Promocione sus productos o servicios con nosotros
Septiembre de 2008 Página 1 de 2

Seguridad en el ambiente de la resonancia magnética: ¿qué tanto sabemos?

La Resonancia Magnética provee gran detalle anatómico e información muy exacta. Al no utilizar radiación ionizante, ha demostrado ser segura.

En los últimos años se han realizado importantes avances en las diferentes técnicas de imágenes diagnósticas, y actualmente se cuenta con métodos que proveen gran detalle anatómico e información muy exacta acerca de las diferentes estructuras que se van a estudiar. Los avances en la realización de estudios dinámicos también ha sido un gran paso en este campo, y van de la mano de la revolución tecnológica a la que nos enfrentamos.

La resonancia magnética (RM) es una de las técnicas que más han evolucionado, y su disponibilidad en los diferentes departamentos de imágenes en Latinoamérica ha aumentado de manera importante, lo cual la pone al alcance de la población general. Actualmente es el método que provee mayor detalle anatómico, gracias a su gran capacidad para diferenciar pequeñas estructuras, como tejidos blandos, nervios y vasos sanguíneos, con la ventaja de que no utiliza radiación ionizante.

De la mano del menor costo y la mayor disponibilidad de esta técnica vienen consideraciones no menos importantes acerca de la seguridad de su utilización, y surgen preguntas importantes: ¿sabemos realmente cómo ofrecer un ambiente seguro para el paciente en RM?, ¿conocemos de manera adecuada los posibles riesgos para el paciente?, ¿sabemos manejar una eventualidad en este ambiente?

Seguro o compatible
El núcleo del hidrógeno tiene el momento magnético más fuerte, y el agua es el principal contribuyente a la formación de la imagen en RM. Otros materiales con susceptibilidad magnética pueden interactuar con el campo magnético o de radiofrecuencia, e inducir corrientes eléctricas en dispositivos de metal o alambre, lo cual distorsiona la imagen y expone a un riesgo al paciente.

Existen, por ende, dos conceptos importantes en el ambiente de RM. ‘Seguro para RM’ indica que un dispositivo o material especifico no representa riesgo para un paciente en el ambiente de RM, pero se afectará la calidad de la imagen, mientras que ‘compatible con RM’ indica que el dispositivo o material es ‘seguro para RM’, y además no afectará la calidad de la señal, y su operación no se ve afectada por el resonador.

En general, los objetos se consideran como ‘seguros para RM’ si son productos no metálicos, como el plástico o la silicona, o son no ferromagnéticos. Los materiales ferromagnéticos tienen gran susceptibilidad a un campo magnético, exhiben una gran atracción por él, y retienen sus propiedades magnéticas después que el campo externo es retirado. En los materiales ferromagnéticos se incluyen el hierro, el níquel y el cobalto.

Los materiales paramagnéticos tienen una baja (pero positiva) susceptibilidad a los campos magnéticos, son levemente atraídos por estos y no retienen sus propiedades magnéticas una vez que se retira el campo externo; entre ellos se incluyen el magnesio, el cadmio y el oxígeno.

La utilización adecuada de estos términos es esencial y permite un mejor entendimiento y comunicación entre el personal que labora en este medio.

La técnica
Existen conceptos importantes, que deben conocer quienes laboran directa o indirectamente con este medio. Su conocimiento permitirá disponer de las herramientas necesarias para prever posibles efectos adversos e incidentes prevenibles.

Para la instalación del equipo se debe cumplir con los estándares de seguridad exigidos por el fabricante y las normas locales. El personal que maneja el resonador debe ser específicamente entrenado en este campo.

Los riesgos de la RM son intrínsecos a su ambiente, y se atribuyen a uno o varios de sus principales componentes:

  • un fuerte campo magnético estático
  • campos magnéticos de gradiente pulsado 
  • campos de radiofrecuencia pulsada
Es esencial tener en cuenta que en un sistema que se opere de manera adecuada, la interacción de estos componentes con el cuerpo humano no acarrea riesgo significativo; es la interacción de estos campos con los dispositivos médicos puestos en su interior lo que representa un riesgo para el paciente y el personal de salud en el área.

El campo magnético estático está siempre presente en el ambiente, aun durante los periodos en que no se están realizando imágenes. Su valor se encuentra generalmente entre 0,2-2.0 tesla, aunque en la actualidad existen en investigación campos magnéticos de 4 a 5 teslas (casi 10 000 veces el campo magnético de la Tierra). Este campo induce un torque en los objetos expuestos a él, mientras que el gradiente espacial asociado puede inducir un componente de traslación, lo que lleva al desplazamiento de los objetos con una gran fuerza.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear

Documentos relacionados