistidos por computador; programables y controlados por medio de un microprocesador) o cerrada (denominados también autocontrolados, de control automático, controlados en asa cerrada, de control por retroalimentación o por retroalimentación en asa cerrada).

  • x

    Sección patrocinada por

    Otras noticias de Industria de tecnología médica