Promocione sus productos o servicios con nosotros
Miami, Florida, Estados Unidos - Mayo de 2019

Nuevas perspectivas del mercado de la salud para Estados Unidos

Carolina Sáenz, periodista de El Hospital

El gasto en la salud de los Estados Unidos continuará representando un porcentaje bastante alto de su PIB, en la actualidad se consume el 17.8 %.

La Feria Internacional de Equipos Médicos de Florida (FIME, por su sigla en inglés), que se realizará del 26 al 28 de junio en Miami, Estados Unidos, reveló un informe sobre hechos actuales del cuidado de la salud en Norteamérica y Latinoamérica basado en diferentes fuentes consultadas. 

De acuerdo con la firma de investigación BMI Research, el gasto en la salud de los Estados Unidos continuará representando un porcentaje bastante alto de su PIB, en la actualidad el país norteamericano consume el 17,8 %, el más alto del mundo si se tiene en cuenta que el promedio global es de sólo 6,8 %

Casi la mitad del gasto en atención de la salud en los Estados Unidos se realiza en hospitales, clínicas y otras instalaciones, otro cuarto se destina a personal, productos farmacéuticos, seguros de salud, la administración y actividades gubernamentales. Así lo señala el informe de BMI Research. 

La carga de enfermedades no transmisibles aumenta mientras que la de enfermedades transmisibles disminuye. Según la base de datos de BMI, entre 2014 y 2030 el número de años de vida ajustados por discapacidad perdidos por enfermedades no transmisibles aumentará en 8 %, mientras que el relacionado con enfermedades transmisibles disminuirá en 18 %. Las afecciones no transmisibles representan el 95 % de la carga total.  

Con respecto a los productos farmacéuticos, el análisis reveló que el mercado estadounidense presenta grandes oportunidades comerciales en múltiples subsectores, áreas de terapia y categorías de productos. Las ventas totales en 2017 alcanzaron los 373 millones de dólares, tres veces el tamaño de Japón, que es el siguiente mercado más grande con 95 millones de dólares. 

El sector de ensayos clínicos seguirá creciendo, pero a un ritmo lento. En la actualidad se realizan más estudios de etapa tardía en mercados emergentes, donde los costos son menores y el reclutamiento es cada vez más rápido. El número total de evaluaciones experimentales en el país aumentó de 4.279 en 2013 a 4.358 en 2016, lo que representa un incremento del 1,8 %, destaca la investigación. 

Sin embargo, también se identificaron tendencias que podrían afectar el mercado de la salud de los Estados Unidos, de acuerdo con F. Randy Vogenberg, del National Institute of Collaborative Healthcare. 

La sanidad rural está en crisis debido al recorte de gastos. Los proveedores de servicios rurales y los hospitales continuarán recurriendo a las nuevas tecnologías como la telesalud, la telemedicina y los dispositivos portátiles o los teléfonos inteligentes, como formas de sobrevivir y crecer. El éxito de los proveedores dependerá de su capacidad para satisfacer las necesidades y expectativas de los consumidores, afirma Vogenberg.

Por otra parte, la transformación de la administración de beneficios, la estrategia de beneficios y el precio de los medicamentos es una tendencia que ya ocurre. El precio de los productos farmacéuticos en la cadena de suministro, en particular para los fármacos especializados, ocupa un lugar central como el principal impulsor del aumento de los costos de atención médica.

Los avances tecnológicos continuarán teniendo un gran impacto en la prestación de asistencia sanitaria. La profundidad y la amplitud de las aplicaciones tecnológicas actuales en el mercado serán superadas muy rápido por una sólida cartera de nuevas ofertas que sobresalen a las más antiguas en funcionalidad y transformación del sector, menciona el reporte de FIME.

Una corriente final identificada tiene que ver con las agencias gubernamentales y la diferencia que ya empiezan a marcar al generar cambios dentro de sus áreas de autoridad reguladora. Sin una acción federal para modificar la dinámica del mercado de la salud o para empoderar a los estados, el mercado se verá más fragmentado por las líneas del sector público o privado que se empiezan a dibujar, advierte el experto en el informe.

Para finalizar y en cuanto a pronósticos por región, el análisis de FIME presenta los gastos de 2016 y las cifras que alcanzarán para el 2022. En el noreste el gasto en salud llegó a 645.7 billones y se pronostica que llegue a 871.2 billones. El área oeste alcanzó los 705.5 billones y se contempla que suba a los 1.068 billones. El sur del país consiguió 1.078 billones y se espera que sea de 1.493.5 billones para 2022. Illinois, Nueva York, California y Texas fueron los estados con mayor gasto en las cuatro regiones.


Palabras relacionadas:
Mercado de la salud en Estados Unidos, atención en salud, sanidad pública, crecimiento del gasto sanitario, gasto público en sanidad de los Estados Unidos, gasto farmacéutico en los Estados Unidos, elevado gasto sanitario en los Estados Unidos.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Salud pública

Documentos relacionados