Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2007 Página 2 de 3

Resonancia magnética en el tamizaje del cáncer de mama, ¿sí o no?

Las mujeres portadoras de mutaciones en ambos genes BRCA tienen riesgo de cáncer de mama temprano, y se les recomienda empezar el tamizaje mamográfico entre los 25 y los 30 años [10]. Resultados in vitro y en animales sugieren que los portadores de la mutación BRCA 1/ 2 son hipersensibles a la radiación ionizante y posiblemente la radiación que induce cáncer de mama. Sin embargo, el tamizaje mamográfico no se asocia con un incremento en el riesgo de cáncer en esta población [7, 8].

Tamizaje mamográfico
La mamografía utiliza radiografías para intentar descubrir tempranamente los cánceres de mama, antes de percibir un nódulo. El cribaje con mamografía probablemente reduce la mortalidad por esta patología, pero la magnitud del efecto es incierta. Se ha demostrado que si se incrementara la tasa de participación en los tamizajes mamográficos, se alcanzaría un 20% más de reducción de la mortalidad [2, 6].

La eficacia de este cribaje ha sido demostrada en estudios controlados en mujeres de 50 años y mayores, pero es menos clara en mujeres más jóvenes. Al respecto, un meta-análisis mostró un 15% de reducción de la mortalidad cuando se invitaban mujeres entre 40-49 años [1]. Para las mujeres que asisten a cribaje regular, el riesgo de ser sometidas a biopsias que no revelen cáncer declina sobre el tiempo un 0,25% por año, después de varios años de tamizaje. La tasa de falsos positivos es menor en aquellas que asisten a tamizaje regular, en comparación con las que lo hacen intermitentemente [3].

En cuanto a la ventaja del tamizaje de la población general con mamografía digital versus películas, en algunos subgrupos –mujeres de menos de 50 años, pre o perimenopáusicas y con mamas densas– se benefician de la mamografía digital. Debido a que la mamografía digital de diferentes fabricantes se basa en tecnologías variadas, no hay datos disponibles que comparen las ventajas y desventajas de estos tipos de equipos, y todavía es imposible recomendar qué tipo de equipo digital sea el mejor [4].

Se ha establecido que moderadas a altas dosis de radiación se asocian con un incremento en el riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer, incluyendo el de mama. Los estudios sugieren que los mamogramas tienen una baja sensibilidad en mujeres jóvenes y en aquellas con historia familiar de cáncer de mama. Se ha evaluado la mamografía en portadoras de la mutación BRCA, y se ha encontrado baja sensibilidad, que va de 25 a 56% de la mamografía, comparada con otras mujeres con alto riesgo [9].

Las pruebas genéticas para BRCA ofrecen una esperanza para identificar a las mujeres con un alto riesgo de manifestar cáncer del seno. Aquellas que se encuentran en un alto riesgo pueden someterse a pruebas intensivas de exploración, a terapias profilácticas o incluso a una mastectomía profiláctica u ooferectomía (extirpación de ovarios). Sin embargo, las pruebas presentan limitaciones, y si se considera someterse a las pruebas genéticas se debe entender el proceso y tener una idea clara de cómo el resultado las impactará en las decisiones médicas futuras.

Otros estudios han notado repetidamente que los intervalos de cáncer, los cánceres detectados entre dos tamizajes regulares, son más comunes en mujeres con una fuerte historia familiar o una mutaciónBRCA, y los mamogramas falsos positivos son más frecuentes en mujeres portadoras de mutación BRCA 1/2 y aquellas con tejido mamario denso; en estas pacientes la resonancia magnética (RM) podría significar una prueba de tamizaje sensible. Para las mujeres con tejido mamario en riesgo, la RM se ha incorporado rápidamente en los programas de tamizaje [10].

La Sociedad Americana de Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés), en marzo del 2007, dictó nuevas guías para el tamizaje de cáncer de mama con RM, como un elemento adjunto a la mamografía. Estas recomendaciones no aplican para la mayoría de las mujeres sanas, quienes tienen un riesgo muy bajo de desarrollar la enfermedad. Para aquellas con riesgo promedio, la ACS recomienda hacer una mamografía anual y examen de mama por el médico, empezando a los 40 años. En la mayoría de las mujeres en alto riesgo deberá hacerse un mamograma y RM a los 30 años.

Las nuevas guías aplican para mujeres que cumplen al menos una de las siguientes condiciones:

  • Una mutación BRCA 1 o BRCA 2.

  • Un pariente en primer grado de consanguinidad (padre, hermano o hijo) con una mutación BRCA 1 o BRCA 2. El riesgo de cáncer de mama es 20 a 25% o mayor, en aquellos que tienen historia familiar y otros factores.

  • Radiación del tórax entre los 10 y 30 años.

  • Síndrome Li-Fraumeni, síndrome Cowden o síndrome Bannayan-Riley-Ruvalcaba, o al menos uno de estos síndromes con base en la historia de primer grado de consanguinidad.

x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Oncología y radioterapia

Documentos relacionados