Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2011 Página 1 de 2

Recuento plaquetario: trombocitopenia, trombocitosis, artefactos y pseudotrombocitopenias

Edgar Patiño, MD

Para el médico es importante la evaluación de trombocitopenias y trombocitosis, que con frecuencia son secundarias a procesos reactivos y/o proliferativos.

Las plaquetas son células anucleadas, muy complejas, producidas a partir de los megacariocitos de la medula ósea. Morfológicamente son discos entre dos y cuatro micras de diámetro, que en la sangre anticoagulada con citrato tienen un volumen de cinco a siete femtolitros (fL).

Al producirse la trombina, como consecuencia de la activación de la cascada de coagulación, se genera un potente estímulo sobre los corpúsculos plaquetarios.

De igual manera, el colágeno se comporta como un fuerte activador, cambia la forma de disco de la plaqueta por una esférica, y se pueden observar pseudópodos y redistribución y liberación de gránulos citoplasmáticos. Como resultado de esta activación se suscitan cambios en la conformación del complejo de glicoproteínas IIb/IIIa, que propicia receptores para enlazar proteínas plasmáticas, principalmente fibrinógeno.

Cuando hay daño vascular, las plaquetas se adhieren y se enlazan al colágeno expuesto, por medio de las glicoproteínas GP VI y GP Ia/IIa. En lesiones severas importantes del endotelio, la adhesividad es mediada por el factor de von Willebrand (vWF).

El coágulo plaquetario estable requiere la fijación de fibrinógeno a estos receptores, siendo este el principal factor adherente y agregante. Este complejo se traduce en el trombo plaquetario cuando se genera intravascularmente.

A estos cambios de conformación de membrana se suma la activación de la P-selectina de los componentes granulares, que además puede provenir de células como monocitos, granulocitos y en ocasiones neoplásicas.

Después de reconocer su papel protagónico en el mecanismo de la coagulación, la determinación de las alteraciones de las plaquetas se debe iniciar, en cualquier estudio, con la evaluación de su número o cuantificación, como parte del hemograma o cuadro hemático. Al presente, este examen se hace con instrumentos automatizados, basados en recuentos electrónicos de partículas, bien sea por impedanciometría o por conteo óptico electrónico.

Cuando la sangre se recolecta con anticoagulante EDTA (ácido etilendiaminotetraacético), el volumen promedio plaquetario (MVP) aumenta en la primera hora, es estable las tres horas siguientes y posteriormente se incrementa, como consecuencia del paso de las plaquetas de su forma en disco a la esférica. Hay una relación inversa y no linear entre el MVP y el recuento plaquetario en un individuo normal. De manera que para obtener resultados reproducibles, las mediciones automatizadas deberán hacerse entre una y tres horas después de obtener la muestra.

Los procedimientos manuales para el recuento de plaquetas, que se mantienen como referencia o estándar de oro, no son fáciles de practicar y requieren de habilidad y experiencia por parte del técnico de laboratorio. Por el tamaño tan pequeño de las plaquetas, estas se pueden confundir con detritus y partículas inertes; además, su tendencia a la adhesividad hace engorroso su conteo en cámara con oxalato de amonio como diluyente y con el empleo de microscopio óptico con condensador de contraste de fase. Así, su reproducibilidad es muy pobre.

En la actualidad, es obligado verificar o desvirtuar los recuentos manuales o al menos el reconocimiento de artefactos en los recuentos automatizados, en extendidos de sangre sobre lámina, bien sea de sangre capilar o del tubo de recolección de la muestra.

Los valores de referencia de recuento plaquetario son de 150 a 450 por 109 por litro, cuando se expresan en unidades del Sistema Internacional (SI), o 150.000 a 450.000 por microlitro expresados en unidades convencionales. El MVP es 6,5 a 12 fL en adultos. Se consideran límites de decisión bajos cuando los recuentos son inferiores a 30.000 por microlitro, y altos con 850.000 por microlitro.

Para el médico es importante la evaluación de estas dos patologías: trombocitopenias y trombocitosis, que con mucha frecuencia son secundarias a procesos reactivos y/o proliferativos. Sin embargo, existen eventos por artefactos en los recuentos automatizados, conocidos como pseudotrombocitopenias, y recuentos falsamente elevados, debidos a fragmentos citoplasmáticos en leucemias y otros procesos hematopoyéticos proliferativos, que tergiversan la evaluación del recuento plaquetario postransfusional terapéutico.

Al repasar el proceso fisiológico que desempeñan las plaquetas en la coagulación y la manera como su comportamiento morfológico modifica los receptores de membrana y causa la liberación de gránulos desde su citoplasma, se entiende lo delicado que resulta la manipulación y preservación de una muestra para el recuento plaquetario, al minimizar de esta manera las pseudotrombocitopenias.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Laboratorio, patología y banco de sangre

Documentos relacionados