Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2010 Página 1 de 4

Resonancia magnética: los 10 principales errores

Joel Kellogg

Para evitar mayores gastos y fallas en su funcionamiento, revise el listado de errores más comunes al momento de instalar un sistema de resonancia magnética.

Cuando se planifica y se instala un sistema de imágenes por resonancia magnética (RM), hay muchos errores que se pueden cometer, los cuales podrían dar lugar a retrasos de los proyectos, gastos elevados y, en algunos casos, a un sistema que no funciona adecuadamente. En este artículo se identifican los diez errores más comunes, que dan como resultado un sitio de RM menos que óptimo.

Planificación del sitio y consultores de blindajes de radiofrecuencia
El no involucrar a un consultor de blindajes de radiofrecuencia (RF) en las etapas de planificación de un sitio de RM, a menudo puede conducir a un local que no está preparado para aceptar un escudo protector de RF, lo que ocasiona retrasos en los proyectos y costos elevados. Este consultor ayudará a determinar cómo será recibido el blindaje en un espacio primario y deberá ser capaz de suministrar orientación sobre la forma de mantener el blindaje utilizando la estructura original, especificaciones de depresión y nivelación del suelo, cómo incorporar la mecánica, incluyendo la calefacción, la ventilación y el aire acondicionado (HVAC, por su sigla en inglés:heating, ventilating and air conditioning), y la plomería; también sobre cómo agregar la protección magnética para la contención del campo magnético. Cuando no se tienen en cuenta estos aspectos de la instalación del blindaje de RM, puede haber demoras locativas y aumento en los costos de construcción. Típicamente, los errores más comunes, que conducen a demoras significativas y al mayor aumento en los costos, son: no preparar la depresión en el suelo apropiada para admitir el blindaje y no verificar la nivelación de esa depresión.

1. Instalación de equipos magnéticamente sensibles en las áreas que rodean una sala de RM
Al ubicar algunos equipos alrededor de los resonadores, puede incrementarse el costo de la instalación de la RM. Los tomógrafos (CT), los quirófanos, algunos equipos de rayos X y otros dispositivos pueden ser muy sensibles a los campos magnéticos. La FDA y otros organismos gubernamentales recomiendan restringir los campos de 5 Gauss (G) en las áreas públicas, y la mayoría de los escudos magnéticos están diseñados con ese propósito. Infortunadamente, los CT y otros equipos son sensibles a campos de 1 G y a veces de menos. Por ejemplo, algunos sistemas de angiografía demuestran ser sensibles a campos magnéticos estáticos de 0,5 G. Su colocación en proximidad cercana a uno de RM puede llevar al incremento significativo de las cantidades de blindaje magnético.

Muchas instituciones prefieren mantener todos sus equipos de imaginología en la misma zona, pero teniendo en cuenta que incluso 6 m (20 pies) de separación entre un equipo de RM y otros magnéticamente sensibles pueden reducir en forma drástica la cantidad de blindaje magnético requerido. El error más común que involucra a los equipos sensibles al magnetismo, en cercana proximidad a un resonador, es su colocación directamente por debajo de una RM, cuando un edificio tiene una altura limitada entre placa y placa. Una altura entre las placas de menos de 4 m (alrededor de 13 pies) puede resultar en un aumento significativo de los requerimientos de blindaje magnético. Por supuesto, esto depende del campo magnético fuera del imán (fringe field) generado por la RM que va a ser instalada.


Este problema se puede exacerbar aún más por una pobre planificación. Por ejemplo, si no se resuelve ese asunto en el momento de la construcción del edificio o de la instalación de la RM, puede ser difícil instalar el blindaje magnético, lo cual se traduce en aumento de los costos. En algunas situaciones no sólo se requerirá instalar una cantidad significativa de blindaje magnético, sino que para instalarlo, el propietario de un edificio posiblemente tendrá que reubicar los sistemas HVAC, de plomería y eléctricos. Además, puede ser necesario que el fabricante de la RM repare el imán teniendo en cuenta los efectos del acero añadido.

3. ¿Qué es ese estruendo?
Cuando se hace la planificación para una RM, se debe realizar una revisión del área circundante, con el fin de identificar aquellas zonas que serán sensibles al ruido. Un resonador generará grandes niveles de ruido, producido por el aire y la estructura, dando lugar a niveles elevados de ruido en las áreas que la rodean. Es muy común encontrar que existen áreas, como oficinas, salas de lectura y de conferencias, en las zonas que rodean una RM. El ruido es un subproducto inevitable de un resonador, y lo único que se puede hacer es prever sus niveles y procurar su adecuada atenuación, para evitar conflictos con las áreas sensibles a él. Estas soluciones de reducción del ruido tienen un costo asociado, que es insignificante cuando se asume en el momento de la instalación, comparado con la necesidad de afrontarlo después de que la RM ha sido instalada.

Acerca del autor

Joel Kellogg

Gerente de Ingeniería y Consultoría Técnica de ETS-Lindgren en Glendale Heights, IL, Estados Unidos. Amplia experiencia en el diseño de salas de resonancia magnética para que cumplan con los requerimientos de interferencias electromagnéticas, acústicos, de vibración y blindaje de radiofrecuencia.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Imágenes diagnósticas y Medicina nuclear

Documentos relacionados