Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2006 Página 1 de 3

Prueba de esfuerzo con y sin consumo de oxígeno

Esper, Roberto César / Angelino, Arnaldo

Con el progreso tecnológico la prueba de esfuerzo graduada amplió su perfil y se le reconocen indicaciones diagnósticas, evaluativas y pronósticas, entre otras.

La prueba de esfuerzo graduada (PEG) es una técnica de sobrecarga, similar a la prueba de tolerancia a la glucosa. A diferencia de otras pruebas, la PEG involucra diversos aparatos, entre otros, como la sangre, el locomotor, el respiratorio, además de la respuesta subjetiva al estrés

Es sucesora de la prueba de Master, y en origen su finalidad fue el diagnóstico de la enfermedad coronaria.

Usualmente, la mayoría de las personas no utilizan, en tareas cotidianas, más del 30% de su capacidad física. Por otra parte, la capacidad de reserva de los órganos es tal, que se debe perder mucho de esta reserva antes de la limitación física o la aparición de síntomas que demuestren compromiso orgánico. Frecuentemente la reserva se ve disminuida por el sedentarismo. Con el progreso tecnológico, la PEG amplió sensiblemente su perfil y en la actualidad se le reconocen múltiples indicaciones: diagnóstica, evaluativa y pronóstica, entre otras (Tabla 1).

Su capacidad se ha visto mejorada por la posibilidad de registro de múltiples derivaciones secuenciales y simultáneas. En nuestro laboratorio utilizamos un sistema desarrollado en nuestro país --Argentina--, ECG View (eccosur)®, que a través de un sencillo sistema computado obtiene resultados óptimos en el diagnóstico de cardiopatía coronaria, evaluación de valvulopatías, trastornos de conducción del ritmo y valoración de la capacidad funcional en enfermos, en sedentarios y en deportistas de élite. Todo lo expresado, conjuntamente con el control clínico en esfuerzo, demostró un mejor nivel de sensibilidad y especificidad en diagnosticar o descartar patología subyacente (Figura 1) .

En la actualidad, la PEG de múltiples derivaciones se presenta en forma de software adaptable a computadores personales y/o vinculadas a los elementos de esfuerzo (bicicleta o banda sin fin --treadmill--), desde donde se gestiona el plan de trabajo.

Prueba de esfuerzo graduada y consumo de oxígeno en la insuficiencia cardiaca
La ventilación, el intercambio gaseoso pulmonar, el gasto cardíaco y el flujo muscular periférico se incrementan, en respuesta a las demandas metabólicas de los músculos activos. En la enfermedad, los cambios estructurales pueden interferir en la adaptación. Es entonces cuando el organismo pone en funcionamiento mecanismos compensatorios, para mantener un adecuado aporte de oxígeno (O2) y excreción de anhídrido carbónico (CO2). El síntoma más frecuente es la disnea de esfuerzo. Mientras el esfuerzo no supere un consumo de O2 de 50-60% del consumo máximo* (VO2max.), la ventilación se incrementa en una relación lineal entre el ingreso de O2 y la eliminación de CO2. Cuando los límites se superan y la producción de CO2 es mayor, comienza la acumulación de lactato y se marca el inicio del umbral anaeróbico.

El cálculo del consumo de O2 a través de tablas, en forma empírica, de acuerdo con el peso del paciente y el esfuerzo efectuado, se correlaciona en forma razonable en personas normales y entrenadas, sobrevalora a los sedentarios y subvalora a pacientes con insuficiencia cardiaca (IC).

La IC basó históricamente su clasificación en síntomas subjetivos del paciente de intolerancia al esfuerzo, y a calificación objetiva del médico tratante.

La prueba de ejercicio cardiopulmonar, también conocida como prueba de esfuerzo con consumo de oxígeno, logra demostrar en forma objetiva y confiable la capacidad funcional o nivel de falla cardiaca del paciente con IC en estudio.

La clasificación de Weber evidencia, a través de consumo de O2, el grado de severidad de la IC, y posibilita observar la evolución de la enfermedad, estableciendo la necesidad de cambios terapéuticos o eventualmente seleccionar con tiempo suficiente a aquellos que con mayor deterioro deben ser sometidos finalmente a trasplante cardíaco.

En nuestro grupo de IC crónica, ha sido de extrema utilidad en la evaluación periódica de pacientes en programas de rehabilitación cardiaca, como terapéutica no farmacológica, y en la que se ha asistido a una subjetiva y franca mejoría clínica, acompañada de una ostensible mejoría objetiva de VO2, con disminución de grado y mejoría en la clasificación clínica.

* Consumo máximo de oxígeno (VO2max.): se define como la meseta (plateau) o falta de incremento de consumo de O2 durante un esfuerzo progresivo.

PEG con y sin consumo directo de oxígeno en rehabilitación cardiovascular
Cuando se deriva un paciente a un plan de rehabilitación cardiovascular, se piensa en ejercicio. En consecuencia, se tienen en mente los sistemas muscular y cardiovascular, elementos trascendentes durante la práctica. Del aparato muscular se piensa en sus dos funciones, la mecánica y la fisiológica.

Acerca del autor

Esper, Roberto César / Angelino, Arnaldo

Esper, Roberto César / Angelino, Arnaldo

Los autores pertenecen al Colegio Argentino de Cardiología; fueron Directores del Consejo de Ergometría y Rehabilitación de la Sociedad Argentina de Cardiología; y vicepresidente y presidente, respectivamente, del III Congreso Iberoamericano de Rehabilitación Cardíaca y Prevención Secundaria, Buenos Aires, 2005.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades

Documentos relacionados