Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2006 Página 1 de 2

Neuroendoscopia intraventricular

Hellwig, Dieter. M.D., Ph.D.

La hidrocefalia obstructiva, los quistes intracraneanos y los tumores intraventriculares pueden ser diagnosticados y curados con técnicas neuroendoscópicas.

Con el objetivo de minimizar el trauma quirúrgico, los llamados procedimientos neuroquirúrgicos mínimamente invasivos han ganado popularidad. En los años anteriores, la neuroendoscopia ha experimentado un renacimiento luego del desarrollo de convenientes endoscopios rígidos y flexibles, fibroendoscopios, dirigibles.

El refinamiento de instrumentos auxiliares, como fórceps, tijeras, disectores, electrocirugía o tecnología láser, ha abierto un nuevo espectro de intervenciones neuroendoscópicas, tanto en el espacio intracranial como en el intraespinal. El sistema ventricular, como un espacio intracranial preformado, está predestinado para intervenciones neuroendoscópicas. Las indicaciones quirúrgicas son ahora bien definidas y estandarizadas. La hidrocefalia obstructiva, los quistes intracraneanos y los tumores intraventriculares son patologías típicas que pueden ser diagnosticadas y curadas utilizando técnicas neuroendoscópicas.

1. Hidrocefalia obstructiva
La hidrocefalia obstructiva puede ser causada por estenosis congénita del acueducto, lesiones quísticas o sólidas intra o periventriculares que ocupan espacio o hematomas. La terapia convencional es la colocación de un sistema de derivación de LCR. La ventaja de los sistemas de derivación es la rápida reducción de los síntomas clínicos relacionados con elevada presión intracraneana. En general, existen bajas tasas de complicación peri y post-operatorias, sin embargo, las complicaciones en el seguimiento a largo plazo luego de la colocación de la derivación como disfunción de la válvula, exceso de drenaje o síndrome de colapso ventricular, son frecuentes.

Para evitar estas complicaciones, se han utilizado recientemente intervenciones neuroendoscópicas con las conocidas "técnicas de derivación interna" como la ventriculostomía endoscópica del tercer ventrículo (VETV), cisto-ventriculostomía y la cisto-ventrículo-cisternostomía, con buenos resultados. La VETV es el método de elección en el tratamiento de la hidrocefalia obstructiva.

Técnica quirúrgica
Se pueden utilizar tanto endoscopios rígidos como flexibles. En raros casos con distorsión de las marcas anatómicas de referencia, es prudente planear el abordaje con la ayuda de neuronavegación. Luego de la trepanación precoronal con taladro, el endoscopio es guiado a través del foramen de Monro hacia el piso del tercer ventrículo. El piso se abre con técnica roma o con la ayuda de dispositivos de electrocoagulación. El estoma artificial es ensanchado utilizando un catéter de balón. Una vez la ventriculostomía es creada (diámetro aproximado de 6mm), la fosa interpeduncularis es inspeccionada y si está presente, la membrana de Liliequist debe ser abierta para garantizar la libre circulación de LCR.

Resultados
La tasa de éxito operatorio de la VETV (independiente de la derivación) es de aproximadamente 80%, la morbilidad operatoria es del 6% y la mortalidad operatoria menor al 1%. En raros casos (2%) la ventriculostomía se puede ocluir de nuevo, lo cual es una indicación para repetir la VETV [1].

2. Lesiones quísticas intraventriculares
Las técnicas neuroendoscópicas permiten a los neurocirujanos manejar las lesiones quisticas interventriculares con una técnica mínimamente invasiva. Este grupo de procesos que ocupan espacio incluye los quistes coloides, aracnoideos, porencefálicos, pineales, y de la bolsa de Rathke, craniofaringiomas quisticos, y tumores malignos con componentes quísticos. Considerando la morbilidad y mortalidad operatoria de los abordajes estereotácticos a las lesiones, la cirugía endoscópica provee el resultado más seguro debido a la inspección directa de la vascularización de la membrana del quiste y la consistencia de los contenidos. Tanto el tratamiento definitivo como paliativo puede ser logrado utilizando técnicas neuroendoscópicas, dependiendo del diagnóstico histopatológico y el objetivo de la intervención terapéutica. En contraste con el quiste parenquimatoso benigno (quiste coloide, aracnoideo, y de la bolsa de Rathke), la reducción de volumen de los astrocitomas anaplásicos quisticos y de los glioblastomas así como de las metástasis, puede lograrse mediante procedimientos endoscópicos en combinación con sistemas de reservorio.

Acerca del autor

Hellwig, Dieter. M.D., Ph.D.

Hellwig, Dieter. M.D., Ph.D.

Dieter Hellwig M.D., Ph.D. es Jefe de la División de Neurocirugía Estereotáctica y Funcional, Departamento de Neurocirugía, Philipps-University Marburg, Alemania.
x
Juan
31 de julio de 2015 a las 16:55

No me han dejado claro que tipo de hidrocefalia es la que tengo, me ha dicho el doctor que es comunicante, no tengo ningún tratamiento específico, un neurocirujano que estuve visitando me recetó un diurético, complejo b y ginko biloba, he tenido una ligera mejoría pero las molestias persisten

Jesús Antonio
29 de octubre de 2014 a las 14:10

Mi hijo padece una hidrocefalia detenida sin tratamien to quirurgico. Presenta: ventriculomegalia,deterioro progresivo en la marcha,balance inestable,cordinación pobre,falta de concentración,deterioro cognitivo en general, se le diagnosticó a los seis años actualmente tiene 15. Se que ustedes me indicarán el camino más idóneo a seguir, de antemano GRACIAS


Sección patrocinada por

Otras noticias de Cirugía

Documentos relacionados