Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2020 Página 1 de 2

Retos en quirófanos al usar dispositivos eléctricos

Por Dr Manuel Sánchez Casalongue Jefe de Cirugía de la Clínica San Camilo en Buenos Aires, Argentina

El uso adecuado de elementos electro quirúrgicos exige entrenamiento constante al personal presente en cada operación para disminuir errores que implican costos adicionales por daños y recuperación de los pacientes.

A pesar de los avances modernos en técnicas de cirugía que han mejorado inmensamente la seguridad del paciente, los eventos adversos tales como los incendios y las quemaduras quirúrgicas continúan ocurriendo.

La electrocirugía es el uso de una corriente alterna de radiofrecuencia para elevar la temperatura del tejido y lograr efectos como el corte o la coagulación. El cirujano de hoy utiliza muchos dispositivos de energía sin necesariamente comprender los principios fundamentales de electrocirugía y los mecanismos que garantizan un uso seguro.

Esta práctica ha acelerado la revolución mínimamente invasiva y endoscópica en el tratamiento quirúrgico de los pacientes, pero, los peligros persisten. Con el rápido aumento en número, tipos y formas de aplicaciones de energía al tejido, el riesgo de complicaciones y daños para el paciente también han incrementado.

Desafortunadamente, los equipos electroquirúrgicos continúan siendo el origen más común de incendios y lesiones por quemaduras durante las operaciones y los eventos adversos suceden todos los días. En el caso de cirugía laparoscópica, se estima que las lesiones causadas por estos dispositivos ocurren a una tasa de uno a dos incidentes por cada 1,000 pacientes. A su vez, se reportan cientos de incendios en salas de operaciones cada año en los Estados Unidos, causando daños graves o fallecimiento.

Estas complicaciones incluyen lesiones intestinales y vasculares difíciles de detectar, particularmente en procedimientos mínimamente invasivos. Hasta 70% de esas quemaduras no son detectadas durante la operación y el diagnóstico tardío aumenta el daño y la mortalidad asociada.

Para evitar los incendios en el quirófano y las quemaduras quirúrgicas, se debe prestar atención a la capacitación de los cirujanos, enfermeros, anestesiólogos y demás profesionales presentes durante una cirugía que manipulan o tienen contacto con dispositivos de energía.

Prácticas con mayor riesgo de afectación

Entre los usos con dispositivos eléctricos más comunes en las salas de operaciones que crean peligros potenciales se destacan:

  1. Fijar el cable del lápiz del electrobisturí alrededor de una pinza de campo que generaría energía electromagnética con alta probabilidad de causar quemaduras en la piel.
  2. Usar una cánula de metal para laparoscopía y colocar un instrumento aislado a través de ésta, crea una fuente de energía que puede producir chispas y quemaduras.
  3. En la cirugía laparoscópica de una sola incisión, portal único o en la cirugía robótica, los instrumentos van en paralelo y la energía puede saltar de uno a otro -incluso si el tubo está completamente aislado- y con ello, quemar inadvertidamente otros tejidos.
  4. En laparoscopía, también es común encontrar defectos en el aislamiento de los instrumentos que pueden descargar el 100% de la energía eléctrica en órganos ubicados fuera del área de visión. Por esa razón, todos los instrumentos electroquirúrgicos aislados deben someterse regularmente a inspecciones activas para detectar pérdidas de aislamiento.

Brechas de conocimiento en técnicas seguras

Muchos cirujanos y enfermeros desconocen los conceptos físicos de la electrocirugía y los efectos fisiológicos que produce la corriente eléctrica. Hay una necesidad de currículos educativos para cubrir estas brechas de conocimiento y contribuir a una cirugía más segura. Algunas de las dudas que deberían responder los profesionales de la salud para el uso seguro y eficaz de equipos electroquirúrgicos tienen que ver con las diferencias entre los instrumentos monopolares y bipolares o cómo la energía eléctrica de radiofrecuencia afecta a las células y tejidos. También deberían saber cómo responder ante un incendio en el quirófano y qué mecanismos pueden provocar lesiones con dispositivos eléctricos.

La Sociedad Americana de Cirujanos Gastrointestinales y Endoscópicos (SAGES) en conjunto con la Asociación de Enfermeras Registradas de quirófano (AORN) desarrollaron un programa educativo gratuito acerca del uso fundamental de la energía quirúrgica (FUSE, por su sigla en inglés) el cual abarca los principios clave del uso seguro y eficaz de dispositivos quirúrgicos y endoscópicos con estas características. Esta iniciativa incluye conceptos sobre energía de radiofrecuencia, propiedades del campo electromagnético, densidad y desviación de la corriente, acoplamiento capacitivo y directo, entre otros.


Palabras relacionadas:
Dispositivos electroquirúrgicos; uso de instrumentos de alta energía en manos de cirujanos; capacitación de cirujanos; quemaduras en quirófanos; accidentes en cirugía por dispositivos eléctricos; dispositivos eléctricos más comunes con peligros potenciales; Sociedad Americana de Cirujanos Gastrointestinales y Endoscópicos (SAGES); Asociación de Enfermeras Registradas de quirófano (AORN); programa educativo FUSE; electrocirugía; dispositivos de endoscopia y cirugía mínima invasiva.
x
Miguel Yaguana
04 de julio de 2020 a las 07:52

excelente análisis de dispositivos electroquirúrgicos. en calidad de ingeniero electrico es importante la capacitación a los señores cirujanos.


Sección patrocinada por

Otras noticias de Cirugía

Documentos relacionados