Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2008 Página 1 de 2

Nuevas tendencias en reanimación cardiopulmonar

Se ha demostrado que mediante el uso de alertas audiovisuales y retroalimentación en tiempo real se puede mejorar el desempeño de la reanimación cardiopulmonar.

La calidad de las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP), durante un episodio de paro cardíaco, es factor primordial para su éxito, aunque en investigaciones recientes se sugieren deficiencias durante su práctica [1].

Algunos estudios han demostrado que mediante el uso de alertas audiovisuales y retroalimentación en tiempo real se puede mejorar el desempeño de la RCP, ya que maniobras más adecuadas, previas a la desfibrilación, pueden optimizar el éxito de la descarga, con un mejor resultado potencial para el paciente [2].

Efecto de la retroalimentación en tiempo real
Abella y cols. estudiaron el efecto de señales visuales incorporadas a un desfibrilador externo automático (DEA), sobre el desempeño de la RCP midiendo la frecuencia y la profundidad de las compresiones torácicas, y encontraron que con avisos apropiados en tiempo real, incluso en ausencia de entrenamiento o supervisión, el personal no entrenado pueden realizar maniobras de RCP con una calidad similar al entrenado [1].

Investigadores de la Universidad de Oslo examinaron el efecto de la retroalimentación automática, consistente en mensajes verbales y visuales sobre las maniobras de RCP en casos de paro cardíaco extrahospitalarios. Encontraron un aumento significativo en la profundidad de las compresiones, así como un mayor número de compresiones con buena profundidad, del 24 al 53% (P < 0.001, prueba U Mann-Whitney), en el grupo con retroalimentación. Finalmente, a partir de análisis de regresión logística, encontraron que los pacientes con paro cardíaco en el que alguien estuvo presente en el momento del evento de manera que se pudo establecer el tiempo transcurrido, y a quienes se les realizaron compresiones torácicas con una mayor profundidad durante la RCP, tuvieron mayor tasa de admisión hospitalaria, lo que indica un incremento en la supervivencia a corto plazo [3].

Por su parte, Abella y cols, estudiaron el efecto de retroalimentación en tiempo real con las maniobras de RCP durante episodios de paro cardiaco intrahospitalarios, y encontraron que con la retroalimentación se obtienen mejores resultados respecto de la frecuencia de las compresiones torácicas y las ventilaciones. Sin embargo, no hubo diferencias significativas en lo referente al retorno a la circulación espontánea o sobrevida al egreso del paciente, por lo que proponen optimizar la retroalimentación que ofrecen los DEA, de manera que los beneficios logrados durante la RCP se reflejen en la supervivencia [1].

Evaluación de la calidad de las maniobras de RCP
Las guías de reanimación cardiopulmonar y cuidado cardiovascular de emergencia del 2005 cambiaron el algoritmo previo para la frecuencia de ventilaciones a compresiones torácicas durante las maniobras de RCP, de 2 ventilaciones antes de cada 15 compresiones (2:15), a 30 compresiones antes de 2 ventilaciones (30:2). Es reconocido que este cambio estuvo basado más en un consenso que en evidencia sólida, razón por la cual ha tenido críticas [4].

Por ejemplo, Ewy y cols. compararon la aplicación de compresiones torácicas continuas sin ventilaciones asistidas versus el algoritmo recomendado de 30:2, en un modelo porcino de paro cardíaco por fibrilación ventricular, presenciado en forma extrahospitalaria. Evaluaron la supervivencia sin déficit neurológico a las 24 horas, y encontraron que se logró en el 70% de los casos  que recibieron compresiones torácicas continuas, mientras que en el grupo en el que se aplicó el algoritmo 30:2 el porcentaje fue de 42%. Ante estos resultados, los autores concluyen que la aplicación de compresiones torácicas sin ventilación asistida se traduce en una mayor supervivencia sin secuelas neurológicas 24 horas después de la reanimación, en comparación con el uso del algoritmo 30:2 recomendado en las guías del 2005 [4].

No obstante, Olasveengen y cols. evaluaron el impacto sobre la calidad de las maniobras relacionados con los cambios asociados a la evidencia científica o cambios en las guías a través del tiempo. Hallaron diferencias en las frecuencias promedio, tanto de compresiones como de ventilaciones entre los períodos 2003-2004 y 2005-2006, siendo menores en este último, sin encontrar diferencias significativas en las tasas de supervivencia (10% vs. 16%, respectivamente [5].

En otro estudio, donde se evaluó la calidad de las maniobras de RCP durante el transporte de los pacientes con paro cardíaco extrahospitalario, Olasveengen y cols. hallaron que durante este período aumenta el tiempo transcurrido sin recibir compresiones, por lo cual recomiendan estabilizar al paciente antes de su traslado [6].

x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades

Documentos relacionados