Promocione sus productos o servicios con nosotros
Virginia, Estados Unidos - Julio de 2017

Nuevo hallazgo podría acabar con escasez de plaquetas y beneficiar a bebés prematuros

Un interruptor que controla si la médula ósea produce células llamadas megacariocitos, del tipo visto en adultos o en bebés.


Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia, en Estados Unidos, descubrieron un interruptor maestro que controla si la médula ósea produce células llamadas megacariocitos del tipo visto en adultos, o del tipo que se encuentra en los bebés.

El hallazgo podría ser clave para detener la escasez de estas células vitales de coagulación de la sangre; además, abrir la puerta a nuevos tratamientos para bebés prematuros que presenten la enfermedad llamada trombocitopenia neonatal, una condición que afecta a hasta el 30 % de los infantes en unidades de cuidados intensivos neonatales, señala la noticia publicada en la página web Sciencedaily.

Los científicos identificaron un interruptor maestro, que pueden ser capaces de manipular para superar los obstáculos que han impedido a los médicos, hasta ahora, producir plaquetas en grandes cantidades fuera del cuerpo. “El suministro de trombocitos es limitado y la demanda crece”, dijo el investigador Adam Goldfarb, del Departamento de Patología de la Universidad de Virginia. “Las cantidades que se pueden producir fuera del cuerpo son muy pequeñas, y la incapacidad de escalar en este momento es un obstáculo importante. La comprensión de este camino es en realidad un paso crítico para resolver ese problema”, añadió.

También se encontró que el interruptor principal puede ser utilizado para combatir la trombocitopenia neonatal. “Resulta en los bebés prematuros y recién nacidos, que la reserva de plaquetas está comprometida. Son menos capaces de responder a la angustia y a la demanda de aumento de la producción de fragmentos citoplasmáticos”, señaló Goldfarb. “Un buen porcentaje de esos bebés, requiere transfusiones de trombocitos”.

El interruptor descubierto controla si la médula ósea produce células sanguíneas del tipo visto en adultos o del tipo que se encuentra en los bebés. Esto es importante porque las versiones adultas e infantiles tienen especialidades muy diferentes. Los megacariocitos adultos son grandes en la fabricación de plaquetas; por su parte, las infantiles, son células mucho más pequeñas, y se concentran en la división para producir más megacariocitos.

La capacidad de alternar entre los dos podría ser un gran activo para los médicos. En la actualidad, los médicos no pueden producir grandes cantidades de trombocitos en el laboratorio, en su lugar, deben confiar en las donaciones. El nuevo hallazgo, sin embargo, puede ayudar a cambiar eso. “Se piensa que en nuestros cuerpos cada megacariocito produce como mil plaquetas, y cuando se hace en cultura fuera del cuerpo es como 10”, explicó Goldfarb.

"Creemos que el camino que se estudia mejora la eficiencia de la liberación de plaquetas, y este procesopodría ser manipulado en ambas direcciones: suprimir la vía para promover el crecimiento de megacariocitos, y luego activar la vía en algún momento para mejorar la eficiencia de la liberación de trombocitos”, puntualizó el investigador. 


Palabras relacionadas:
Síntomas de plaquetas bajas, disminución de plaquetas circundantes, tratamiento de plaquetas bajas en bebés y niños, médula ósea función y enfermedades
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Ortopedia y rehabilitación