Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2018 Página 1 de 7

Nuevas tecnologías en diagnóstico microbiológico: automatización y algunas aplicaciones

Beatrice Hervé E., MD

La optimización de los flujos de trabajo, en el pre analítico, los estudios de susceptibilidad y el post analítico, es clave para automatizar la microbiología.

Resumen

A diferencia de otras áreas del laboratorio, la automatización del laboratorio de microbiología no ha sido fácil, sin embargo, es una necesidad clínica para mejorar el manejo de pacientes críticos. Para lograr este objetivo, es necesario optimizar la productividad y flujos de trabajo, partiendo desde el pre analítico, pasando por los diferentes test de identificación y susceptibilidad, hasta el post analítico, que en gran medida se ha automatizado a través de la informatización de los resultados.

Se muestra en este artículo, cuáles son algunos avances en las diferentes áreas, respecto de las metodologías tradicionales, proponiendo esquemas de trabajo para identificación precoz mediante metodología MALDI-TOF, así como elementos de juicio para realizar un correcto informe de antibiograma.

La implementación de metodologías rápidas y automatizadas en el laboratorio de microbiología implica una adaptación del personal técnico y profesional, interpretando correctamente los resultados obtenidos, tanto en identificación como en estudios de susceptibilidad. También constituye una exigencia para los administradores, que deben realizar las inversiones necesarias y modificaciones en la planta física y humana, para mantener el servicio en una base de 24/7, aprovechando al máximo las ventajas ofrecidas por la automatización de los procesos.

Introducción

La microbiología ha sido tradicionalmente una disciplina manual. A diferencia de otras áreas del laboratorio, la automatización de ésta no ha sido fácil, principalmente debido a la gran variabilidad en el tipo de muestras, diversidad y número de microorganismos a identificar y un volumen relativamente menor de exámenes (en comparación con el número de exámenes químicos y hematológicos), que hace menos rentable la incorporación de nuevas tecnologías. [1,2]

Sin embargo y a pesar de estas consideraciones, hay evidencia científica creciente que demuestra que el pronóstico de un paciente crítico infectado depende del inicio precoz con el antimicrobiano adecuado, para lo cual es fundamental que el laboratorio sea capaz de proveer identificación microbiana confiable y oportuna, así como reportes de susceptibilidad estandarizados y reproducibles. [3,4]

Es así como, durante muchos años, la identificación de microorganismos ha dependido de la producción local de medios de cultivos para siembra y realización de pruebas bioquímicas, con la consiguiente menor estandarización de estas pruebas. Asimismo, el antibiograma ha sido realizado clásicamente por técnicas de difusión manual, que, si bien cada vez se han estandarizado mejor y están en la actualidad adecuadamente validados, es una técnica laboriosa y que requiere de más tiempo para obtener resultados que las técnicas automatizadas disponibles actualmente.

Para lograr el objetivo de la automatización en microbiología, es necesario optimizar la productividad y flujos de trabajo, partiendo desde el pre analítico, pasando por los diferentes test de identificación y susceptibilidad, hasta el post analítico, que en gran medida se ha automatizado a través de la informatización de los resultados. [1,5]

En el pre analítico se han desarrollado equipos que, de manera robotizada, logran sembrar muestras en formato líquido, sobre diversas placas para luego ser incubadas y analizadas. [6]

En cuanto a la identificación bacteriana y los estudios de susceptibilidad, se ha desarrollado un gran número de técnicas rápidas, semiautomatizadas o automatizadas. Estos equipos aportan estandarización y velocidad, pero no han logrado resolver toda la problemática que el estudio microbiológico plantea, por lo que aún es necesario complementar su uso con pruebas manuales. En relación con la identificación, la incorporación del análisis proteómico de las especies bacterianas o fúngicas aisladas ha cambiado el paradigma microbiológico en los últimos años. [5,7–9]

Si bien el laboratorio de microbiología involucra además técnicas de diagnóstico inmunológico (tanto para conocer el estado inmune de un paciente, como determinar si hubo contacto reciente o antiguo con algún patógeno específico), técnicas rápidas para detectar presencia de antígenos virales o bacterianos en diversas secreciones o muestras, y técnicas de biología molecular, que permiten detectar secuencias de ácidos nucleicos propias de cada patógeno, así como factores de virulencia específicos, en el presente artículo no se abordará estas metodologías, que sin duda también han sido objeto de grandes evoluciones hacia la automatización, circunscribiendo la discusión solamente al ámbito de identificación y estudio de susceptibilidad de microorganismos bacterianos y fúngicos por métodos fenotípicos.


Palabras relacionadas:
Diagnóstico de laboratorio, Microbiología, automatización, identificación microbiana, estudios de susceptibilidad, la automatización del laboratorio de microbiología, identificación bacteriana y los estudios de susceptibilidad, verificación de la tecnología MALDI-TOF, protocolos publicados para urocultivo y hemocultivo.

Acerca del autor

Beatrice Hervé E., MD

Microbióloga. Médica Consultora del Laboratorio de Microbiología de la Clínica Las Condes, de Chile.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Laboratorio, patología y banco de sangre

Documentos relacionados