Promocione sus productos o servicios con nosotros
Filadelfia, Estados Unidos - Noviembre de 2018

Nuevas prácticas para verificar la ubicación del tubo de alimentación NG en pacientes pediátricos

Las recomendaciones de mejores prácticas relacionadas con la verificación de la ubicación de tubos nasogástricos en pediatría ahora están disponibles en línea.

Respaldadas por la Sociedad Americana para la Nutrición Parental y Enteral, en Estados Unidos, las recomendaciones de mejores prácticas relacionadas con la verificación de la ubicación de tubos nasogástricos (NG, por su sigla en inglés), en pediatría ahora están disponibles en línea.

“Estas recomendaciones son un primer paso necesario para establecer las mejores prácticas relacionadas con la colocación y verificación de sondas NG en pacientes pediátricos para mejorar la seguridad de las personas”, dijo Sharon Irving, profesora y enfermera profesional en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos en el Hospital Infantil de Filadelfia, y quien es la autora principal de estas recomendaciones.

La colocación de tubos nasogástricos en pacientes pediátricos es una práctica común, sin embargo, el procedimiento de inserción conlleva el riesgo de complicaciones graves o en potencia letales. Si bien hay numerosos métodos para verificar que un tubo NG se haya colocado de forma correcta, ninguno de esos métodos se considera estándar en términos universales. Así lo indica la nota de News Medical Life Sciences.

Las sugerencias tienen el objetivo de complementar la capacitación profesional. Por ejemplo, la educación incluye la validación de la competencia para la colocación del tubo NG, la medición del pH y la documentación de la ubicación adecuada de la cánula, la tolerancia del paciente al procedimiento y la toma de decisiones para determinar la necesidad de evaluación e interpretación radiográfica si se utiliza para verificar la ubicación.

Por otra parte, se refieren también al uso de la técnica apropiada de medición de profundidad NGT para determinar la longitud de inserción de NGT y la documentación de la marca de centímetro por donde sale, nariz o boca. Además, la frecuencia adecuada de medición del pH gástrico, señala News Medical Life Sciences.

También mencionan el uso de una radiografía cuando sea clínicamente necesaria para confirmar la colocación correcta cuando hay dificultad para colocar la NG, si el paciente tiene un alto riesgo de extravío y en cualquier persona cuya condición se deteriore poco después del proceso de colocación. Así como la mejora de los estándares de comunicación para la solicitud de radiografías y reportes.

Todas las anteriores, se desarrollaron como parte del proyecto NOVEL, que se lanzó para abordar una pregunta importante: ¿cuál es la mejor práctica para verificar la ubicación de la sonda de alimentación NG en pediatría? La mala colocación de la sonda NG puede causar daños graves y/o la muerte. Los rayos X se pueden usar para verificar la colocación correcta de la cánula, pero en los pacientes pediátricos, los tubos NG se pueden extraer varias veces al día, al usar rayos X para verificar la colocación de cada sonda con respecto al aumento de la exposición a la radiación, resalta News Medical Life Sciences.


Palabras relacionadas:
Sonda nasogástrica, cómo insertar la sonda nasogástrica en pacientes pediátricos, alimentación por sonda nasogástrica, revisión y protocolos de la colocación de tubos nasogástricos
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Anestesia, urgencias y cuidado intensivo

Documentos relacionados