Promocione sus productos o servicios con nosotros
Bogotá, Colombia - Julio de 2017

Propenden por un mejor manejo perioperatorio de los dispositivos para el control del ritmo cardíaco

Carlos Bonilla, Editor general de El Hospital

El uso de dispositivos tecnológicos para el control del ritmo cardíaco es un desafío para los especialistas en el manejo de pacientes portadores de los mismos.


La utilización actual de dispositivos más seguros y con alta complejidad tecnológica para el manejo del ritmo cardíaco como dispositivos biventriculares para terapia de resincronización cardíaca, cardiodesfibriladores implantables y nuevos marcapasos, ha supuesto un desafío para el especialista en Anestesiología y Cuidados Críticos en el manejo correcto de pacientes portadores de dispositivos electrónicos implantables cardiacos durante el perioperatorio.

Durante el pasado 32° Congreso Colombiano de Anestesiología y Reanimación, organizado por la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación (SCARE), el anestesiólogo colombiano Enrique Lopierre se refirió al tema determinando en qué casos y cuáles dispositivos del manejo cardiaco requieren reprogramación perioperatoria.

En entrevista para El Hospital, el Dr. Lopierre mencionó que existen tres terapias para el manejo del ritmo cardiaco que en la actualidad se manejan: los marcapasos, los cardiodesfibriladores implantables y las terapias de resincronización cardiaca, los cuales han tenido el mayor desarrollo en los últimos años. Otros son la implantación de monitores de eventos cardiacos los cuales son  “dispositivos que sirven solo para grabar lo que sucede, a diferencia de los otros tres en los cuales se realizan tratamientos del problema”.

“Los marcapasos básicamente sirven para cuando el corazón va muy lento, los cardiodesfibriladores implantables son para las taqui-arritmias o eventos cardiacos que generan arritmias y que pueden llevar a una persona a la muerte porque la actividad eléctrica es tan desorganizada que no hay capacidad de bombeo, y los desfibriladores cardiacos son dispositivos que buscan sincronizar la forma en que los ventrículos del corazón se mueven para lograr que el bombeo sea más efectivo, que es parte del tratamiento de la falla cardiaca como tal. Son tres dispositivos pero un paciente hoy puede con uno solo de ellos tener las tres terapias”, afirmó.

Para el anestesiólogo, existe una población creciente de pacientes a nivel mundial con estos dispositivos. Hay pacientes que regresan al quirófano y ya tienen implantado alguno de estos dispositivos, y en ese momento es cuando el anestesiólogo y el electrofisiólogo trabajan con ellos. “Son dos escenarios: cuando se le implanta el dispositivo al paciente y el otro es cuando ya está implantado y al paciente se le va a operar”, indica.

Los anestesiólogos deben conocer las precauciones a tener en estos casos y a cuales pacientes se justifica volverlos a enviar a electrofisiología para que se les reprograme el dispositivo, dependiendo de si es vital o no para su ritmo cardiaco, a qué tipo de interferencia electromagnética se va a enfrentar, o a cuál  cirugía se va a someter, sostiene el Dr. Lopierre.

Frente a por qué puede ser necesaria una reprogramación perioperatoria para estos dispositivos, el especialista indica que lo primero que se debe analizar es si el paciente  tiene un dispositivo y cuál es, porque la situación es diferente entre ellos. “En general se considera que los pacientes con resincronización cardiaca, por las características de su problema casi que tienen a la vez un cardiodesfibrilador implantable, entonces al final se tienen dos grupos que son el del marcapasos y el del cardiodesfibrilador implantable”.

“Lo siguiente es saber si tiene interferencia electromagnética, a dónde se va a someter según el tipo de procedimiento. Por ejemplo, si se le va a realizar una endoscopia de vías digestivas no se va a tener en cuenta la interferencia electromagnética al anestesiar pero puede que se realice un examen como una resonancia magnética nuclear, entonces habrá un campo electromagnético gigantesco alrededor del dispositivo”, añade.

Al existir un campo electromagnético, se debe conocer si el paciente tiene marcapasos o cardiodesfibrilador, si es cardiodesfibrilador hay que enviarlo al electrofisiólogo porque al tener interferencia electromagnética el dispositivo puede interpretarla como si fuera una arritmia.

Para el Dr. Enrique Lopierre, el implante de dispositivos cardiacos en las personas con enfermedades cardiovasculares es cada vez más frecuente por considerarse como una medida de prevención primaria. Aunque no hay una estadística clara en Colombia de cuantos dispositivos existen, en el mundo pueden estar implantadas unas 200 o 300 millones de unidades.

Lea la entrevista completa al Dr. Enrique Lopierre aquí


Palabras relacionadas:
Dispositivos para el control cardíaco, terapias para el manejo del ritmo cardíaco, cuidado de pacientes con marcapasos durante el perioperatorio, control de anestesia para pacientes con dispositivos cardíacos
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Cirugía

Documentos relacionados