Promocione sus productos o servicios con nosotros
Pisa, Italia - Enero de 2019

Novedoso sistema robótico optimiza la prueba de la sonda de ultrasonido

La célula robótica integrada consiste en un brazo de robot y una pinza equipada con dedos personalizados que opera con la ayuda de un operador humano.

Esaote y el Instituto BioRobotics de Scuola Superiore Sant'Anna, ambas compañías italianas, desarrollaron en conjunto una célula robótica integrada con un brazo de robot y una pinza equipada con dedos personalizados que, con la ayuda de un operador humano, pueden verificar la posición correcta de la sonda de ultrasonido durante la prueba.

La célula robótica permite la cooperación entre el trabajo humano y los sistemas de automatización más avanzados. Esto ofrece una solución integrada y permite que las pruebas sean más eficientes y rastreables. El sistema consiste en un brazo autómata colaborativo con una pinza que puede verificar la posición correcta de las sondas con la ayuda de un operador. Así lo indica la nota del Colegio de estudios avanzados Sant’Anna en Pisa, Italia.

El objetivo es optimizar la prueba para mejorar la confiabilidad de la producción de sondas de ultrasonido, a través de un sistema de automatización de acuerdo con los principios de la industria. Este es un paso importante que permite tener datos más precisos sobre la repetibilidad y el funcionamiento de la sonda. En la actualidad, todas las pruebas se realizan de forma manual, con la única intervención del operador.

“La célula robótica ha alcanzado dos objetivos, el primero automatizar el procedimiento para la operación de las pruebas, el segundo mantener en primer plano el papel del hombre”, dijo Marco Controzzi, del Instituto BioRobotics.

De este modo, los usuarios tienen datos más precisos, incluida la medición más importante que caracteriza una sonda de ultrasonido: el eco del pulso de cada elemento de la matriz, que identifica la forma de onda, la calidad de la forma de banda y la amplitud, que consiste en recibir un pulso de ultrasonido enviado a un tanque de agua desde la propia sonda y reflejado desde un objetivo metálico. Los parámetros de rendimiento de la sonda analizables incluyen calidad de imagen, profundidad de diagnóstico máxima, frecuencias operativas y muchos otros.

“El proceso de fabricación de sondas de ultrasonido convencional no es adecuado para la automatización. Por este motivo, entre las posibles soluciones, el robot colaborativo presenta la mejor relación costo/efectividad porque mejora la productividad con bajas inversiones y mejora la calidad. El sistema permitiría apoyar al hombre en las operaciones de prueba de las sondas de ultrasonido”, señaló Andrea Grandoni, de la compañía Esaote.

Con el operador humano trabajando junto al robot, sin la necesidad de tecnologías externas, el asistente puede realizar todas las tareas de manipulación altamente precisas, al monitorear de manera visual el proceso e interactuar más fácil con el robot, señala la nota de prensa.

Todas las tareas repetitivas, que cubren acciones que requieren un bajo nivel de conocimientos, se exigen al robot, lo que aumenta la productividad del proceso. Así, la célula robótica puede permitir la ejecución precisa del posicionamiento de la sonda en el tanque de agua, en términos de resolución espacial para todos los grados de libertad utilizados para la alineación de la sonda durante la prueba.


Palabras relacionadas:
Prueba de la sonda de ultrasonido, ultrasonido médico, avances tecnológicos en pruebas de ultrasonido, tecnología de Esaote en ultrasonido, avanaces en sondas para ultrasonido clínico
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Industria de tecnología médica

Documentos relacionados