Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2017 Página 1 de 2

Tendencias actuales en electroencefalografía en la UCI

Jorge H. Mejía-Mantilla, MD, MSc

La monitorización cEEG es un campo de desarrollo activo que permite la extensión de indicaciones y facilidad de interpretación de los pacientes del cuidado intensivo.

¿Por qué monitorización EEG?

En el cuidado intensivo moderno, la monitorización juega un papel preponderante pues permite llevar un registro de la función de un órgano o sistema y detectar cambios importantes en su evolución, antes de que adquieran una importancia clínica. Mantener la homeostasia es un concepto esencial en el enfoque integral de cuidado intensivo que permite prevenir las alteraciones sistémicas.  Esta visión se impone sobre el enfoque reactivo que se centra en la identificación de alteraciones para corregirlas cuando ya están presentes. En el cuidado intensivo neurológico, la mejor monitorización es la función nerviosa y en el cuidado encefálico, pero en el paciente con lesión grave del sistema nervioso central (SNC) la función no es evaluable clínicamente, por lo cual se debe recurrir a herramientas alternativas; una de estas es la monitorización con electroencefalografía continua (cEEG) que ha sido objeto de revisiones recientes (Ragland 2015 y André-Obadia 2014).

Obstáculos para EEG en UCI

El cEEG es difícil de lograr en la Unidad de Cuidado Intensivo (UCI) pues la actividad eléctrica del encéfalo es de varios órdenes de magnitud menos potente que el ECG, y por lo tanto los equipos deben ser de mayor sensibilidad; esta sensibilidad lleva a que el EEG sea especialmente sensible al ruido eléctrico ambiental, y la UCI es un ambiente muy ruidoso por la constante presencia de otros equipos eléctricos, y por la continua actividad del personal alrededor del paciente; por otro lado la captura del EEG necesita de muchos electrodos puestos en sitios específicos de la cabeza, donde la presencia de cabello dificulta su adhesión a la piel y aumenta la impedancia, además es frecuente que el paciente neurológico tenga heridas, apósitos o dispositivos en la cabeza, lo que dificulta aún más la postura de los electrodos de EEG. Como si esto no fuera suficiente, los movimientos de la cabeza desprenden los electrodos y deterioran gravemente la calidad del trazado. Los equipos especializados de captura de cEEG suelen ser costosos y de uso infrecuente, lo que disuade a los administradores de nuestros hospitales a la hora de adquirir uno de estos. Para completar, la interpretación de un EEG es difícil, requiere de un entrenamiento que no suelen tener los médicos no neurólogos o neurofisiólogos; esto añade una dimensión más a su dificultad y a su costo, pues se debe contar con un especialista disponible para leer el EEG cuando se necesite.

EEG procesado o EEG cuantitativo (qEEG)

Se basa en algoritmos de detección semiautomática y para ello se han desarrollado varios sistemas de análisis cuantitativo; se expresan en gráficas en tiempo real que acompañan al EEG “crudo” y permiten evaluar en una rápida mirada la evolución y los cambios sutiles que se presentan en la potencia, la amplitud o la frecuencia del EEG, que pueden ser difíciles de identificar en el EEG normal. Las dos formas más comunes de qEEG son:

  1. La EEG de amplitud integrada (aEEG), que es el ajuste de la amplitud en escala semilogarítmica y comprimido en el tiempo. Permite un análisis más fino de las bajas amplitudes; es especialmente útil para detectar el patrón de supresión-ráfagas y es usado sobretodo en neonatos.
  2. El análisis de poder espectral, que utiliza la transformación de Fourrier para detectar la frecuencia dominante y la potencia asociada a cada banda de frecuencia; se grafica como un trazo en una escala comprimida de tiempo o como bandas de colores.

Estas formas de EEG comprimido permiten al personal de UCI evaluar rápidamente un EEG de varias horas y detectar patrones específicos o cambios en la lateralidad, que dan una orientación inicial y pueden ser luego corroborados por el electrofisiólogo o el neurólogo.

Los estudios con esta tecnología todavía son escasos, pero muestran una sensibilidad para la detección de convulsiones de 80 %.

La interpretación del EEG

Requiere de un entrenamiento especializado, que puede ser ofrecido a médicos y enfermeras de UCI, de manera que, con el concurso de un electrofisiólogo, puedan tomar decisiones de manejo sobre los pacientes de UCI. Los expertos recomiendan de manera unánime la participación de un electrofisiólogo para la revisión presencial o por telemedicina de los trazados al menos una vez al día; para ello se requiere de una gran integración de los servicios y la colaboración estrecha, así como la implementación de protocolos administrativos que permitan el desarrollo de este servicio.

Los equipos

En la actualidad se pueden obtener equipos comerciales muy variados que van desde los dispositivos de diagnóstico en paciente hospitalizado, conocidos como de “telemetría” y que típicamente grafican 16 a 32 derivaciones, hasta los monitores de actividad cerebral de 4 derivaciones; pasando por los monitores de EEG procesado que generalmente obtienen ocho derivaciones. Varias marcas de monitores ofrecen módulos adicionales para los monitores generales de UCI que permiten obtener el trazado de ocho derivaciones a partir de 11 electrodos. Esta es la mínima configuración que brinda un montaje que abarque todo el cráneo, pero también posibilita la personalización de los montajes según las necesidades o las restricciones de un paciente particular (apósitos, heridas u otros dispositivos en el cráneo).


Palabras relacionadas:
Monitores de qEEG, cuidados en pacientes de la UCI, cuidado intensivo neurológico, enfermedades del cerebro humano.

Acerca del autor

Jorge H. Mejía-Mantilla, MD, MSc

Jorge H. Mejía-Mantilla, MD, MSc

Anestesiólogo e intensivista en la Fundación Valle del Lili, en Cali, Colombia, desde 1994. En la actualidad es el coordinador nacional de la sección de Neurointensivo de la Asociación Colombiana de Medicina Crítica y Cuidado Intensivo (AMCI) y Miembro de Neurocritical Care Society, en donde es parte de Neurocritical Research Network y de Global Task Force, además de enlace para Colombia.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Anestesia, urgencias y cuidado intensivo

Documentos relacionados