Promocione sus productos o servicios con nosotros
Mayo de 2005 Página 1 de 2

Novedades en cardiología no invasiva

Las imágenes cardiovasculares por RM, tomografía computada, monitoreo ambulatorio de la PA y los marcadores fisiológicos son avances en cardiología no invasiva.

En los últimos años, la aplicación de métodos no invasivos en cardiología ha vivido notables desarrollos, que se traducen en mejor información diagnóstica, orientación terapéutica y estratificación de riesgos, afirman Sanjay K. Prasas y colaboradores en una revisión publicada recientemente (BMJ 2004: 329:136-9).

Entre los avances más recientes se encuentran las imágenes cardiovasculares obtenidas con resonancia magnética, la tomografía computarizada, el monitoreo ambulatorio de la presión sanguínea y la evaluación con marcadores fisiológicos de la función cardiaca y la enfermedad cardiovascular.

Resonancia magnética cardiovascular
Las imágenes obtenidas mediante resonancia magnética (RM) permiten diagnósticos precisos, la elección de opciones de tratamiento y la supervisión de las respuestas a la terapia. Adicionalmente, este método ofrece mejor información sobre el pronóstico, el cual es difícil de evaluar cuando se utiliza la historia clínica y los exámenes rutinarios.

La RM se utiliza frecuentemente en la evaluación anatómica y funcional del corazón y del flujo sanguíneo. Frente a procedimientos como la angiografía con rayos X, la RM ofrece imágenes tridimensionales de alta resolución y contraste, con baja exposición a la radiación, que constituyen una manera ideal de medir la masa y el volumen ventricular.

No obstante, la RM no puede emplearse como procedimiento cardiológico en pacientes con marcapasos o desfibriladores, en aquellos con fragmentos metálicos próximos a estructuras vitales, o ante la presencia de válvulas para aneurismas cerebrales. Tampoco se recomienda su uso durante los tres primeros meses de embarazo.

El uso de gadolinio potencia la obtención de imágenes de alta calidad en el infarto del miocardio y facilita así mismo el manejo de los síndromes y predecir la mejoría funcional luego de la revascularización.

De otra parte, se evalúa, con pronósticos muy favorables, el uso de la RM en la detección de la enfermedad coronaria y la caracterización del ateroma. Se encuentra en desarrollo la resonancia magnética cardiovascular por perfusión, que comprende el registro rápido (en menos de 20 minutos) de imágenes del miocardio durante el tránsito de un bolo de gadolinio.

Tomografía computarizada con rayos X
La tomografía computarizada es otra herramienta no invasiva que permite evaluar la circulación coronaria. Mide el índice de calcificación coronaria que sirve para detectar tempranamente lesiones arterioescleróticas coronarias asintomáticas y estratificar los riesgos de la enfermedad coronaria establecida. También se emplea para realizar angiografías coronarias. A pesar de que ofrece resultados similares a los obtenidos con la RM, una limitación de esta técnica consiste en que la falta de calcio no excluye la presencia de arterioesclerosis activa en la arteria, como se demostró en corazones durante autopsias, en los cuales había placas vulnerables "suaves" y estenosis severa en la arteria coronaria a pesar de la ausencia de calcio.

Cardiología nuclear
Con base en la diferencia en la distribución de un trazador radioactivo como el talio, en reposo y luego de un período de agitación, la tomografía computarizada por emisión simple de fotones (SPECT, por las siglas en inglés de Single Photon Emission Computed Tomography), es el método estándar para evaluar los efectos hemodinámicos de la estenosis coronaria. El empleo de esta técnica es más específico y sensible que la electrocardiografía en el diagnóstico de isquemia y permite un alto nivel de predicción de eventos cardíacos futuros, gracias a la información que proporciona sobre el alcance y la severidad de la anormalidad. Así mismo, la información obtenida mediante este procedimiento se usa para dirigir estrategias de revascularización tales como la angioplastia y la cirugía de bypass y su empleo se extiende a la evaluación no invasiva de pacientes que durante pruebas de ejercicio mostraron resultados equívocos y no óptimos.

Tres avances significativos se han logrado recientemente con esta técnica, relacionados con una mejor especificidad en la información sobre áreas afectadas por artefactos de atenuación y acerca de volúmenes y funciones ventriculares: el establecimiento de su efectividad en costos y su inclusión temprana en el tratamiento de pacientes en los que se sospecha la existencia de enfermedad coronaria; y los beneficios de su empleo para evitar el ingreso innecesario de pacientes con síntomas coronarios agudos al hospital, así como la aceptación de que los resultados normales o casi normales de la perfusión obvian por lo general la necesidad de angiografías coronarias invasivas.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Medicina interna y subespecialidades

Documentos relacionados