Promocione sus productos o servicios con nosotros
Houston, Estados Unidos - Noviembre de 2017

Nueva vía en la cadena de eliminación del colesterol podría modificar tratamiento de grasa

Científicos descubrieron nueva evidencia que desafía una noción de 40 años sobre qué tan rápido se elimina el colesterol del cuerpo humano.

Científicos del Instituto de Investigación Metodista de Houston, en Estados Unidos, descubrieron una nueva evidencia que desafía una noción de 40 años sobre qué tan rápido se elimina el colesterol del cuerpo humano.

El descubrimiento accidental, realizado por el bioquímico médico Henry Pownall y su equipo, revela una nueva vía en la cadena de eliminación del colesterol que sería clave en el desarrollo de actuales fármacos para reducir la sustancia grasa que se almacena en el cuerpo humano. Así lo señala la noticia publicada por el Texas Medical Center.

Pownall indicó que el propósito inicial de su estudio era demostrar que el modelo actual de transporte de colesterol a través del cuerpo era correcto; resultó sin embargo, que el modelo no era del todo acertado.

El modelo, con el que se ha trabajado durante 40 años, suponía que el colesterol se transportaba desde las arterias con otros lípidos y proteínas, y entraba en una partícula que permanecía en la sangre durante varios días antes de ser eliminada por el hígado”

Henry Pownall, bioquímico médico.

“Lo que se descubrió en el proceso fue algo diferente. Se observó que el colesterol omite todos estos pasos y va directo desde esta partícula temprana al hígado en dos minutos. Esto es mil veces más rápido de lo que antes se sospechaba”, agregó el autor.

Si bien la mayoría de los estudios analizan el colesterol con lipoproteínas de alta densidad (HDL, por su sigla en inglés) en su forma madura que se encuentra en la sangre, Pownall y sus colegas estudiaron el colesterol en el HDL naciente, una forma precoz de HDL producida por las células.

El científico enfatiza que no es que las prácticas actuales de tratamiento del colesterol LDL, llamado el colesterol malo, sean incorrectas, sino que los médicos e investigadores necesitan comprender mejor cómo el colesterol HDL contribuye a las enfermedades cardiovasculares y cómo elevarlo de una manera que proteja al corazón, porque algunos pacientes con un número muy alto de HDL, que siempre se pensó que eran beneficiosos, podrían estar en riesgo.

“El colesterol LDL está bien controlado con las actuales terapias con estatinas. El historial de estos medicamentos para reducir el colesterol es indiscutible, y continuarán funcionando”, expresó Pownall.

“HDL o el colesterol bueno, sin embargo, es un sistema mucho más complicado. No todo lo que lo plantea protege el corazón y no todo lo que lo disminuye es malo. Se tendrán que rediseñar nuevos medicamentos para reducir el colesterol en plasma de una manera que tenga en cuenta este nuevo mecanismo. Buscaremos intervenciones, tal vez dietéticas, tal vez farmacológicas, que eleven el colesterol HDL de una manera que ayude a proteger las arterias y prevenir las enfermedades cardiovasculares”, añadió el científico.

Los hallazgos de la investigación se describen en un artículo titulado ‘Lipoproteína Nascente de alta densidad derivada de ABCA1-Apo AI y lípidos segregados metabólicamente’, que aparece en línea el 26 de octubre y estará impreso el 21 de noviembre en la revista Arteriosclerosis, trombosis y biología vascular de la Asociación Americana del Corazón.


Palabras relacionadas:
Metabolismo del colesterol, niveles de colesterol, funciones del colesterol, tipos de colesterol, nuevas formas de tratar el colesterol.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades

Documentos relacionados