Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2004 Página 1 de 2

Nueva era en la oncología ecuatoriana

Bueno C., MD

El Hospital Oncológico Solon Espinosa Ayala de la Solca pretende proyectarse prestando un servicio a las clases sociales más necesitadas del Ecuador.

El Hospital Oncológico "Solon Espinosa Ayala", de la Sociedad de Lucha Contra el Cáncer (Solca), núcleo de Quito, inició sus labores en julio de 1954, en el antiguo anfiteatro de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Central. En enero del 2000 inauguró su nueva sede, que lleva el nombre de su principal impulsor. En sus modernas instalaciones tiene 260 camas, dedicadas exclusivamente al diagnóstico y tratamiento de pacientes con cáncer.

Está cuidadosamente equipado con tecnología de punta, en las condiciones más estrictas de mantenimiento y actualización, con el fin de caminar hacia el futuro paralelamente con los adelantos científicos y técnicos de la medicina oncológica.

Departamento de radioterapia
Como sucede cuando se desea iniciar un proyecto hospitalario y más cuando se es el primer hospital de la región en implementar un nuevo concepto y una moderna tecnología en radioterapia, fue necesario establecer los requerimientos del medio y elaborar una proyección hacia el futuro. Siempre se tuvo en cuenta que las áreas de influencia de la institución son las extensas zonas de la sierra y del oriente del país, cuyos pacientes son atendidos inicialmente en centros secundarios de la Solca y remitidos a Quito para radioterapia.

Finalmente, fue necesario optimizar la inversión de la mejor manera posible, para adquirir excelentes equipos, bajo las más estrictas medidas de calidad y en las mejores condiciones económicas.

Equipamiento
En octubre de 1999 se completó el programa de adquisición de equipos, el cual se basó en la experiencia de los profesionales especializados en radioterapia, quienes, después de un análisis detallado, emitieron las recomendaciones necesarias para optimizar los recursos que la Solca había dispuesto para el nuevo departamento.

Se prefirió comprarle todo el equipo a una sola empresa, que además de cumplir las condiciones técnicas, facilita tener un solo grupo de mantenimiento y, por lo tanto, un mejor seguimiento y control.

Por otra parte, se analizó el número de personas que necesitarían tratamiento, y se hizo un cálculo con base en la posibilidad de atender entre 80 y 100 pacientes diarios, que eran los promedios estadísticos de los tratados con cobalto, tecnología disponible hasta entonces en el hospital de la Solca.

Se adquirieron dos aceleradores lineales idénticos marca Clinac ®2100 EX, provistos de colimadores multihojas y cuñas dinámicas, los cuales fueron calibrados para proporcionar una dosimetría exactamente igual, de modo que en cualquier momento los pacientes del uno pudieran trasladarse al otro, y continuar los tratamientos sin necesidad de hacer correcciones. Esto ha dado excelentes resultados, porque con frecuencia hay que suspender el funcionamiento de uno de ellos, para resolver problemas menores de verificación, calibración o reparación, que no se pueden diferir. Cuando esto ha sucedido, el otro acelerador continúa atendiendo normalmente a los pacientes de los dos equipos (figura 1).

Los locales para los aceleradores fueron construidos específicamente para colocar los equipos, bajo las mejores condiciones de amplitud y comodidad. Son amplias salas, con capacidad incluso para hacer irradiación total del cuerpo, y sus paredes están decoradas con madera, de modo que los pacientes se sienten confortablemente atendidos.

Se dispone de un simulador digital Ximatron ® EX1, con el cual se realizan hasta seis procedimientos diarios, además de todas las verificaciones de braquiterapia (figura 2). Como complemento, hay un sistema de planificación 3-D Cadplan DX plus para la integración y verificación de datos, un equipo de braquiterapia de alta tasa de dosis, con Iridio 192, que tiene su respectivo equipo de planificación, y un sistema completo de dosimetria absoluta y relativa (figura 3).

En enero del 2001 se inició el tratamiento de radioterapia externa, y en agosto del mismo año se empezó a aplicar braquiterapia ginecológica con Iridio 192 (figuras 4 y 5).

Se atienden en promedio 70 a 80 pacientes diarios, con los dos aceleradores, y de tres a cinco enfermos con braquiterapia. Estas cifras se mantienen casi constantes, con ligeras oscilaciones.

Desde agosto del 2003 se comenzó la braquiterapia en cáncer de próstata y mama. Para ello fue necesario capacitar a un grupo especial de médicos y físicos, y se han obtenido excelentes resultados.

Se cuenta con un equipo de braquiterapia ginecológica de carga diferida con Cesio 137, con el que reciben tratamiento aquellas pacientes que han sido intervenidas quirúrgicamente, en estadios tempranos de cáncer cervical o de endometrio.

Acerca del autor

Bueno C., MD

El doctor César Bueno Ponce es el Jefe del Departamento de Radioterapia del Hospital Oncológico “Solon Espinosa Ayala”, Solca-Quito.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Oncología y radioterapia

Documentos relacionados