Descargar Ebook
Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2017 Página 1 de 2

Surge la Coalición Interamericana de Ética Empresarial en el Sector de Tecnología Médica

La firma del acuerdo estuvo encabezada por los líderes de las principales asociaciones de tecnología médica de la región y la participación de directivos de empresas proveedoras.

Asociaciones y representantes de la industria de tecnología médica en Latinoamérica firmaron en Bogotá la Coalición Interamericana de Ética Empresarial en el Sector de Tecnología Médica, que aunará esfuerzos para promover las buenas prácticas empresariales que incrementen la competitividad, cobertura y calidad del mercado de tecnologías para la salud.

La actividad, realizada durante la Conferencia sobre el Cumplimiento en América Latina, promovida por la Cámara de Dispositivos Médicos e Insumos para la Salud de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI) y su homólogo en Estados Unidos, AdvaMed (Advanced Medical Technology Association), marcó el nacimiento de ‘Los principios de Bogotá’, como lo explicó Steven Bipes, vicepresidente asociado de Análisis y Estrategia Global de AdvaMed. “Nuestra misión es establecer estándares de ética y comportamiento empresarial en el nivel más alto posible, para toda la cadena de producción y servicios de salud. En la coalición se establecerán principios interamericanos de ética y crearemos un programa para medir adherencia de estos códigos de ética en cada país de las Américas”.

De acuerdo con la ANDI, el cumplimiento redunda en recursos para el acceso a los avances y la tecnología médica a los pacientes, educación a los profesionales de la salud. La ética significa más que procesos y políticas, implica interacciones éticas con todos los miembros de la cadena de la salud en cuanto a apoyo, confianza e independencia.

“Sin cumplimento a los comportamientos de ética, no permitimos que haya acceso de tecnología avanzada a los pacientes y sistemas de salud, y ese es un precio muy alto, pues para que el mercado funcione, tiene que ser autorregulado y regulado por los gobiernos”, puntualizó Bipes.

La firma del acuerdo estuvo encabezada por los líderes de las principales asociaciones de tecnología médica de la región: Marisol Sánchez González, directora ejecutiva de la Cámara de Dispositivos Médicos e Insumos para la Salud de la ANDI de Colombia;  María Cristina Murgueito, directora ejecutiva de la Asociación Ecuatoriana de Distribuidores e Importadores de Productos Médicos (ASEDIM); Carlos Goulart, presidente ejecutivo de la Asociación Brasileña de la Industria de Alta Tecnología de Productos para la Salud (ABIMED) y Edgar Romero, presidente de la Asociación Mexicana de Industrias Innovadoras de Dispositivos Médicos (AMID). También participaron directivos de empresas proveedoras como Johnson & Johnson, Boston Scientific y Smith & Nephew.

“Necesitamos plantear la discusión de las prácticas de ética en el sistema de salud, la actuación del sector privado, importadores, medios y del sector público, porque el mayor comprador de dispositivos médicos en Ecuador es el Estado. Esto nos lleva a cuestionarnos si las leyes vigentes son las adecuadas y vemos que presentan falencias que generan el no cumplimiento y la corrupción”, afirmó María Cristina Murgueito, directora ejecutiva de ASEDIM.

Por su parte Edgar Romero, de AMID, indicó que “el mayor esfuerzo que haremos seguirá siendo en la cadena de distribución. Todas las compañías tienen un código de ética pero vamos a entrenarlas más al respecto para que el distribuidor sepa qué es lo que tiene que cumplir. Hay ciertos esquemas de entrenamientos con los cerca de 100 distribuidores que tenemos”.  

Marisol Sánchez González destacó el gran trabajo que ya se ha logrado con el código de ética de la Cámara de Dispositivos Médicos e Insumos para la Salud de la ANDI. “Como estrategia central hemos querido reforzar nuestro código de ética con los asociados entre los que hay empresas locales, multinacionales y distribuidores. Es interesante ver la evolución del código de ética surgido hace dos años, cuando las empresas no tenían un lineamiento y hoy adoptan como su estándar el código de ética de la ANDI, ese es un gran avance. Todos los asociados deben tener un mínimo estándar de buenas prácticas éticas, el objetivo futuro no es solo el entrenamiento si no progresar en la solución de controversias y buscar que el código esté alineado a estándares internacionales un poco más específicos”, señaló. 

Para Nancy Schwalje Travis, vicepresidenta de AdvaMed, “las compañías distribuidoras han empezado a ver la buena ética como una ventaja competitiva en su trabajo con las multinacionales productoras de dispositivos médicos y tecnología de la salud, lo que representa un gran esfuerzo para lograr estándares éticos”.

La ética corporativa es, sin duda alguna, una fuente de ventajas competitivas, pues las políticas de buen gobierno empresarial redundan en estrategias claras que atraen clientes y personal de primer nivel.

“Las buenas prácticas son una tendencia en crecimiento en la industria de dispositivos médicos”, –explicó Marisol Sánchez. “Y esto demuestra que las políticas de cumplimiento y ética de la industria le han permitido al sector alcanzar una adquisición más efectiva, rápida y segura de la tecnología, que evidentemente redunda en mejor prestación y mayor cobertura en el servicio”, añadió.


Palabras relacionadas:
Mercado de dispositivos médicos, industria de tecnología médica, industria de dispositivos médicos en latinoamérica, comercio de dispositivos médicos en Colombia, comercio de tecnología médica, crecimiento del mercado de dispositivos médicos, importación y exportación de dispositivos médicos, Tecnología médica en latino américa, Coalición Interamericana de Ética Empresarial en el Sector de Tecnología Médica
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Industria de tecnología médica

Documentos relacionados