Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2005 Página 2 de 3

Preparación del intestino para procedimientos quirúrgicos o diagnósticos

Oliveira L. y colaboradores reportan mejor tolerancia con el volumen pequeño de fosfato de sodio que se debe administrar sobre los grandes volúmenes tradicionalmente usados de otras soluciones.

Macari M. y colaboradores hallaron menor residuo de fluido con el fosfato de sodio que con otra preparaciones, en pacientes sometidos a TC colonografía.

Otras recomendaciones
Otras recomendaciones para la preparación del paciente que será sometido a un procedimiento endoscópico incluyen la abstención de todo tipo de comida sólida y suspender el consumo de aspirina y otros medicamentos anticoagulantes durante varios días antes del examen.

Una de las complicaciones de la preparación para la colonoscopia es la deshidratación. Se recomienda el consumo de abundante cantidad de líquidos claros como jugos y caldos. Se sugiere continuar con los demás medicamentos regularmente prescritos, a menos que se indique lo contrario, y unas semanas antes del examen se debe suspender el consumo de preparaciones de hierro, debido a que los residuos de hierro producen heces negras que pueden impedir la visualización.

Los pacientes con enfermedad cardiovascular deben recibir antibióticos profilácticos antes y después del examen para prevenir infecciones y los pacientes ambulatorios deben asistir acompañados de alguien que los lleve a su casa después del examen, ya que se pueden sentir aturdidos e incapaces de conducir. Los medicamentos para el dolor y los sedantes brindan relajación y producen una sensación de somnolencia.

La preparación para este examen depende de la edad. El Centro Médico de la Universidad de Maryland recomienda la preparación emocional de los pequeños pacientes para la realización de este tipo de procedimientos:

Bebés: dado el nivel de desarrollo del niño (de 0 a 1 año), será beneficioso hacer una pequeña preparación antes del examen y aliviar la ansiedad de los padres. Probablemente el niño va a llorar antes del examen y puede ser necesario inmovilizarlo con las manos o con dispositivos físicos. Es mejor que el padre permanezca y ayude a su hijo durante el procedimiento.

Niños pequeños: la preparación debe realizarse justo antes del examen o procedimiento. Se puede intentar el uso de un juego para demostrarle lo que va a suceder durante el examen y resolver las inquietudes del niño. Las explicaciones acerca del procedimiento deben limitarse a 5 ó 10 minutos, pues los niños pequeños tienen un período de atención corto. Se debe usar un lenguaje concreto y adecuado para la edad del niño y evitar cualquier terminología abstracta. Es importante asegurarse de que el niño entiende cuál es la parte exacta de su cuerpo que está involucrada y que el procedimiento se va a limitar a esa área. Explicar los cambios que se presentarán después y permitirle llorar o expresar su dolor en forma verbal.

Enfatizar a los padres y el niño los beneficios del procedimiento y todo lo que puede darle placer al niño posteriormente, como el hecho de sentirse mejor o poder irse a casa. Se puede ofrecer al niño un helado o hacerle una invitación similar para después, por parte de los padres.

Los juegos y la comunicación en tercera persona son una manera maravillosa de demostrar el procedimiento al niño e identificar cualquier ansiedad. Esta técnica debe ser individualizada y para ella es de gran utilidad el valerse del juguete u objeto favorito del niño.

En el caso de niños pequeños quienes tienen un vocabulario limitado, pueden ser de utilidad los ejemplos visuales y la experimentación. Una vez que el padre está familiarizado con el proceso, puede demostrar brevemente con un juguete lo que el niño va a experimentar.

Preescolar: antes del procedimiento y en forma clara y concreta, se debe dar una explicación corta (máximo 5 a 10 minutos) al niño sobre la técnica y el sitio del cuerpo que se examinará. Se le indicará que debe respirar profundo y que su padre podrá acompañarlo durante la prueba. Es importante que el niño exprese sus emociones y dependiendo del caso se le puede ofrecer un helado o algún tipo de recompensa después del procedimiento. Escolar: la explicación puede tomar 20 minutos y en algunos casos pueden ser necesarias varias sesiones. Se debe emplear un lenguaje claro y concreto, informar el sitio en el que se realizará el examen, permitir y estimular la expresión de lo que está sintiendo durante la prueba, enfatizar los beneficios del procedimiento y ofrecer, por parte de los padres una recompensa posterior al mismo.

Los padres pueden sugerir al niño diferentes maneras para mantenerse calmado: contar, respirar profundo o pensar en cosas placenteras. Se puede permitir al niño participar en tareas simples y alentar su participación durante el proceso, como sostener un instrumento.

El niño podrá estar acompañado por su padre y tomarlo de la mano durante el procedimiento.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Cirugía

Documentos relacionados