Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2019 Página 1 de 2

Uso y compra acertada de dispositivos gracias al Departamento de Ingeniería Biomédica

Por Alejandra Leguizamón, Editora de El Hospital y Diana Rojas, IB*.

Los ingenieros biomédicos cuentan con un perfil calificado e influyente en la toma de decisiones médicas y administrativas para las instituciones hospitalarias.

Hoy son indispensables los dispositivos médicos en los servicios de salud de cualquier nivel. El Ingeniero Herbert Bravo, presidente de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Biomédica (SOMIB), explica que los profesionales biomédicos tienen el perfil idóneo para trabajar en todo el ciclo de vida de estos instrumentos, desde el diseño y el desarrollo, hasta pasar por la comercialización, la aplicación y finalmente el reemplazo.

El surgimiento de la Ingeniería Biomédica en México durante los años 70’s fue consecuencia de la situación que atravesaba el Sistema de Salud. Aunque los informes de gobierno destacaban los avances en el control de enfermedades infecciosas y en los planes de infraestructura hospitalaria, por otro lado se presentaban escenarios de crecimiento poblacional en las ciudades principales y con ello, nuevos retos de salud pública.

Este panorama demandaba un perfil profesional con habilidades conjuntas de tres áreas: medicina, ingeniería y gestión administrativa. Desde entonces, y hasta el día de hoy, han sido muchos los avances que el gremio biomédico ha aportado a las instituciones de salud del país. Sin embargo, su nivel de profesionalización no ha tenido el suficiente reconocimiento acorde a su desempeño.

“El reto sigue siendo el mismo que hace 42 años cuando egresaron las primeras generaciones de biomédicos: aminorar el desconocimiento de los directivos de instituciones de salud sobre el impacto y el campo de acción de esta profesión”, dice el Ing. Bravo. Tras 40 años de historia, esta entidad se ha mantenido firme en el propósito de fortalecer y posicionar una comunidad de biomédicos cada vez más grande, no solo en México, si no a lo largo de Latinoamérica.

Rompiendo paradigmas con valor agregado

Debido a las rigurosas especificaciones de grado médico, el correcto funcionamiento de cada dispositivo implica niveles especiales de cuidado que garanticen su adecuado uso para brindar seguridad tanto al paciente, como a los usuarios de cada área clínica. Es entonces donde los biomédicos juegan un papel fundamental.

No cabe duda, de que los primeros Departamentos de Ingeniería Biomédica (DIB) -de México y Latinoamérica entera- comenzaron cubriendo una necesidad urgente de apoyar en las decisiones de compra, disponibilidad e implementación de los equipos médicos, explica el presidente de la SOMIB.

"Los DIB han evolucionado tanto que ahora son elementos clave para la toma de decisiones a nivel directivo en los hospitales, pues generan estadística, indicadores y modelos para la adquisición, uso seguro y eficiente de la tecnología médica", señala Bravo y enfatiza en que "este comportamiento poco a poco rompe el paradigma de que un DIB no aporta valor en una institución por tener la creencia de que no genera ingresos directos". Gracias al trabajo y resultados positivos de este departamento, existen hospitales que no conciben su funcionamiento sin un DIB y también hay personal médico que exige siempre la presencia de un ingeniero biomédico en sus procedimientos.

El alto desempeño y entrega que tienen los ingenieros biomédicos en los diferentes sectores laborales ha sido la mejor manera de posicionarse como una profesión de alto valor en procedimientos médicos y científicos. "Hoy contamos con una comunidad de estos profesionales cada vez más grande y organizada, no solo a nivel nacional a través de la SOMIB, sino a nivel Latinoamérica con el Consejo Regional de Ingeniería Biomédica para América Latina (CORAL)", señala el Ing. Bravo.

Talento de exportación

"El papel de México en el mercado de la salud es destacable, pues somos el octavo exportador de dispositivos médicos a nivel mundial dentro de una industria demandante y exacta, lo cual se suma al papel de la investigación, el emprendimiento y el sector gubernamental”, comenta el Ing. Bravo. No obstante, para que la voz del biomédico sea escuchada, el profesional debe alinear sus propuestas con el plan de desarrollo de cada institución y ser capaz de defenderlas.

En México existen actualmente 48 planteles universitarios donde se ofrece el programa de Ingeniería Biomédica o carreras afines. Esto ha obligado a la SOMIB a poner atención en el contenido curricular que brindan a los futuros profesionales y de esta manera identificar cuáles son los problemas y necesidades que tenemos como país. Bravo explica que, a través de su comité de educación han analizado la pertinencia de los programas de estudio, pero ha sido una tarea compleja porque, si bien hacen falta más asignaturas orientadas a la gestión, también es cierto que los avances en tecnología obligan a incluir materias de ingeniería que no se habían contemplado años anteriores.


Palabras relacionadas:
Importancia de un Departamento de Ingeniería Biomédica en un clínica, funciones del ingeniero biomedico en un hospital, organigrama de un departamento de ingenieria biomedica, ingenieria biomedica en la actualidad, infraestructura del departamento de ingenieria biomedica, la ingenieria biomedica y el sector salud.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Salud pública

Documentos relacionados