Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2020

Sedantes inhalados podrían solucionar escasez global de sedantes intravenosos por COVID-19

Los resultados del estudio de reemplazo podría cambiar el método de sedación de pacientes en todas las UCI’s de todo el mundo.

Un equipo de investigadores del Lawson Health Research Institute, en Canadá, inició un estudio para saber si los sedantes inhalados pueden reemplazar a los que se administran por vía intravenosa en pacientes con COVID-19 que requieren ventilación.

Ante la creciente preocupación por una segunda ola de casos en el otoño, y la escasez global de medicamentos, los investigadores han encontrado en estudios preliminares en pacientes sin COVID-19, que han padecido insuficiencia respiratoria grave, que los sedantes inhalados pueden reducir la inflamación pulmonar, acortar la duración de la ventilación y potencialmente mejorar la supervivencia.

Los pacientes con COVID-19 que desarrollan insuficiencia respiratoria grave y requieren ventilación, por fuerza necesitan estar sedados, y aunque actualmente se utilizan sedantes intravenosos, una posible escasez por un rebrote pondría a los sistemas de salud en problemas, de ahí el interés de estudiar la eficacia de los sedantes inhalados.

“Incluso si tenemos suficientes ventiladores, no podremos ventilar a los pacientes sin sedantes”, explica el Dr. Marat Slessarev, científico de Lawson y médico de cuidados intensivos del London Health Sciences Centre (LHSC), en un comunicado de prensa.

Los sedantes inhalados son de uso común en los quirófanos para sedación de pacientes durante la cirugía, y aunque no se han utilizado de forma rutinaria para anestesiar a pacientes que necesitan ventilación, los primeros estudios muestran que son seguros y podrían ser incluso más eficaces que los sedantes intravenosos.

“Los sedantes inhalados podrían reducir la presión de la pandemia sobre la capacidad del ventilador y mejorar los resultados del paciente. Dado que estos medicamentos son seguros, baratos y fácilmente disponibles, pueden usarse fácilmente para abordar la escasez de sedantes intravenosos si se encuentra que son efectivos”, menciona el Dr. Slessarev.

El especialista agrega que si los sedantes inhalados puden acortar la duración de la ventilación o mejorar la supervivencia de los pacientes, cambiaría la manera de sedación de los pacientes en unidades de cuidados intensivos (UCI’s) de todo el mundo.

La investigación incluirá 800 pacientes de Canadá y Estados Unidos, los cuales recibirán de forma aleatoria sedantes intravenosos o sedantes inhalados y se compararán los resultados de supervivencia y duración de la ventilación entre ambos grupos para determinar qué método de sedación es más eficaz. Este es el ensayo clínico más grande en su tipo.

Debido a que muchos sobrevivientes de enfermedades críticas experimentan deterioro cognitivo durante meses, o incluso, años después de una estadía en la UCI, se realizará un subestudio relacionado, para evaluar si alguno de los métodos de sedación produce mejores resultados cognitivos después del tratamiento.


Palabras relacionadas:
alternativas de sedación para pacientes con COVID-19, métodos de sedación para pacientes con ventilación, sedantes inhalados, sedantes intravenosos, eficacia de sedantes inhalados, ensayos clínicos sobre sedantes inhalados, ensayos clínicos sobre sedantes intravenosos, escasez de fármacos por COVID-19.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Anestesia, urgencias y cuidado intensivo

Documentos relacionados