Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2011 Página 1 de 2

Primer servicio de radiocirugía robótica en Colombia

Equipo editorial de El Hospital, en colaboración con el doctor David Ignacio Gómez Duque*

El INDEA pondrá en funcionamiento un sistema de radiocirugía robótica para el tratamiento no invasivo de lesiones tumorales y otras lesiones neurológicas.

Medellín se mantiene vigente en el proceso de modernización en la prestación de servicios de oncología; con ello se busca que los pacientes puedan recibir sus tratamientos cerca a su lugar de residencia y en el entorno de la familia, sin necesidad de desplazarse a otras ciudades o países y se queden en Colombia; donde encontrarán localmente los mismos recursos terapéuticos y el personal capacitado. Las IPS han invertido en nuevos equipos y en la formación de los profesionales en la especialidad.

El Instituto Neurológico de Antioquia presta servicios de salud ambulatorios, hospitalarios, de urgencias y de complementación diagnóstica de mediana y alta complejidad, en las especialidades de neurología y neurocirugía a niños y adultos, que pertenecen a diversos regímenes de seguridad social y también particulares, provenientes de Antioquia y de los departamentos vecinos, como Córdoba, Armenia y el Chocó. Está posicionado como un centro de alta tecnología, a la vanguardia en el manejo multidisciplinario médico-quirúrgico de estas enfermedades.

En el instituto, el cáncer y los tumores benignos son una causa frecuente de consulta y de ingreso hospitalario, por lo que hace tres años el comité de alta tecnología, después de evaluar las diferentes técnicas de radioterapia, recomendó la compra de un sistema de radiocirugía robótica.

La radiocirugía robótica computadorizada se introdujo en Estados Unidos en 1994, pero solo hasta el 2002 fue aprobada por la FDA. Hay instalados cerca de 250 equipos en el mundo, y este será el primero que funcionará en América Latina.

La radiocirugía como lo dice su nombre, una cirugía con radiación, inicio en 1951 con el Dr. Lars Leksell tratando pacientes con neuralgia del trigémino y malformaciones arteriovenosas que no eran susceptibles de tratamiento quirúrgico. La radiocirugía permite tratar tumores pequeños que son de difícil acceso al cirujano o que en ocasiones son inoperables por alguna comorbilidad del paciente. Actualmente sus indicaciones se han extendido a un sinnúmero de patologías extracraneales que por su localización y características del paciente no son tributarias de tratamiento quirúrgico.

Entre las indicaciones están:

  • Malformaciones arteriovenosas.

  • Tumores cerebrales benignos: neuromas acústicos, meningiomas, tumores de la pineal y de la pituitaria.

  • Tumores malignos del cerebro incluyendo: gliales, astrocitomas y de bajo grado.

  • Tumores cerebrales metastásicos

  • Trastornos funcionales que incluyen:
    - Neuralgia del trigémino, temblor esencial
    - Parkinson o temblor por Parkinson / Rigidez

  • Cáncer de pulmón temprano y de próstata de bajo riesgo que no son tributarios para cirugía por indicación médica o deseo del paciente.

  • Las áreas actuales de investigación incluyen epilepsia y enfermedades neuropsíquicas.

El sistema está compuesto por un equipo de radiación montado en un brazo robótico; un búnker o sala de tratamiento, donde se encuentran dos tubos de rayos X instalados en el techo, que proyectan dos haces de radiación y permiten visualizar el tumor antes de cada radiación; una mesa de tratamiento, también robotizada, en la cual se ubica al paciente, y un ;software ;para tratamiento. Básicamente, consiste en un bisturí manejado por una serie de rayos muy precisos, con dosis muy elevadas de radiación, de alta efectividad, que tiene un sistema de movimiento en tres dimensiones: lateral, longitudinal, vertical. El tratamiento se hace en tiempo real, considerando el movimiento del órgano interno, es decir en cuatro dimensiones.

El Hospital; entrevistó al doctor David Ignacio Gómez, director del Departamento. Según su experiencia, para la coordinación de este tipo de centros es necesario conocer la reglamentación sanitaria y de las formas de habilitación, y seguir un cronograma de forma organizada. Los procesos deben tener siempre en cuenta al paciente y lo que él desea para su tratamiento y fluir de forma espontánea en todos los integrantes del equipo.

Es indispensable un trabajo mancomunado del personal del instituto con el fabricante del equipo, que incluya asesoría técnica permanente, en las fases de preinstalación, diseño y construcción de la planta física del búnker de tratamiento, siguiendo todos los requerimientos de calidad, prerrevisión y aprobación del fabricante en todos estos aspectos antes de la instalación, además de la formación académica científica de todo el personal involucrado.

Acerca del autor

Equipo editorial de El Hospital, en colaboración con el doctor David Ignacio Gómez Duque*

Médico radioterapeuta oncólogo del Instituto Neurológico de Antioquia.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Cirugía

Documentos relacionados