Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2019 Página 3 de 3

Recomendaciones para modernizar y lograr costo-efectividad en una unidad materno infantil

Por Javier Camacho, IB, MSc* con la colaboración de Juan Guillermo Barrientos, MD**

Una gestión tecnológica estratégica ligada a la ejecución de un plan de desarrollo, enmarcado en un plazo concreto, es crucial en la atención materno infantil.

EH: ¿Puede ser peligroso adquirir tecnología sin realizar análisis de costo-efectividad?

JGB: Para las instituciones de salud de Latinoamérica puede ser catastrófico, se estima que quizás el 50 % de la dotación de equipos médicos funciona y la otra mitad no se utiliza o puede estar subutilizada, lo que representa una pérdida económica significativa. Puede llegar a ser riesgoso para los pacientes y los usuarios clínicos, debido a que es probable la generación de eventos adversos graves.

Por consiguiente, en la decisión de compra no se debe considerar solo el precio, ni lo más barato, ni lo más costoso y mucho menos la última versión. Se recomienda que la decisión sea pensada en una necesidad sincera de la mejora en la atención del paciente y el valor real que le aporta, en sus posibles efectos y bondades, así como en los impactos en los presupuestos económicos de los hospitales.

“En la decisión de compra no se debe considerar solo el precio, ni lo más barato, ni lo más costoso y mucho menos la última versión. Se recomienda que la decisión sea pensada en una necesidad sincera de la mejora en la atención del paciente y el valor real que le aporta”

Frente a las nuevas formas de contratación, como por ejemplo los contratos con pago global prospectivo, es fundamental que los hospitales adopten buenas prácticas de evaluación de tecnología apoyados con equipos multidisciplinarios de profesionales. La sugerencia aquí es construir un comité o área de gestión de tecnología que apoye la toma de decisiones frente a la adquisición de nuevos equipos o dispositivos, especialmente aquellos de alto costo, para evitar caer en  malas negociaciones. Allí se evalúan factores como la forma de pago del procedimiento, las inversiones en cambios locativos o de infraestructura, así como el análisis del retorno de la inversión o la depreciación de los equipos.

También es importante diseñar los indicadores que sirvan como herramienta de control, esto ayudará a medir el impacto real de la inclusión tecnológica. Factores como la medición del ahorro en insumos, gasto energético, tiempos de estancia hospitalaria o menor tiempo del especialista en la realización del procedimiento, le apuntan finalmente a una costo-efectividad saludable y, por ende, a una mayor competitividad de la organización. Asimismo, la seguridad y la disminución de eventos e incidentes adversos le aportan a una mayor calidad en la prestación del servicio y a una satisfacción del paciente.

En estos estudios es crucial también vincular a los fabricantes de tecnología, el contar con información relevante y un buen asesoramiento es fundamental para comprender el alcance real de la solución propuesta. En este punto el llamado es a que nos alejemos de aquellas prácticas de vender por vender y generar ganancia económica; por el contrario, lo que esperan las instituciones de salud de los proveedores es que se conviertan en su aliado estratégico para lograr buenos resultados de costo-efectividad y sostenibilidad en el tiempo.

 

El Hospital agradece la colaboración del Dr. Juan Guillermo Barrientos, director científico de la Clínica Universitaria Bolivariana, para este artículo

 

Artículo proveniente de la edición impresa de Agosto-Septiembre de 2019 de El Hospital con el código EH0819UCIN

Fin.

Palabras relacionadas:
EH0819UCIN, UCIN costo-efectivas, prevención de muertes materno fetales, Dr. Juan Guillermo Barrientos, servicio materno infantil de calidad, Unidades de Cuidado Intensivo Neonatal en Colombia, requerimientos de una unidad neonatal intensiva, tecnologías indispensables en una unidad materno infantil, dispositivos para los procedimientos intrauterinos.

Acerca del autor

Por Javier Camacho, IB, MSc* con la colaboración de Juan Guillermo Barrientos, MD**

*Ingeniero biomédico y Magíster en Gestión de Innovación Tecnológica. **Director científico de la Clínica Universitaria Bolivariana, en Medellín, Colombia.
x
Carlos
22 de agosto de 2019 a las 13:54

Muy acertiva la publicación para esta población tan vulnerable en nuestro país. La seguridad del paciente primero que todo, teniendo en cuenta una gestion tecnológica responsable y costo efectiva. Buen punto. Carlos Ruiz. Líder de Laboratorio de Metrología.


Sección patrocinada por

Otras noticias de Ginecoobstetricia y pediatría

Documentos relacionados