Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2009 Página 2 de 3

Tendencias en ecocardiografía

Equipo editorial de El Hospital en colaboración de la doctora Hilda Peralta-Rosado

Cuando se hace el ecocardiograma, se le colocan al paciente los cables de electrocardiografía integrados en el equipo, como ayuda en la identificación de la sístole y la diástole. El desarrollo de nuevas tecnologías basadas en el Strain y el Strain rate (porcentaje y velocidad de deformación miocárdica) ha introducido nuevos conceptos que permiten evaluar en forma simultánea los componentes longitudinal, radial y circunferencial de dicha deformidad en todos los segmentos miocárdicos, información importante en la detección de cardiopatía isquémica. Esto abre nuevos campos de investigación en el análisis de la deformación torsional (Twist) del miocardio.

A pesar de los avances de la ecocardiografía, una de las limitantes más importantes es el estudio de la perfusión miocárdica debido a los artefactos y atenuaciones que pueden interferir con la evaluación de algunos segmentos. El desarrollo de imágenes paramétricas puede facilitar la interpretación de los resultados; sin embargo se obtienen a través de curvas de destrucción-relleno y no cuantifican la perfusión absoluta (flujo sanguíneo/gramo de tejido). Además, hasta el momento la FDA y la European Medicines Agency (EMEA) tan solo han aprobado el uso de contraste para la opacificación de las cavidades cardíacas. En este sentido, la cardiorresonancia permite el estudio de la perfusión miocárdica con técnicas de primer paso y ha demostrado ser más sensible que la tomografía por emisión de fotón único (SPECT) para detectar precozmente necrosis miocárdica. Con el ecocardiograma o el eco-Doppler se valora la repercusión de una alteración en una coronaria, a través del análisis segmentario de la motilidad ventricular y la reserva de flujo coronario, pero no se pueden evaluar las arterias coronarias directamente, mientras que con la tomografía computarizada se puede estudiar la anatomía coronaria en una forma no invasiva.

Por lo anterior, recientemente se ha diseñado un sistema innovador el cual integra la coronariografía no invasiva con la cardio-tomografía y el estudio funcional con la tomografía por emisión de positrones (PET).

La tendencia actual, es que los equipos de ultrasonido estén no solo en el gabinete cardiológico sino que también tengan aplicación en los servicios de urgencia y de terapia intensiva. Hoy hay equipos portátiles con muy buena calidad de imagen, tanto 2D como Doppler, con los que se puede hacer un tamizaje de los pacientes con dolor torácico en el servicio de urgencias y monitoreo hemodinámico no invasivo en las unidades de terapia intensiva.

De los pacientes que llegan al servicio de urgencias con dolor torácico sugestivo de síndrome coronario agudo, tan solo en el 50% el electrocardiograma puede mostrar cambios de un proceso isquémico agudo. Con la ecocardiografía transtorácica se pueden detectar las zonas de hipoquinesia, aquinesia, disquinesia o si el dolor torácico es por una disección aórtica, lo que ayuda a definir el manejo.

El estudio de ecocardiografía se puede realizar en adultos y en niños; una subespecialidad, la cardiología pediátrica, está más enfocada a la evaluación de problemas congénitos a nivel cardiaco. La ecocardiografía fetal busca detectar en el feto patologías congénitas a nivel de corazón y en lugares de muy alta especialidad, inclusive, se realizan reparaciones de estos problemas congénitos en el útero, lo cual está en desarrollo. En ambas subespecialidades se utiliza el mismo equipo que para adultos, lo único que cambia es el tipo de transductor. Hay disponibles transductores para realizar exámenes fetales/prematuros, pediátricos y adultos, para eco-3D, para eco transesofágico 2D y para eco transesofágico 3D, así como también para el estudio de las carótidas.

Recomendaciones para la compra de equipos
Los equipos más avanzados, específicamente diseñados para la captura de imágenes digitales de mejor resolución, cuentan con software para la realización de reconstrucciones 3D, Strain, Strain rate, Doppler-tisular, eco-estrés, transesofágico, por mencionar algunos. Sin embargo, no siempre se pueden adquirir equipos con tecnología de punta. Para tomar una adecuada decisión, se deben contestar antes las siguientes preguntas: ¿la institución hace investigación? ¿Cuál es el volumen de pacientes? ¿Qué tipos de patologías son las más comunes? ¿Hay centros locales en los cuales están divididas las especialidades, y cuál especialidad es la más desarrollada? ¿Es un hospital pequeño y el equipo de ultrasonido servirá para cardiología y también para imágenes generales, abdominales, pélvicas o ginecológicas?

Si es un centro hospitalario pequeño con escasos recursos, un equipo de ultrasonido general con un software básico para mediciones cardíacas puede ser suficiente, además, se puede incluir un software para realizar estudios de Doppler carotídeo.

Acerca del autor

Equipo editorial de El Hospital en colaboración de la doctora Hilda Peralta-Rosado

Hilda Peralta-Rosado, MD, cardióloga, presidenta de la Sociedad Yucateca de Cardiología y coordinadora del capítulo de eco cardiografía de la Asociación Nacional de Cardiólogos de México- ANCAM.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear

Documentos relacionados