Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2019 Página 2 de 3

Recomendaciones para modernizar y lograr costo-efectividad en una unidad materno infantil

Por Javier Camacho, IB, MSc* con la colaboración de Juan Guillermo Barrientos, MD**

Una gestión tecnológica estratégica ligada a la ejecución de un plan de desarrollo, enmarcado en un plazo concreto, es crucial en la atención materno infantil.

Una de las técnicas más efectivas y de mejor resultado es la inducción de hipotermia, lo cual permite que el daño celular no sea tan agresivo. Para esto las unidades deben contar sistemas biomédicos para inducir al paciente a una hipotermia controlada y monitoreada durante las primeras seis horas y hasta por 73 horas. El equipamiento tecnológico que posibilita este procedimiento incluye, entre otros, un sistema de control de hipotermia por manta térmica, y monitores avanzados de signos vitales, electroencefalografía y electromiografía.

Los estudios de evaluación de tecnología han evidenciado que la aplicación de este tipo de técnicas logra que la condición de discapacidad disminuya en el tiempo y, por lo tanto, el paciente experimente una mejora en su calidad de vida.

EH: ¿Qué tipo de tecnologías son indispensables para garantizar calidad y seguridad en la prestación de los servicios?

JGB: Para los neonatos, además de las incubadoras debe contarse con ventiladores mecánicos y bombas de infusión de medicamentos. Asimismo, el acceso a exámenes de laboratorio clínico es esencial para identificar cambios del pH sanguíneo y de su metabolismo.

Como los bebés deben estar en continuo monitoreo, es necesario disponer de tecnologías que permitan realizar un seguimiento neurológico para identificar a aquellos pacientes que generan convulsiones de difícil identificación.

En el caso de la atención materna, hay que considerar tecnologías de detección temprana de anormalidades a través de ecografía 3D y así identificar, por ejemplo, cambios de flujo placentario. Además, el monitoreo fetal para diagnosticar de forma temprana el sufrimiento fetal y otras posibles complicaciones de la etapa gestacional. Otro factor diferenciador es el tipo de instrumental y dispositivos para los procedimientos intrauterinos. 

EH: El cambio tecnológico y los nuevos desarrollos van a un ritmo de producción y oferta acelerado, ¿qué tan importante es mantenerse actualizado tecnológicamente y al tiempo ser costo-efectivo?

JGB: En primer lugar, el nivel de formación de los profesionales de salud que van a utilizar la tecnología es fundamental. Como política institucional, en el caso de  la Clínica Bolivariana, se tiene definido garantizar el entrenamiento de los especialistas previo al uso de la tecnología.

Luego está el funcionamiento de una gestión tecnológica estratégica articulado con la ejecución de un plan de desarrollo tecnológico, definidos para un tiempo establecido. Es justo allí cuando se deben realizar las evaluaciones de tecnología que favorezcan un equilibrio entre las variables: seguridad, eficacia, económica -financiera y técnica.

Estos análisis sirven como filtro para identificar las necesidades de aquellas tecnologías que realmente mejoren las condiciones de salud del paciente, conservando la seguridad, rendimiento y sostenibilidad en el tiempo. 

EH: ¿Cómo se define la costo-efectividad en salud y cómo se aplica a nivel de una institución de salud materno-infantil?

JGB: Es la búsqueda o comparación de una tecnología frente a otra en términos de costos y efectos, y como tal es un método de evaluación económica que por su naturaleza indaga sobre cuál es la condición de mejor resultado para la inversión realizada y, por lo tanto, trata de evitar invertir los recursos donde no se debe. De este modo, la recomendación es que las instituciones tomen sus decisiones buscando siempre la costo-oportunidad, utilizando metodologías económicas como: análisis microeconómicos, costo-efectividad y costo-utilidad.

50 % es la estimación de la dotación de equipos médicos que funcionan frente a  la otra mitad que no se utiliza o puede estar subutilizada, en las instituciones de salud latinoamericanas

Es importante tener presente que la costo-efectividad no es un elemento aislado, siempre debe estar articulada con factores de seguridad, eficacia y calidad. En su ejecución, debe dar respuesta a las siguientes preguntas sobre la tecnología que se pretende adquirir: ¿es segura? ¿Se ha demostrado que no produce daño en la salud de los pacientes? ¿Es eficaz o cumple el encargo para lo cual fue definida? ¿Es costo-efectiva?, es decir, ¿los recursos que invierten producen mejores resultados frente a lo que ya se tiene?

Este tipo de análisis considera siempre los efectos de la tecnología de forma sistémica en el paciente y en la institución de salud, por lo cual vale la pena cuestionarse sobre si, por ejemplo, esta tecnología ¿reduce los días/cama? ¿Genera menos eventos secundarios adversos? ¿Ahorra tiempo en la atención?, entre otros. 


Palabras relacionadas:
EH0819UCIN, UCIN costo-efectivas, prevención de muertes materno fetales, Dr. Juan Guillermo Barrientos, servicio materno infantil de calidad, Unidades de Cuidado Intensivo Neonatal en Colombia, requerimientos de una unidad neonatal intensiva, tecnologías indispensables en una unidad materno infantil, dispositivos para los procedimientos intrauterinos.

Acerca del autor

Por Javier Camacho, IB, MSc* con la colaboración de Juan Guillermo Barrientos, MD**

*Ingeniero biomédico y Magíster en Gestión de Innovación Tecnológica. **Director científico de la Clínica Universitaria Bolivariana, en Medellín, Colombia.
x
Carlos
22 de agosto de 2019 a las 13:54

Muy acertiva la publicación para esta población tan vulnerable en nuestro país. La seguridad del paciente primero que todo, teniendo en cuenta una gestion tecnológica responsable y costo efectiva. Buen punto. Carlos Ruiz. Líder de Laboratorio de Metrología.


Sección patrocinada por

Otras noticias de Ginecoobstetricia y pediatría

Documentos relacionados