Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2018 Página 2 de 3

Tendencias del ultrasonido en Pediatría

Anush Sridharan, PhD

El ultrasonido realzado con contraste (CEUS) representa una de las herramientas más importantes para pacientes pediátricos por su rentabilidad y no radiación.

En el caso de la administración intravesical, el agente de contraste es instilado directamente en la vejiga del paciente a través de un catéter. Esto ha sido utilizado en los exámenes de cistouretrografía miccional por ultrasonido que permiten la visualización de la anatomía urológica y la detección de reflujo vesicoureteral en los niños, evitando la necesidad de exposición a la radiación que se requiere en la vesicoureterografía fluoroscópica, que es el examen imagenológico tradicional en esta situación. En el escenario de la administración intravenosa, se puede aplicar el CEUS para una variedad de indicaciones. Aunque la FDA de los EE. UU. solamente lo aprobó para la caracterización de las lesiones hepáticas focales, en el Children’s Hospital of Philadelphia se ha expandido en gran medida su uso no aprobado, incluyendo la evaluación de órganos sólidos para evidenciar la presencia de lesiones traumáticas y de lesiones cerebrales hipóxico-isquémicas. 

En la actualidad existe una amplia variedad de literatura publicada relacionada con las aplicaciones del CEUS. Aunque un número importante de estas publicaciones están orientadas hacia la población adulta, hay una ola emergente de investigación enfocada hacia la pediatría. Esto, sin embargo, es apenas el comienzo de lo que muy probablemente constituya en un futuro próximo un número sustancial de indicaciones de imagenología.

En nuestra institución, el CEUS desempeña un papel importante en la resolución de problemas o para casos difíciles, especialmente cuando hay un fuerte deseo de evitarle al niño la sedación o la exposición a la radiación, por ejemplo, en los pacientes oncológicos en quienes se requieren exámenes de estadificación recurrentes con TC o RM. Empleamos el CEUS con frecuencia para caracterizar las lesiones quísticas complejas del riñón y las lesiones vasculares del hígado con el fin de determinar la necesidad de una biopsia o resección.

También se están llevando a cabo investigaciones para evaluar la factibilidad del uso del CEUS para el estudio de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) utilizando mecanismos tanto cualitativos como cuantitativos. Además, se está explorando el CEUS como una herramienta para el monitoreo de la perfusión de la cabeza femoral en la displasia del desarrollo de la cadera (DDC) antes y después de la reducción quirúrgica.

El CEUS también ha sido adoptado por nuestros radiólogos intervencionistas para identificar los componentes sólidos de los tumores como objetivos para la biopsia guiada por imágenes, asegurar la colocación adecuada de los catéteres de drenaje y la continuidad de las cavidades de los abscesos, delinear la anatomía vascular, y confirmar la colocación intraluminal de tubos y líneas. Cuando las modalidades de imagen tradicionales pueden ser indeterminadas para el diagnóstico o la caracterización, el CEUS suele desempeñar un papel para llenar las brechas.

Además de los beneficios diagnósticos cualitativos del ultrasonido realzado con contraste, los avances científicos en el procesamiento de imágenes permiten ahora la generación de métricas cuantificables que pueden complementar y mejorar la información diagnóstica al proporcionar datos funcionales. Estas métricas se basan en que la cinética del agente de contraste para ultrasonido dentro de la vasculatura se deriva por lo general de una curva de intensidad-tiempo dentro de una región de interés. Algunas de estas métricas incluyen el tiempo para alcanzar el pico, la pendiente de captación (wash-in slope), la intensidad máxima, y la pendiente de lavado (wash-out slope) proporcionando la ventaja de identificar no solo la distribución del flujo sanguíneo, sino también “cuanto” y “qué tan rápido”.

Más aún, con el rápido crecimiento de las capacidades de cómputo y el desarrollo de tecnologías de transductores de ultrasonido de última generación, las capacidades de obtención de imágenes de alta velocidad y ultra-rápidas pueden proporcionar el rastreo de partículas e información velocimétrica. Estos métodos de cuantificación, aunque todavía se encuentran en sus primeras etapas de investigación y desarrollo, han demostrado un tremendo impacto en los estudios preclínicos y el potencial de transformar el ultrasonido en una modalidad de imagenología funcional.  

Futuro del ultrasonido

La imagenología por ultrasonido está evolucionando como modalidad diagnóstica. Con el advenimiento del CEUS, las capacidades de obtención de imágenes por ultrasonido se están expandiendo y ampliando. La inclusión de herramientas de cuantificación que pueden suministrar imágenes funcionales de la perfusión de los órganos de interés, incluyendo los riñones, el intestino y el cerebro, además de información diagnóstica detallada, todas ellas costo-efectivas, amigables con el paciente y libres de exposición a la radiación, permite que el CEUS sea una nueva aplicación apasionante y efectiva para pediatría.


Palabras relacionadas:
Imágenes diagnósticas amigables con el paciente, imagenología en pacientes pediátricos sin sedación, diagnóstico por imágenes en pacientes neonatales, ultrasonido realzado con contraste en niños, CEUS en pacientes pediátricos, imagenología funcional, imagenología pediátrica.

Acerca del autor

Anush Sridharan, PhD

Anush Sridharan, PhD

Becario postdoctoral e investigador del Centro de Ultrasonido Pediátrico con Contraste (CPCU), del Departamento de Radiología del Childrens Hospital of Philadelphia, Pensilvania, Estados Unidos, donde supervisa todos los estudios CEUS sobre optimización y análisis de imágenes, y en especial el desarrollo preclínico y traslacional de las técnicas CEUS para imágenes cerebrales en el feto y los recién nacidos.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Ginecoobstetricia y pediatría

Documentos relacionados