Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2016 Página 1 de 3

Tendencias actuales en telemedicina

Karim Nader Ch., MD

La telemedicina se ha centrado en reducir la brecha entre la complejidad de aplicativos y la atención médica, y en simplificar la interacción hombre-máquina.

Cuando se habla de tendencias en telemedicina, se debe tener presente, en primer lugar, que los avances tecnológicos van a un ritmo, y la capacidad de asimilación de dicho ritmo por parte de los humanos es distinta. Como ejemplo, una de las Leyes de Moore que apoya esta opinión es: “La capacidad de un chip se duplica cada 18 meses”; entonces, la pregunta inmediata que surge es: ¿Hasta cuándo? Y la respuesta es: no lo sabemos.

En telemedicina, el hardware y el software biomédicos hoy se centran básicamente en lograr que las herramientas sean más ágiles de forma paralela con las telecomunicaciones, razón de ser de la telemedicina y lo concerniente a diagnóstico y tratamiento ético del paciente.

En los últimos tres años, la tendencia en telemedicina se ha concentrado en dos factores fundamentales: el primero, disminuir la brecha existente en la complejidad de los aplicativos con la cotidianidad de la atención médica, y el segundo, simplificar la interacción hombre-máquina en relación con el hardware y el software, con los cuales se persigue atender de forma ágil y con buena calidad a los pacientes, lo que por ende disminuye los costos relacionados con la profesión médica.

Por ejemplo, en los casos de tele-cardiología y tele-neumología, antes se dependía de equipamiento alámbrico para poder realizar la transmisión de ruidos cardiacos y pulmonares; hoy, con la tecnología inalámbrica Bluetooth, la transmisión y grabación digital del audio da libertades al médico, y se evita realizar este tipo de examen en forma dispendiosa.

Ahora bien, específicamente al momento de realizar la transmisión para el envío de parámetros en telemedicina, en el caso de los dispositivos biomédicos como: fonendoscopios, monitores de signos vitales, monitores fetales, electrocardiógrafos, etc., en general, todos los fabricantes respetables de hardware involucran en sus equipos las respectivas salidas y entradas de comunicación (Tx - Rx). Esto lo podemos ver hoy, por ejemplo, en los hospitales y clínicas, en salas de cuidado intensivo y cuidado intermedio, donde la comunicación entre las islas y los cubículos es el común denominador. Es lo que llamamos de forma ortodoxa telemedicina “in house”.

Para telemedicina “out door”, las entradas y salidas para transmisión y recepción (Tx - Rx) son vitales, de lo contrario sería imposible llevar desde los hospitales de atención primaria a un Medical Center en un hospital de mediana y alta complejidad los parámetros con los cuales se evalúa el paciente. Se debe resaltar que si bien los equipos biomédicos poseen sus salidas y entradas de comunicación y estos a su vez se quieren utilizar en telemedicina “out door”, indefectiblemente entran a cumplir una función importante en las diferentes interfaces entre los equipos biomédicos y el hardware de transmisión-recepción para fibra óptica y/o satélite y/o radioenlaces.

En lo relacionado directamente con conectividad, la cual se debe contemplar como un commodity para transmisión-recepción de señales biomédicas, más que hablar de tendencias, es necesario profundizar sobre los avances. Tomemos el caso de Latinoamérica. En los últimos tres años, en países como: México, Brasil, Colombia y Chile, la penetración de telecomunicaciones alámbricas (caso fibra óptica) e inalámbricas (caso satélites y radioenlaces) ha evolucionado exponencialmente. Recordemos que uno de los pilares para diseñar, integrar, configurar y montar sistemas de telemedicina son las telecomunicaciones.

Ligado a esto, las telecomunicaciones han dejado de ser un dolor de cabeza, puesto que para el montaje eficiente de sistemas de telemedicina, los anchos de banda robustos son la regla actual, no la excepción. La tendencia actual en telemedicina hoy es llegar a hospitales remotos, en zonas, pueblos y provincias donde la carencia de especialistas es prácticamente generalizada en el continente.

El lector se preguntará por qué no menciono países desarrollados como Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Francia y Alemania, que en la actualidad tienen sistemas de telemedicina avanzados. La respuesta es simple: los países desarrollados ya no hablan de tendencias en telemedicina, sino de avances y mejoramiento de los sistemas que poseen.

Nosotros en Latinoamérica, obligatoriamente, debemos referirnos a desarrollo de sistemas de telemedicina, no de tendencias; el porqué de ello es natural: los habitantes de los estratos socioeconómicos más vulnerables de nuestro continente hoy no tienen atención médica especializada calificada y oportuna en las zonas remotas.


Palabras relacionadas:
Aplicativos en telemedicina, EH0216TENDETEL, herramientas de telecomunicaciones, costo-beneficio de la telemedicina, recursos de la telemedicina, dispositivos para telemedicina, transmisión y recepción de datos de equipos médicos, retos de la telemedicina, aplicaciones para telemedicina, registros médicos electrónicos, registros clínicos electrónicos, sistemas de lectura radiológica, transmisión de imágenes, protocolos de lectura de imágenes, lectura de datos radiológicos

Acerca del autor

Karim Nader Ch., MD

Karim Nader Ch., MD

Médico cirujano. Especialista en Telecomunicaciones. Profesor por méritos académicos de la Facultad de Medicina de la Universidad del Rosario en Bogotá, Colombia.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Administración y TIC en salud

Documentos relacionados