Promocione sus productos o servicios con nosotros
Ciudad de México, México - Enero de 2018

Pacientes con lesión de médula espinal podrían ser tratados en México con novedoso polímero

Científicos mexicanos desarrollaron un producto que promueve la neuroprotección y la recuperación funcional del sistema nervioso de la médula espinal.

El Centro Médico Nacional Siglo XXI, del Instituto Mexicano del Seguro Social, en colaboración con científicos de la Universidad Autónoma Metropolitana, el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez y el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares, en México, desarrollaron un producto que promueve la neuroprotección y la recuperación funcional del sistema nervioso, en este caso, de la médula espinal.

El polímero está hecho a base de monómeros de pirrol sintetizados por plasma, un método de síntesis no convencional. En palabras de la investigadora Hermelinda Salgado Ceballos, de la Unidad de Investigación Médica en Enfermedades Neurológicas del Centro Médico Nacional Siglo XXI, en años anteriores la comunidad científica creía que una vez lesionado el sistema nervioso central, ya sea la médula o el cerebro, era imposible la regeneración.

Hallazgos recientes demuestran que el sistema nervioso central tiene cierta capacidad de regeneración, pero es limitada y lenta. Por lo anterior, uno de los objetivos de la investigación liderada por la doctora Salgado consiste en favorecer, estimular y acelerar estos procesos. Así lo señala la noticia de la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (Conacyt).

Pacientes que acuden a la clínica de la Unidad de Investigación Médica en Enfermedades Neurológicas del Centro Médico con lesión medular crónica, logran tener cierto grado de recuperación espontánea en el control de esfínteres o en la percepción de sensibilidad e incluso en la motricidad, esto ocurre después de 15, 20 o más años después de la lesión. Lo anterior significa que existen los mecanismos para que los procesos de regeneración y plasticidad se den, pero son lentos. Lo que se intenta lograr con el polímero es potenciar dichos procesos”

Expresó Salgado.

El método descarta el uso de catalizadores o sustancias ajenas que podrían volver tóxico al polímero. Cuando este se sintetiza por métodos convencionales, con químicos y electroquímicos, no ejerce mayor efecto, mientras que el que se sintetiza por plasma no produce rechazo ni estimula la respuesta inflamatoria, además es capaz de interactuar con el tejido nervioso. Asimismo, la recuperación funcional de los animales a los cuales se les administra este polímero es superior a la que presentan los sintetizados e implantados por métodos convencionales, señala el comunicado del Conacyt.

Para evaluar el efecto del producto, los investigadores lo colocaron en ratas de laboratorio con lesión de médula espinal por contusión de la misma. “Después de demostrar que una vez puesto no era rechazado y que además tenía un efecto neuroprotector ante el proceso de inflamación, se decidió evaluar su efecto sobre la capacidad del animal para caminar de nuevo después de una lesión de médula espinal por sección completa. Se hizo este experimento porque se consideró que si el polímero funciona en el tipo de lesión más grave, podría servir también para lesiones moderadas y leves”, explicó la investigadora.

El polímero también se probó en combinación con la rehabilitación física, entre los resultados los investigadores observaron que al usar estas estrategias terapéuticas en conjunto la recuperación funcional es mejor y más rápida, indica la nota de prensa.

La especialista en neurociencias destacó que al año se reportan a nivel mundial entre 15 y 40 casos de lesiones medulares por cada millón de habitantes, casos que se van agregando a los ya existentes y que generan una prevalencia cada vez más alta. “Lo dramático de esto es que al tratarse de lesiones en la médula espinal ocasionadas por accidentes, los pacientes son principalmente jóvenes de entre 15 y 35 años de edad”, precisó Salgado.

El producto desarrollado por los investigadores mexicanos cuenta con dos patentes concedidas por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, así como con cinco internacionales registradas en Estados Unidos, Rusia, Japón, China y la Unión Europea, más dos en estatus de solicitud en Indonesia e India.

El proyecto se encuentra en fase experimental con primates no humanos, de obtenerse resultados favorables, el siguiente paso en la investigación será el inicio de ensayos clínicos en pacientes con lesión completa de médula espinal.


Palabras relacionadas:
Traumatismo de la médula espinal, alteración de la médula espinal, tratamiento para la lesión de la médula espinal, polímeros para tratar la lesión de la médula espinal, polímeros derivados a partir del pirrol.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Ortopedia y rehabilitación

Documentos relacionados