Descargar Ebook
Promocione sus productos o servicios con nosotros
Filadelfia, Estados Unidos - Septiembre de 2017

Promueven innovador enfoque para tratar pacientes con defectos óseos temporales complejos

El Hospital Universitario de Temple ofrece un enfoque que incluye condiciones conocidas como dehiscencia de tegmen y encefalocele temporal.

El Hospital Universitario de Temple en Filadelfia, Estados Unidos, ofrece un enfoque para tratar a pacientes con defectos complejos de hueso temporal que incluye condiciones conocidas como dehiscencia de tegmen y encefalocele temporal (TE, por su sigla en inglés).

La dehiscencia de tegmen y TE son condiciones neurotológicas raras y subdiagnosticadas donde el hueso entre el cerebro y el oído está ausente. Esto puede ser causado por una infección crónica del oído, trauma en la zona o puede ser idiopática a menudo asociada con pacientes con mayor índice de masa corporal que sufren de apnea del sueño.

Hace poco, médicos del Hospital Universitario de Temple comenzaron a ofrecer un tratamiento menos invasivo e innovador para reparar con éxito la dehiscencia de los tegmen y TE en el que utilizan un enfoque endoscópico de ojo de cerradura. El estudio realizado fue publicado en la Revista de Neurocirugía, según una nota de Science Newsline.

Estábamos en busca de mejores maneras de tratar a pacientes con estas complejas condiciones y eso significaba obtener una visión más clara del área del problema con un endoscopio”, dijo la doctora Pamela Roehm, profesora de otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello en el Instituto de Cabeza y Cuello del Templo y la Escuela de Medicina Lewis Katz en la Universidad de Temple.

“De manera progresiva se empezó a agregar el equipo a la cirugía y funcionó, pensamos que este es un acercamiento muy superior a una craneotomía tradicional cuando se trata de asistir a pacientes con dehiscencia de tegmen y encefalocele temporal”, afirmó Roehm.

Las personas que sufren de estas condiciones pueden tener una pérdida de audición, drenaje del líquido cerebral fuera de la oreja, mareos, y un riesgo de contraer meningitis. El manejo adecuado de la dehiscencia del tegmen y TE requiere reparación quirúrgica. Los médicos pueden realizar una craneotomía de la fosa media tradicional donde parte del cráneo se extirpa en una cirugía y el cerebro se retrae para ver el área problemática.

Sin embargo, el uso del endoscopio permite una incisión cutánea más pequeña, una mini craneotomía y una menor retracción en el lóbulo temporal que un abordaje de craneotomía de la fosa media tradicional, lo que significa menos riesgo de lesión por retracción cerebral. A diferencia del microscopio usado en un procedimiento estándar, que tiene una vista de cero grados, el endoscopio puede ver alrededor de esquinas en ángulos de cero, 30 y 70 grados además de la vista directa. Además, debido al pequeño tamaño de la incisión, se requiere un afeitado mínimo del cabello.

“La craneotomía de ojo de cerradura asistida por endoscopia es un nuevo enfoque en el tratamiento de los defectos óseos temporales, ya hemos realizado varias cirugías con buenos resultados”, manifestó el doctor Kadir Erkmen profesor de neurocirugía en la Escuela de Medicina Lewis Katz en la Universidad de Temple y director de neurocirugía cerebrovascular en el Hospital Universitario de Temple.


Palabras relacionadas:
Defectos óseos temporales, reconstrucción de defectos óseos, injertos óseos, síndrome de dehiscencia, Hospital Universitario de Temple, Temple University Hospital, craneotomía de ojo de cerradura, dehiscencia de tegmen, infección crónica del oído, estudios universitarios sobre el cerebro.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Ortopedia y rehabilitación

Documentos relacionados