Promocione sus productos o servicios con nosotros
Nueva York, Estados Unidos - Julio de 2019

Nueva línea de tratamiento para la hemorragia GI inferior mejoraría resultados

La hemorragia digestiva baja es menos común que el sangrado GI superior pero aún es bastante común y afecta de 20 a 27 personas por cada 100.000 al año.

Aunque la hemorragia digestiva baja (LGIB, por su sigla en inglés) es menos común que el sangrado GI superior, todavía es bastante frecuente y afecta de 20 a 27 personas por cada 100 mil en países desarrollados, cada año. 

A pesar de que la gran mayoría de los incidentes de hemorragia digestiva baja se resuelven por sí solos, la afección es una causa frecuente de hospitalización. La mayoría de las instituciones admiten pacientes con LGIB a los servicios médicos, pero cerca de una quinta parte de estos requerirán tratamiento quirúrgico. Existe un argumento para dirigir a personas con LGIB a servicios quirúrgicos desde el principio. Así lo indica una nota del portal Gastroenterology & Endoscopy News. 

“Los cirujanos tienden a ser expertos en practicar exámenes anorectales e identificar las causas anales de sangrado y, son bastante agresivos acerca de llamar a los consultores apropiados. Comparado con los admitidos en medicina, el rendimiento de los pacientes ingresados en servicios quirúrgicos es un poco más rápido, lo que puede influir en su atención general”, dijo Vance Smith, profesor asistente de cirugía de cuidados agudos en el Centro Médico Montefiore en Nueva York, Estados Unidos. 

“Cerca del 20 % de estos pacientes requieren cirugía, por lo que tiene sentido que los cirujanos sean quienes los evalúen y manejen”,

dijo Vance Smith, profesor asistente de cirugía de cuidados agudos en el Centro Médico Montefiore en Nueva York, Estados Unidos. 

“Cerca del 20 % de estos pacientes requieren cirugía, por lo que tiene sentido que los cirujanos sean quienes los evalúen y manejen”, añadió Smith. 

En enero de 2016, su centro adoptó un protocolo para el manejo de LGIB liderado por cirujanos porque el equipo de medicina se sintió sobrecargado al admitir y manejar a personas con cuadros de sangrado LGIB y GI superior. 

Con el tiempo, los datos sobre estos pacientes administrados por servicios quirúrgicos revelaron que recibieron pruebas de diagnóstico apropiadas más rápido, requirieron menos transfusiones de sangre y tuvieron una estadía en el hospital más corta que los que se dirigieron a los servicios médicos. Los profesionales también identificaron más masas de sangrado oculto. 

Las directrices internacionales indican que personas menores de 60 años sin evidencia de cambios hemodinámicos o sangrado abundante y sin una fuente real de sangrado pueden ser monitoreados en un entorno ambulatorio; sin embargo, “los pacientes mayores que tienen evidencia de comorbilidades, inestabilidad hemodinámica, sangrado abundante y que toman anticoagulantes o agentes antiplaquetarios deben ser admitidos y monitoreados”, precisó el doctor Smith. 

Por otra parte, las imágenes para localizar el sitio de LGIB son importantes para minimizar la cantidad de resecado intestinal en sujetos que podrían necesitar tratamiento quirúrgico; en los médicamente estables, se prefiere la colonoscopia que es la recomendada por la Sociedad Americana de Endoscopia Gastrointestinal como la herramienta de diagnóstico inicial para la localización y el cese del sangrado, destaca la nota. 

Un estudio que asignó al azar a 100 pacientes, de manera uniforme, a la colonoscopia urgente o al cronometraje estándar, es decir una angiografía seguida de esta prueba, identificó la fuente de sangrado en el 42 % de los sujetos en el grupo de colonoscopia urgente en comparación con el 22 % en el grupo de la estándar. Además, las tasas de nuevas hemorragias tempranas, nuevas hemorragias tardías, hospitalización y UCI, y los requisitos de transfusión de sangre fueron menores en el grupo de colonoscopia urgente, aunque estas diferencias no fueron en términos estadísticos significativas. 

“Esto nos dice que la colonoscopia urgente puede ser de algún beneficio sobre seguir el algoritmo estándar de angiografía y estudios nucleares antes de realizar la colonoscopia”, declaró Smith.


Palabras relacionadas:
Hemorragia digestiva baja, manejo de la hemorragia digestiva baja, urgencias de gastroenterología, hemorragia digestiva baja causa frecuentes ingresos hospitalarios, trastornos gastrointestinales, manejo ambulatorio de la hemorragia digestiva baja, tratamiento quirúrgico de la hemorragia digestiva baja, manejo quirúrgico de las hemorragias digestivas.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades

Documentos relacionados