Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2019 Página 1 de 2

Urge solución financiera que garantice atención de calidad en las EPS colombianas

Aunque el país tiene la cobertura más alta en salud de América Latina, según una encuesta del BID el 70% de los afiliados está insatisfecho con el servicio.

En lo que va de este año la Superintendencia de Salud (Supersalud) ha liquidado y revocado parcialmente el funcionamiento de siete Empresas Promotoras de Salud (EPS). Eso se implica que casi dos millones de usuarios del sistema de salud colombiano, antes de que termine el mes de octubre de 2019, deben quedar matriculados en otra EPS.

Aunque Colombia es ejemplo de cubrimiento en salud a nivel mundial, debido a que este servicio llega a más del 95% de la población, según una encuesta del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el 70% de los afiliados está insatisfecho con el servicio

El problema es complejo de resolver e implica un reto grande para la Supersalud. Según explicó a la revista Dinero el profesor de la Universidad Internacional de la Florida en Miami, Alejandro Arrieta, “en países con avances en el sistema de Salud como el de Colombia, los pacientes asumen el acceso a servicios en esta área como un derecho, así que se vuelven más exigentes”.

Como en cambio y por varias razones, entre ellas la financiación, el sistema no está preparado para dichos requerimientos, termina por colapsar. De hecho, según el BID solamente el 30% de la población en Colombia, menos de un tercio del total cubierto, puede realmente acceder a la atención primaria en el sistema.

Eso ha llevado a que en lo corrido del año 4 EPS hayan sido liquidadas: Comfacor, que dejó de prestar servicios en 6 departamentos; Cruz Blanca, en 4; Emdisalud en 9; y Saludvida en 8.

A otras tres entidades se ordenó una revocatoria parcial de funcionamiento en ciertos territorios donde prestaban servicio, a causa de sus bajos indicadores de desempeño: Medimás salió de Cesar, Sucre y Chocó; Coomeva salió de Meta, Cauca y Cundinamarca; y Comparta salió de Bolívar, Cundinamarca y Huila.

La Supersalud ha informado que en lo que va del año 786.769 usuarios ya se han beneficiado con las medidas que se están tomando y por ende “ya fueron trasladados y están estrenando EPS, donde les están garantizando la prestación del servicio de salud”.

Sin embargo aún faltan 1’922.921 usuarios que según Supersalud antes del primero de noviembre serán trasladados a una nueva EPS seleccionada por el Ministerio de Salud.

Mientras tanto las señaldas EPS, a pesar de estar en proceso de liquidación, deberán garantizarles los servicios que requieran o que ya tenían programados, como cirugías, tratamientos o la entrega de medicamentos.

El Superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal Ángel, explicó que el proceso de traslados de usuarios a otras EPS será totalmente automático y que no deberán hacer ningún trámite o incurrir en ningún costo.

A la fecha son 18 las EPS que tienen vigilancia especial y que no pueden recibir nuevos afiliados, las 19 restantes no se encuentran bajo ninguna medida.

Expertos han analizado de maneras totalmente distintas la decisión de liquidar estas entidades. Según declaraciones entregadas al periódico El Colombiano por el director de la Organización Defensa del Paciente, Francisco Castellanos, es positivo haber liquidado las EPS. “Este reto asumido por la Superintendencia, les permite tener algo de tranquilidad a los usuarios, pues las EPS que les vulneran sus derechos salen del tablero”, dijo.

Según Castellanos la Superintendencia debe seguir sacando “a las que no cumplen” y señaló que las EPS receptoras no tendrán problemas con los nuevos usuarios pues “llegan con dinero de la UPC (Unidad de Pago por Capitación)”, que es el dinero que recibe cada EPS anualmente por cada usuario”.

Por el contrario, según declaraciones dadas al mismo diario por el director del grupo de Economía de la Salud de la Universidad de Antioquia, Jairo Humberto Restrepo, el efecto podría ser negativo para las empresas que reciban a los nuevos afiliados porque asumirían las atenciones y tratamientos represados.

Para Restrepo es importante diseñar e implementar un plan estratégico que garantice la sostenibilidad del sistema revisando en principio si el monto de la UPC es suficiente para garantizar los servicios.

Por su parte el exviceministro de Salud Fernando Ruiz, aseguró a El Colombiano que las liquidaciones son pasos “en la dirección correcta”, pues buscan limpiar el sistema de “malas EPS”.

El médico cirujano con con Máster en Economía de la Universidad Javeriana y Máster en Salud Pública y Salud Ocupacional de la Escuela de Salud Pública de Harvard destacó además la importancia de estudiar y “solucionar las causas que han llevado a tantas EPS a la insolvencia y los malos servicios. Ese es el reto que hoy tiene el Minsalud”.

Por ahora, el modelo de salud colombiano logra un alcance ampliamente reconocido, sin embargo su cubrimiento y su calidad distan de ser buenos, lo cual genera un rechazo generalizado de los usuarios.


Palabras relacionadas:
Liquidaciones EPS Colombia, recursos de la salud en colombia, financiamiento de la salud en colombia, como funciona el sistema de salud en Colombia, cómo se financia el sistema de salud en Colombia, problemas y soluciones al sistema de salud en Colombia, reseña crítica sobre la financiación y vigilancia del sistema general de seguridad social en salud, financiamiento en salud en Colombia.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Salud pública

Documentos relacionados