Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2012 Página 1 de 2

Soluciones especializadas en telemedicina

Karim Nader Ch.

Las soluciones en telemedicina diseñadas para su implementación entre varios hospitales de mediana y alta complejidad, son de gran utilidad.

Las soluciones diseñadas para su implementación entre dos o varios hospitales de mediana y alta complejidad, en los cuales trabajan especialistas médicos, actualmente son de gran utilidad. A través de ellas estos profesionales pueden interactuar, discutir, analizar o tomar una decisión sobre un paciente con una patología especifica, en lo que se conoce como 'segunda opinión'.

Entre los múltiples aplicativos especializados en telemedicina se encuentran la tele-radiología, la tele-cardiología, la tele-patología, el tele-cuidado intensivo, la tele-gastroenterología y la tele-cirugía.

La tele-radiología es una herramienta útil, en especial para la realización de exámenes ecográficos, bien sea en dos, tres o cuatro dimensiones. Muy pocos hospitales especializados tienen en su departamento de radiología técnicos formados para la realización de ecografías, y como este es un examen operador dependiente, es esencial que lo practique el radiólogo, el cardiólogo especializado en ecocardiología, el cirujano cardiovascular o el ginecobstetra, quienes durante su formación de postgrado educaron “el ojo” para la lectura de la escala de grises.

La tele-cardiología se indica para la realización de pruebas de esfuerzo entre hospitales especializados de mediana y alta complejidad, donde existen los recursos necesarios (equipamiento y medicamentos) y el personal médico capacitado para atender un eventual paro cardiorrespiratorio que ocurra durante este examen.

En la práctica rutinaria médica, la patología es una de las especialidades más exigentes y complejas, y no permite errores. Por esta razón, con frecuencia se recurre a una 'segunda opinión' por pares a través de la tele-patología.

Estos sistemas son de alta complejidad, y su costo se relaciona con la configuración de la plataforma que se desea utilizar. Puesto que los resultados de patología determinan en muchas enfermedades el tratamiento y los protocolos que se deben seguir, en particular en las oncológicas, los sistemas de tele-patología deben contar con plataformas robustas, en las cuales puedan trabajar dos o más patólogos de forma simultánea en tiempo real, con cámaras de video y monitores de alta resolución (HD).

El manejo de las unidades de cuidado intensivo (UCI) pediátricas y de adultos es de alta exigencia también. Allí se aglutinan en un solo lugar diferentes especialidades: medicina interna, cardiología, pediatría, radiología, etc.; la evolución del paciente hospitalizado es impredecible; su manejo es intensivo, y las decisiones se deben tomar de manera inmediata, por lo que cualquier interacción tiene que realizarse en tiempo real.

La implementación del tele-cuidado intensivo es un reto tecnológico que no permite errores en el hardware ni en el software. La conectividad debe ser de un ancho de banda amplio, de mínimo seis megas dedicadas sin reúso, con fibra óptica y desborde de las mismas características técnicas para cada hospital especializado que la integre.

La tele-gastroenterología es de gran utilidad en la endoscopia digestiva, procedimiento con uno de los más avanzados componentes de video. Es esencial que la resolución de la imagen sea HD, y preferiblemente HD por componentes, es decir, RGB (Red, Green, Blue) con colores separados, al momento de entregar la señal al monitor HD local o de ser transmitida a otro hospital o consultorio especializado, para determinar una patología digestiva específica. Al igual que en las UCI, se deben emplear los mismos protocolos del ancho de banda.

En el año 2003, una compañía europea realizó la primera tele-cirugía robótica vía satélite entre dos países: Francia y Estados Unidos de Norteamérica. Si bien fue un gran paso de las telecomunicaciones, no se puede decir lo mismo en lo que a la especialidad se refiere. La cirugía robotizada se debe hacer in situ, es decir, por el cirujano en el mismo quirófano, o en su defecto el cirujano con el robot Da Vinci en un punto A, mientras que el paciente permanece en otro quirófano o punto B, conectados a través y únicamente por fibra óptica, mínimo con ocho megas para transmisión y ocho megas para recepción de ancho de banda sin reúso. Su uso es costoso, si se tiene en cuenta el valor del robot y de la conectividad que exige este tipo de tecnología para que sea en realidad exitosa.

Acerca del autor

Karim Nader Ch.

MD Médico Cirujano, Universidad de Caldas, Manizales-Colombia. Especialista en Telecomunicaciones, Universidad de Ferris, Michigan-EE. UU. Profesor Emérito, Facultad de Medicina, Universidad del Rosario, Bogotá-Colombia.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Administración y TIC en salud

Documentos relacionados